LUNES, 10 DE JULIO DE 2006
Guerra a la ignorancia económica

¿Usted considera que las acciones del actual gobierno concuerdan con sus propuestas de política industrial?
No
No sé



El punto sobre la i
“El dinero en efectivo es una garantía de libertad individual, por su eficiencia, versatilidad, irrastreabilidad y anonimato.”
Víctor H. Becerra


Más artículos...
Víctor Hugo Becerra
• México: Dictadura Legal

Arturo Damm
• Lo bueno

Manuel Suárez Mier
• Más del culto a la personalidad

Arturo Damm
• El mínimo crecimiento

Luis Pazos
• Aborto, ¿derecho o delito?

Arturo Damm
• Consumo, a la baja

Ricardo Valenzuela
• El recinto de las Malas Ideas


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Godofredo Rivera







“Hay que declararle la guerra a la ignorancia económica pues ello es la causa de que los pueblos elijan a malos gobernantes que luego se convierten en dictadores que terminan sojuzgando a quien los llevó al poder.”


Se acabó la contienda electoral y el vencedor indudable en número de votos obtenidos (aunque haya sido por un reducido margen) fue Felipe Calderón (reconocido ya por el Instituto Federal Electoral).

 

Por supuesto, López y sus secuaces ya se aprestan a tratar de “reventar”, con sus grupos violentos, a esta elección legítima ciudadana. Ya se mueven y se aprestan a presionar al Tribunal Federal Electoral para evitar a toda costa, (inventando toda clase de pretextos) que se le de el nombramiento oficial a Calderón de Presidente Electo de los Estados Unidos Mexicanos por los próximos 6 años. El Trife, claro, después de revisar las impugnaciones infundadas de López, le debe dar a Calderón el triunfo indiscutible. Pero bien sabemos, conociendo el pasado oscuro de López, que aún así (sea revisando actas, contando voto por voto-esto de acuerdo a la ley no procede como lo exige el PRD, pues el conteo de voto por voto ya lo hicieron los ciudadanos) no aceptará ningún resultado adverso. En fin que aquí sólo esperamos que el Estado Mexicano se imponga, y nos proteja a todos los ciudadanos de la violencia y esclavitud a donde nos quieren llevar López y sus grupos violentos. Esa es ahora la obligación del Estado Mexicano.

 

Definitivamente la vimos cerca. Estuvimos cerca de llevar al poder a un mesías tropical. Es cierto, el nuevo presidente debe ahora llamar a la concordia, y tener presente que una buena parte de la ciudadanía no votó por él. Sin embargo, esto no debe traducirse en una renuncia de los valores liberales que Calderón profesa. Decimos esto por que ya hay analistas que están señalando que hay que iniciar “una gigantesca operación de cicatrización” de la sociedad, a raíz del enfrentamiento de López y Calderón. No, esto es bisoñería. El proyecto que encarnaba López, debe quedar claro, no era un proyecto de izquierda, sino un regreso al populismo, con su toque peligroso de socialismo estalinista (contrario a la izquierda moderna y democrática). No nos equivoquemos, el debate debe seguir, y no se trata de “cicatrizar heridas”. No debe confundirse el llamado a la concordia para que todos los mexicanos sigamos trabajando juntos (eso sí es un deber del nuevo presidente), con dejar de insistir, con dejar de inculcar en la sociedad que el individuo está por encima de la colectividad forzosa a la que nos quería llevar López. En términos políticos, derecha e izquierda existen en todos los países del planeta, aún en los más liberales. El problema en México es que no es éste el espectro en el que no movemos (derecha vs izquierda). Lo peligroso en el país es que el enfrentamiento es populismo estalinista vs democracia liberal.

 

Hay que proseguir con la guerra a la ignorancia económica. Hay que proseguir en eliminar los mitos económicos. Hay que proseguir insistiendo en que no es el Estado quien resolverá todos nuestros problemas. Esta estrategia, por supuesto, deberá ir dirigida a la sociedad que no votó por calderón, y que en su mayoría son mexicanos desencantados (creen que el culpable del pobre bienestar social es lo que López llamó el actual modelo económico) en donde reina una gran ignorancia económica. Por supuesto, quedan fuera de esta estrategia educativa una minoría de grupos dogmáticos estalinistas leninistas que no aceptan nada que salga de su estrecha doctrina marxista. Con estos grupos no hay nada que hacer, sólo exigirle al gobierno que, con la ley en la mano, nos proteja a los ciudadanos de los excesos estos grupos violentos.

 

No hay tiempo para echarse en la hamaca. Durante esta contienda electoral, este servidor se la pasó debatiendo intensamente en distintos foros académicos y de internet sobre la inviabilidad de las propuestas económicas de López. Este ejercicio, estoy seguro, también lo hicieron mis colegas liberales con quien tengo el honor de compartir este espacio virtual. Algunos llevan años haciéndolo, sea desde la cátedra, revistas especializadas, periódicos, libros, medios electrónicos, etc; han sido maestros de liberales generacionalmente más jóvenes como quien esto escribe. Espero que estén animados por el avance que ha dado México. Una felicitación a todos por este gran esfuerzo intelectual.

 

La gran mayoría de los analistas señalan que es mucha la gente que no votó por Calderón. Sin embargo, pasan por alto que también muchas personas sí votaron por él (a pesar del voto de castigo contra Fox). Es importante resaltar esto, por que indica que en México hemos tenido un avance en materia de educación económica. Antes, era abrumadora la mayoría de mexicanos que pensaba que era el Estado Mexicano, a través de agresivas políticas asistencialistas y paternalistas, lo que daba solución a los problemas de México.  En ese México, el populismo vendía más. Hoy sigue vendiendo, pero ha disminuido su poder de persuasión.

 

Enumeramos a continuación algunos mitos que antes la mayoría de los mexicanos creía: 1) el neoliberalismo (lo que sea que eso signifique para la gente) es la causa de todos nuestro males 2) la economía de mercado es inestable y por tanto el gobierno debe intervenir produciendo, al igual que las empresas, bienes y servicios. 3) Pemex y demás paraestatales deben seguir siendo un monopolio del gobierno, pues pertenecen a todos los mexicanos 4) se necesitan muchos subsidios para la gente pobre 5) el equilibrio de las finanzas públicas no es importante, pues el gobierno no debe manejarse como una empresa 6) el gobierno debe cobrarle altos impuestos a los ricos para entregárselos a los pobres 7) el gobierno crea riqueza 8) sólo la obra pública intensiva llevada a cabo por el gobierno estimula el crecimiento de la economía 9) el gobierno debe proteger con aranceles a las empresas nacionales, pues así se protege el empleo 10) el gobierno debe rescatar a las empresas en quiebra para rescatar los empleos 11) los tratados de libre comercio son dañinos para el aparato productivo mexicano, pues siempre es mejor exportar que importar 12) se debe manipular al tipo de cambio para estimular las exportaciones mexicanas 13) el tipo de cambio debe ser fijo 14) el gobierno y no las personas, debe planear la actividad económica 15) EU y su imperialismo es el responsable del subdesarrollo económico de México y Latinoamérica 16) es más importante la libertad política que la económica 17) el Banco de México con su estrategia de mantener el poder adquisitivo de la moneda, es sólo es un estorbo para el crecimiento económico; no es necesaria la estabilidad monetaria para crecer 18) la mejor manera de presionar que los precios sean bajos al consumidor no es mediante la sana competencia económica, sino bajo un férreo control de precios impuesto por el gobierno.

 

Por fortuna, cada vez más mexicanos se han dado cuenta que los puntos arriba señalados fueron fomentados por el régimen priísta durante más de 70 años, y se trata de soberanas mentiras. Mitos de política económica (también hay algunos economistas desactualizados que se los creen) que cuando han sido llevados a cabo, mediante la instrumentación de erróneas políticas públicas, el costo se ha traducido en crisis financieras atroces (el círculo perverso, inflación-devaluación-inflación) que han sido la causa de la actual pobreza de México. El candidato López, por su deficiente educación económica (y educación en general) creía fielmente en lo arriba escrito, por eso, por eso era un peligro para México.

 

Sí, definitivamente hemos avanzado, ya no la abrumadora mayoría de la gente se traga el cuento de que el  gobierno paternalista a través de subsidios múltiples puede sacar de la pobreza a los mexicanos. No, ya cada vez más mexicanos comprenden que el gobierno no crea riqueza, sino que la extrae de los contribuyentes, que el gobierno no puede gastar y gastar, pues ello crea endeudamiento y compromete el futuro de los mexicanos (impuestos futuros altos que merman el empleo), que cuando el gobierno gasta mucho presiona al alza a las tasas de interés y esto castiga el crecimiento económico, que cuando el gobierno gasta mucho provoca inflación, que el gobierno que protege a las empresas de la competencia extranjera, sólo fomenta rentas monopólicas que dañan al consumidor, que los monopolios del gobierno son deficientes y no pertenecen al pueblo sino al gobierno en turno y a los líderes sindicales corruptos, que los controles de precios sólo generan mercados negros, que la mejor manera de que el consumidor se beneficie con precios bajos es fomentando una intensa y sana competencia económica. Sí, hemos avanzado, pero el reto es aún grande. Hay que seguir educando a la población.

 

No nos hemos librado todavía del riesgo López. Hay que ver todavía si el Trife no cede a su chantaje. Por la paz social esperamos que no. Pero López intentará regresar. Recordemos que tiene secuestrado al PRD (su fundador ya fue desterrado) e intentará durante los próximos 2 ó 3 sexenios obtener el poder a toda costa. Recuerde amigo lector, López no es un izquierdista demócrata, es un populista con tintes autoritarios estalinistas. La única vacuna efectiva contra López es un reforzamiento de las instituciones (que entre otras prohíba y sancione la indisciplina fiscal y monetaria) que apliquen la ley de manera eficiente y eficaz, sin privilegios para nadie, y lo principal, la educación económica y de valores liberales de la población. Hay que declararle la guerra a la ignorancia económica y a los valores antiliberales, pues ello es la causa de que los pueblos elijan a malos gobernantes que luego se convierten en dictadores que terminan sojuzgando a quien los llevó al poder (sólo hay que ver la tragedia venezolana y boliviana). Tenemos mucha chamba los liberales.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus