MIÉRCOLES, 26 DE JULIO DE 2006
La cartita de AMLO

¿Usted cree que es buen momento para realizar inversiones en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Arturo Damm
• Empresarios

Manuel Suárez Mier
• Propaganda, censura y autocracia

Arturo Damm
• Progreso social, ¿hacia dónde?

Luis Pazos
• Pemex: ideologías contra aritmética

Arturo Damm
• Afirmaciones falaces

Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos Socialistas (II)


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

Manuel Suárez Mier







“En su cartita, AMLO repite la retahíla de descalificaciones del proceso electoral que viene haciendo de tiempo atrás aunque incurre en nuevas contradicciones con sus discursos previos –han sido tantas que es imposible llevar la cuenta.”


La última ocurrencia del líder iluminado fue enviarle un mensaje al candidato presidencial ganador. ¿Qué pretendía conseguir con ello pues era evidente que pedir a Felipe Calderón que avale su capricho de volver a contar todos los votos sería rechazado, como efectivamente ocurrió?

 

Hay varias posibles motivaciones pero quizá las dos más importantes sean la de permanecer bajo las candilejas y en los espacios mediáticos, y la de poder decir que le dio la oportunidad a Calderón de “legitimar el proceso” en la eventualidad probable que el Tribunal Electoral lo declare Presidente Electo.

 

Quienes seguimos las torcidas tácticas del López Obrador, sabemos que la segunda motivación citada representa una nueva trampa pues aún cuando Calderón pidiera al Tribunal proceder al recuento y éste siguiera esa ruta, la única posibilidad de dejar contento al demagogo sería reconocer su triunfo.

 

De no ser éste el caso, López Obrador haría exactamente lo mismo que ya hizo a partir del 2 de julio pero ahora declarando que el recuento fue un cochinero, que le volvieron a escamotear la victoria y que ahora el compló incluye también a quienes contaron de nuevo las boletas.

 

AMLO tomaría una vez más las calles para denunciar el nuevo fraude en su contra y para exigir la anulación de la elección, y que el Congreso por instalarse el 1 de septiembre escoja a un Presidente interino para un lapso de 14 a 18 meses en los que convocaría a nuevas elecciones.

 

Ya tiene pensado, incluso, que el psiquiatra Juan Ramón de la Fuente sea el relevo, y ya fue a verlo a la rectoría de la UNAM en días pasados. De la Fuente se distinguió como secretario de Salubridad entre 1994 y 2000 por mantener controlados los “problemas” de comportamiento de la entonces primera dama.

 

La siguiente etapa del plan sería proceder a desmontar las instituciones electorales ciudadanas que fallaron en reconocer su victoria electoral del 2006 y remplazarlas por otras que no cometan el mismo error en el 2008, y que se ajusten mejor a los deseos del líder iluminado de ser elegido por unanimidad.

 

En su cartita, AMLO repite la retahíla de descalificaciones del proceso electoral que viene haciendo de tiempo atrás aunque incurre en nuevas contradicciones con sus discursos previos –han sido tantas que es imposible llevar la cuenta. Ahora resulta que vuelve a descubrir el fraude “en los sistemas de cómputo electoral” y no menciona la estafa “a la antigüita” que halló la semana pasada.

 

Reitera el cuento que su ‘movimiento’ es pacífico y legal y que Calderón lo calumnia cuando los califica a él y sus seguidores como ‘violentos.’ ¿Qué abogado le habrá dicho al demagogo que sitiar edificios de sus archienemigos, impedir el libre tránsito de ciudadanos, cerrar carreteras y caminos, y amagar e insultar al candidato ganador son acciones legales y pacíficas?

 

Para cerrar su cartita, hay nuevos indicios del grave desvarío que aflige al demagogo, cuando afirma que la demanda de “contar voto por voto, casilla por casilla, surgió del pueblo.” ¿Cuándo y por qué medio se habrá comunicado ‘el pueblo’ con él para ordenarle el recuento?

 

Y en la misiva de AMLO también hay un nuevo chantaje. “Si usted se pronuncia a favor del recuento… yo ofrezco el compromiso de aceptar los resultados, si a usted lo favorecen, y no convocar a más movilizaciones.” ¿No habíamos oído esto mismo antes del 2 de julio?

 

Felipe Calderón respondió con sobriedad avalando la equidad y legitimidad de la elección, que la decisión de recontar los votos, que él acataría puntualmente, es exclusiva del Tribunal Electoral, y que no depende de la opinión de los candidatos sino de lo que la ley dispone. ¡Qué diferencia!


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus