Pesos y contrapesos
Ago 3, 2020
Arturo Damm

Cuestión de lógica

¿Qué es lo que, en esta administración, ha impedido que la actuación del gobierno sea consecuente con la lógica?

Es cuestión de lógica. Y de actuar en consecuencia.

Partamos de los siguientes hechos.

Primero: el bienestar depende de la cantidad, calidad y variedad de los bienes y servicios disponibles, de tal manera que, a mayor cantidad, calidad y variedad, mayor bienestar y viceversa.

Segundo: no todos los bienes y servicios alcanzan para todos, menos en las cantidades que cada uno quisiera, y mucho menos gratis. La mayoría son escasos.

Tercero. La mayoría de los bienes, y la totalidad de los servicios, deben producirse antes de poder utilizarse para satisfacer necesidades (consumirse). No son dones de la naturaleza, sino productos del trabajo humano, con todo lo que ello implica, desde espíritu emprendedor hasta Estado de Derecho.

Cuarto. La producción de bienes y servicios depende de las inversiones directas que son, precisamente, las que producen bienes y servicios (con los cuales satisfacemos nuestras necesidades), crean empleos (para producir alguien debe trabajar), y generan ingresos (a quien trabaja se le paga), generación de ingresos, consecuencia de la creación de empleos, efecto de las inversiones directas, que es condición necesaria para poder comprar los bienes y servicios necesarios para satisfacer las necesidades.

Quinto. Las inversiones directas dependen de la confianza de los empresarios, que a su vez depende de que el gobierno reconozca plenamente, defina puntualmente y garantice jurídicamente sus derechos a la libertad individual para producir, ofrecer y vender, y a la propiedad privada sobre los medios de producción necesarios para poder producir, ofrecer y vender.

A partir de estos cinco hechos podemos armar la siguiente secuencia lógica: reconocimiento pleno, definición puntual y garantía jurídica de los derechos a la libertad y  a la propiedad de los empresarios = mayor confianza empresarial = más inversiones directas = más producción, más empleos y más ingresos = más oferta de bienes y servicios = menos escasez de satisfactores = más y mejores posibilidades de aumentar la cantidad, calidad y variedad de satisfactores a disposición de cada quien = mayor bienestar para un mayor número de personas.

Aceptada la secuencia lógica, ¿cuál debe ser la actuación en consecuencia del gobierno? Reconocer plenamente, definir puntualmente y garantizar jurídicamente los derechos de los empresarios a la libertad individual para producir, ofrecer y vender, y a la propiedad privada sobre los medios de producción necesarios para poder producir, ofrecer y vender. Se llama Estado de Derecho.

¿Qué es lo que, en esta administración, ha impedido que la actuación del gobierno sea consecuente con la lógica? El prejuicio contra la empresa privada y la creencia de que el gobierno es capaz de sustituirla con mejores resultados.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Una tendencia lamentable en el desarrollo de la ciencia económica en las últimas décadas ha sido el considerar al Estado y no al emprendedor como el actor principal del proceso económico.

Rafael Ramírez de Alba
Entrar
Encuesta de la semana
¿Es el sorteo de la Lotería Nacional en torno a la rifa del avión presidencial la peor de las ocurrencias del presidente López Obrador?
Artículos recientes...
Manuel Suárez Mier
• Friedman, 50 años después
Arturo Damm
• Tipo de cambio: $20.99
Ricardo Valenzuela
• Más vientos de guerra
Arturo Damm
• Progreso social
Víctor Hugo Becerra
• El Grupo de Puebla: Con P de putrefacto
Isaac Katz
• Corrupción