Práctica económica
Jul 26, 2006
Juan Carlos Leal

Los grandes retos de la competitividad de México

Se calcula que los costos para abrir un negocio en México sólo son comparables a los de Alemania, que es el país más caro según la OCDE para abrir un negocio, pero la tramitología y la burocracia mexicana son aún más lentas.

En unos días más deberemos contar con un presidente electo, ratificado por el poder judicial, pero el rumbo económico del país sigue atrapado en la coyuntura, ya sea política o económica, como en los últimos 12 años. El nuevo presidente y los legisladores tendrán como problema inmediato el cambiar la parálisis y moverse hacia la revolución económica.

 

Existe coincidencia de todos los analistas y muchos políticos de que México requiere cambios y también hay coincidencia en cuáles son los sectores donde hay que cambiar las cosas, incluso en algunas medidas de política no hay diferencias apreciables entre diferentes ideologías. El caso es que la nueva configuración del congreso le da al PAN el liderazgo y más importante el poder de veto de cualquier iniciativa, es decir el PAN y el ejecutivo pueden cambiar las cosas pero no pueden solos, sin embargo los otros partidos no pueden cambiar nada sin el PAN. Por ello es importante que los primeros días y no meses o períodos legislativos, sean utilizados para iniciar el análisis de las reformas y su posible aprobación, si se quiere dando espacio para hacer los adecuaciones administrativas a lo largo del 2007.

 

Se han escrito ríos de tinta sobre las reformas energética, laboral y educativa, entre otras, pero si bien es cierto que son reforma urgentes y necesarias no son ni la únicas ni son las más apremiantes. Según la lectura de los índices que califican la competitividad del país hay otras reformas que tendrían un mayor impacto para elevar nuestra posición frente a otras economías, pues lo que más cuesta en México no es la energía que es mala y cara, no es la fuerza de trabajo, que es poco capacitada y con un sistema de prestaciones arcaico, sino son la cantidad de trámites que hay que realizar para abrir, operar e incluso para cerrar una empresa, es un lastre el que en México los contratos o la propiedad no se respeten y recurrir al la justicia tiene costos exorbitantes en tiempo y dinero, o es muy oneroso ajustarse a una regulación que no tiene paralelo en el mundo y que por supuesto es mucho más complicada y tortuosa, y más importante el costo de pagar impuestos en el país es altísimo junto con tasas exorbitantes.

 

Pero estas reformas son mucho más complicadas de llevar a cabo que las reformas sectoriales, como lo son la educativa o la energética, donde están muy bien ubicadas las responsabilidades y las facultades, casi de una forma vertical. Pero en el caso de las reformas que tienen que ver con propiedad de la tierra, contratos, trámites, regulación o fiscal, hablamos de reformas que atraviesan a toda la administración pública: todas las dependencias y todos los órdenes de gobierno. Hay que poner de acuerdo a muchas más autoridades, alinear muchas leyes y acordar políticamente con muchos más actores.

 

Por ejemplo, la apertura de un negocio nuevo involucra todas estas reformas y es increíblemente complicado, por más y que haya programas especiales del gobierno, que sirven básicamente para PYMES y no para empresas medianas o grandes. Vamos por partes, lo primero es fundar la empresa, protocolizarla, obtener la Cédula Fiscal para lo que requerimos tener un domicilio y no podemos realizar contratos hasta tener el registro de contribuyentes que es expedido en la cedula de identificación, no podemos acreditar deducciones fiscales como los gastos de apertura hasta no contra con el registro, es decir ya de entrada hay vicios, límites infranqueables y callejones sin fondo, para no hablar de los costos en tiempo y dinero o en los retrasos achacables al gobierno, se calcula que los costos para abrir un negocio en México sólo son comparables a los de Alemania, que es el país más caro según la OCDE para abrir un negocio, pero la tramitología y la burocracia mexicana son aún más lentas. Por ello en las próximas entregas seguiremos con estos cuatro importantísimos temas.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

El problema, para los dictadores, es que no pueden eliminar la libertad del ser humano. Sólo pueden prohibir su ejercicio, prohibición a la que se opone, precisamente, la libertad.

Othmar K. Amagi
Entrar
Encuesta de la semana
México es el 10° país con más habitantes en el mundo, tenemos altos índices de obesidad y de diabetes, así como de hipertensión, ¿cuál sería un resultado que pudiera considerarse un éxito en la estrategia implementada por el gobierno federal contra la pandemia de Covid-19?
Artículos recientes...
Arturo Damm
• Gobierno neutral
Isaac Katz
• La otra tragedia
Arturo Damm
• Estado de chueco
Manuel Suárez Mier
• Relaciones externas en 2020