MARTES, 4 DE JULIO DE 2006
Tiempo de construir, no de dirimir

¿Usted cree que es buen momento para realizar inversiones en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Propaganda, censura y autocracia

Arturo Damm
• Progreso social, ¿hacia dónde?

Luis Pazos
• Pemex: ideologías contra aritmética

Arturo Damm
• Afirmaciones falaces

Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos Socialistas (II)

Arturo Damm
• ¿Otra tenencia?

Víctor Hugo Becerra
• El gobierno de López Obrador, un fracaso


Pulsaciones...
• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Ricardo Medina







“Como próximo Presidente, Felipe Calderón deberá comprometerse con la construcción de un México plural, abierto al mundo, unido en lo básico –las reglas del juego o el Estado de Derecho- y, ojo, cada vez menos desgarrado entre los traumas de la historia y los desafíos del futuro.”


Mañana miércoles el Instituto Federal Electoral confirmará sin duda lo que indican, a las 12 horas del lunes 3 de julio, las propias cifras del IFE que provienen de más de 130,700 actas de la elección presidencial que contaron y avalaron centenares de miles de ciudadanos y representantes de los partidos políticos en las casillas electorales.

 

Tales cifras, con 97.48% de las actas procesadas, son las siguientes: Felipe Calderón Hinojosa: 36.36%; Andrés M. López Obrador: 35.40%; Roberto Madrazo: 21.53 por ciento. Una diferencia, entre el primero y el segundo lugar, de 371,000 votos aproximadamente.

 

En ningún momento, desde que se inició el conteo de las actas en el PREP, el candidato del PAN ha dejado de estar en el primer lugar. Científicamente es imposible que el faltante 2.5 por ciento de las actas reviertan su apretado triunfo. Por otra parte, todos los participantes coinciden en que se trató de elecciones notoriamente limpias, prácticamente sin incidentes relevantes que pudiesen cambiar el sentido de la votación.

 

Asumamos triunfos y derrotas y pongámonos, entonces, a trabajar.

 

El próximo Presidente cometería un terrible error si desdeña el hecho de que alrededor del 35% de los electores –poco más de la tercera parte- votaron por un proyecto diametralmente opuesto al que él propuso en su campaña; tampoco debe minimizar los millones de votos que obtuvo el PRI, sobre todo porque la inteligente actitud de ese partido, al término de los comicios, le ha otorgado un poder decisorio en términos de gobernabilidad.

 

Se debe gobernar para todos al tiempo que se impulsa el proyecto modernizador y productivo que propuso el candidato ganador. Pero una labor adicional es atender, con inteligencia, con paciencia, con firmeza, a ese numeroso grupo de mexicanos que perciben, por las razones que sean, como injusto o indeseable el proyecto modernizador y abierto al mundo; no sólo es un asunto de combatir la pobreza y la corrupción sin descanso y sin titubeos. Es también un asunto de persuasión con palabras y con hechos.

 

Menuda tarea, en la que sin desplantes retóricos todos debemos colaborar. Una tarea educativa en el más amplio sentido de la palabra que implica detectar nuestras potencialidades, reconocer nuestras carencias culturales, revisar sin temor traumas históricos, desmitificar, adoptar nuevos paradigmas de prosperidad y equidad, reforzar sin descanso el Estado de Derecho, los derechos de propiedad y el respeto a los contratos y a la palabra dada.

 

Imprescindible atender una de las principales aspiraciones de buena parte del electorado de López Obrador: Terminar para siempre con estatutos y condiciones de privilegio. Otra vez, pues, el Estado de Derecho.

 

Menuda tarea, pero fascinante también.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus