VIERNES, 21 DE JULIO DE 2006
Tareas postelectorales

¿Usted cree que es buen momento para realizar inversiones en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Arturo Damm
• Empresarios

Manuel Suárez Mier
• Propaganda, censura y autocracia

Arturo Damm
• Progreso social, ¿hacia dónde?

Luis Pazos
• Pemex: ideologías contra aritmética

Arturo Damm
• Afirmaciones falaces

Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos Socialistas (II)


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

Manuel Suárez Mier







“Es significativo que mientras el México serio trabaja en los planteamientos de fondo ante los problemas nacionales, el demagogo López Obrador y sus huestes siguen con su labor de zapa intentando revertir los resultados de la elección presidencial.”


Celebro que el candidato triunfador en los comicios del 2 de julio empiece a concentrarse en la agenda substantiva de los asuntos que tendrá que atender como cabeza del Poder Ejecutivo y que haya iniciado esa labor discutiendo el tema de la pobreza.

 

Anteayer ocurrieron dos eventos importantes dedicados al análisis del combate a la indigencia y cómo consolidar y ampliar los alentadores resultados de los últimos tres lustros. Felipe Calderón se reunió con expertos en el tema y el Banco Mundial presentó su más reciente examen sobre la pobreza en México.

 

En el primer caso, Calderón escuchó las ideas de académicos haciendo un diagnóstico de la situación que guarda el combate a la pobreza y cómo mejorar la efectividad de programas como Oportunidades que han sido efectivos para atacar las causas del fenómeno, sobre todo en el ámbito rural.

 

En la presentación del texto del Banco Mundial, el secretario de Hacienda y el gobernador del Banco de México, Francisco Gil Díaz y Guillermo Ortiz, respectivamente, subrayaron la importancia de la estabilidad macroeconómica como condición indispensable para superar la pobreza y cómo la estabilidad ha permitido el mayor aumento en los salarios reales de las últimas tres décadas.

 

Se subrayó, sin embargo, que el equilibrio macro es insuficiente para revertir la pobreza, que es necesario ampliar y profundizar los programas en marcha pero que se impone también alcanzar una mejoría urgente en la competitividad de la economía como el medio idóneo para acelerar su crecimiento.

 

Es significativo que mientras el México serio trabaja en los planteamientos de fondo ante los problemas nacionales, el demagogo López Obrador y sus huestes siguen con su labor de zapa intentando revertir los resultados de la elección presidencial.

 

El mismo día en que el candidato victorioso y funcionarios prominentes de la administración discutían uno de los temas de fondo pendientes, los secuaces de AMLO iniciaban sus “acciones de protesta pacífica” bloqueando los accesos al Banco Nacional de México en el centro capitalino.

 

Era perfectamente previsible. Uno de los archienemigos que se ha inventado López Obrador es Roberto Hernández que fue presidente del Consejo de Banamex y a quien le inventó el cargo que en la fusión de esa institución con Citigroup omitió ilegalmente el pago de los impuestos correspondientes.

 

Se les ha explicado en todos los tonos a AMLO y sus esbirros que la operación de fusión de las entidades se dio mediante un cruce de acciones en bolsa y que la ley vigente señala que no se causan impuestos sobre ganancias de capital, lo mismo que las pérdidas en bolsa no son deducibles para el cálculo fiscal.

 

Es claro que no quieren entender. Es más, los demagogos inventaron que se cambió la ley para beneficiar a Hernández en la operación aludida, una mentira más del rosario sin fin que repiten incesantemente.

 

En esta ocasión, volvieron a recurrir a la anciana plagiaria Elena PoniatowskaLuis González de Alba demostró que le había robado sus textos para la Noche de Tlatelolco- y a otras “luchadoras sociales” para bloquear los accesos del Palacio San Mateo de Valparaíso del Banco Nacional en el centro capitalino.

 

Como es costumbre en estos casos de secuestro de edificios, la policía capitalina no intervino para retirar a quiénes flagrantemente violaron la ley. Sería muy deseable que Banamex interponga una demanda judicial contra el secuestro de sus instalaciones y personal.

 

También es de esperarse que las huestes de AMLO se sigan ahora a tomar las instalaciones en las que despachan otros de sus archienemigos empresariales, como Claudio X. González y Gastón Azcárraga Andrade. ¡Ojalá le vaya quedando claro a cada vez más gente el contraste radical entre el México serio y el de pacotilla!


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus