VIERNES, 4 DE AGOSTO DE 2006
AMLO, el perdonavidas mentiroso

¿Usted considera un triunfo para México el acuerdo al que llegó con Estados Unidos para evitar la imposición de aranceles?
No
No sé



“Incluso si la ausencia de gobierno realmente significara anarquía en un sentido negativo y desordenado, que está lejos de ser el caso, incluso entonces, ningún trastorno anárquico podría ser peor que la posición a la que el gobierno ha dirigido a la humanidad.”
Leon Tolstoy

Manuel Suárez Mier







“Si el Tribunal se atreve a no acatar la demanda del Guía Infalible de ordenar el recuento universal o se tarda mucho en hacerlo, caerán nuevas desgracias y tribulaciones sobre los infelices pobladores de la ciudad-sin-esperanza.”


¡Ciudadanos de la capital, pónganse de hinojos y agradezcan al inefable Líder pues con su serenidad y paciencia infinitas decidió posponer “por unos días más, dos o tres” las nuevas acciones que planeaba, para permitirle al Tribunal Electoral que resuelva la elección presidencial!

 

Con esa destreza que dan el hambre y la necesidad, los capitalinos ya habían avanzado en discurrir métodos que les permitieran desplazarse de sus hogares a sus sitios de trabajo dándole la vuelta a los bloqueos que el Inefable Guía decretó para defender la democracia.

 

Esa sagacidad los ha llevado a inventar insólitas rutas, a buscar medios de transporte alternos, a desempolvar las bicicletas y a usar el metro. Piensan que si se prolongan los bloqueos irán afinando sus nacientes habilidades para minimizar costos y tiempos de traslado.

 

Sin embargo, en las palabras del Líder que prometían un respiro –que ya violó, para que conste lo que valen sus promesas- había una fatídica amenaza. O el Tribunal Electoral resuelve contar voto-por-voto o emprenderá nuevas acciones para inducirlo a actuar.

 

Sobra decir que si el Tribunal tuviera el atrevimiento de no acatar la demanda del Guía Infalible de ordenar el recuento universal o se tarda mucho en hacerlo, caerán nuevas desgracias y tribulaciones sobre los infelices pobladores de la ciudad-sin-esperanza.

 

¿Cuáles serán éstas?

 

·         A pesar del discurso de perdonavidas de anteanoche del Guía Delirante, a partir de ayer mismo sus secuaces bloquearon los ingresos al inmueble de la Bolsa de Valores y de los edificios circundantes en estrategia que ampliarán a otros centros de negocios que se encuentran en la “zona democrática liberada” de Reforma y el centro histórico.

 

·         Ocupar instalaciones de radio, televisión y periódicos hostiles para que dejen de comunicar mentiras que desinforman al público, y poder orientar a la gente con la verdad en las palabras de su Líder.

 

·         Bloquear Insurgentes, los anillos periférico e interior, los viaductos Miguel Alemán y Tlalpan, Constituyentes e Ignacio Zaragoza. La parálisis del tránsito vehicular que estas medidas provocarán haría innecesario tomar los accesos de carreteras que unen a la ciudad con el resto del país, pues ello podría dar pretexto a la intervención del gobierno federal.

 

·         La toma de todas las vialidades que conducen al aeropuerto pues si los pasajeros no pueden llegar o salir se paralizarán sus actividades aunque nada impida que los aviones aterricen y despeguen.

 

·         En la medida que se extiendan los bloqueos el abastecimiento de mercados y comercios de la ciudad empezará a escasear y conforme la población se percate de la situación hará compras de pánico de satisfactores básicos, lo que empeorará el desabasto.

 

Si el Tribunal Electoral dictamina la elección en cualquier sentido que no satisfaga al Líder Delirante, no le dejarán otra opción que endurecer la toma de la capital mediante el corte de servicios básicos como agua y electricidad. Esta etapa de “la lucha” podría provocar la intromisión del gobierno federal aunque es bien sabida su falta de agallas.

 

Igual que en la campaña del desafuero, AMLO supone que el compló que le escamoteó su victoria fue orquestado desde la Presidencia en coordinación con “el partido de la derecha,” el IFE y el Tribunal Electoral, por lo que no hay de otra que obligarlos a dar marcha atrás y reconocer su triunfo.

 

El Iluminado les había brindado generosamente la oportunidad que repararan su error con el recuento pero como la rechazaron, ahora el gobierno de Fox tiene sólo dos opciones: reconocer su incuestionable victoria o anular el cochinero electoral que organizaron, que no es lo justo pero que él toleraría.

 

Mientras deciden qué hacer, el Guía permanecerá en el Zócalo y la ciudad-sin-esperanza seguirá tomada.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus