JUEVES, 17 DE AGOSTO DE 2006
La isla de los locos

¿Usted cree que es buen momento para realizar inversiones en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Arturo Damm
• Empresarios

Manuel Suárez Mier
• Propaganda, censura y autocracia

Arturo Damm
• Progreso social, ¿hacia dónde?

Luis Pazos
• Pemex: ideologías contra aritmética

Arturo Damm
• Afirmaciones falaces

Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos Socialistas (II)


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

Manuel Suárez Mier







“Si a alguien todavía le quedaba alguna duda de que este cuate está totalmente deschavetado, y de que era, es y continuará siendo, si lo dejamos, un grave peligro para México, sus últimos discursos ahora sí no dejan el menor espacio para suponer que le queda algo de cordura.”


Ahora resulta que el demagogo delirante se ha vuelto Emiliano Zapata y convoca a la revolución para derrocar a la República simulada (sic) mediante la realización de una Convención Nacional Democrática “Por el Bien de Todos” a celebrarse en el Zócalo capitalino el 16 de septiembre.

 

Si a alguien todavía le quedaba alguna duda de que este cuate está totalmente deschavetado, y de que era, es y continuará siendo, si lo dejamos, un grave peligro para México, sus últimos discursos ahora sí no dejan el menor espacio para suponer que le queda algo de cordura.

 

Su disparatada convocatoria llama no solo a poner fin a la República simulada sino a construir un verdadero “Estado social democrático de Derecho (para) llevar a cabo las transformaciones profundas que el país necesita” que son una repetición de su discurso redentor de los pobres que le ahorro a mis lectores.

 

Su Convención Nacional Democrática pretende organizar la resistencia civil de la sociedad, es de suponerse a nivel nacional, lo que implicaría reproducir en todas las plazas y calles de los pueblos y ciudades del país, el secuestro que los seguidores de AMLO hicieron de la capital.

 

Su objetivo es “decidir con representantes de todos los pueblos del país,” elegidos en democráticas asambleas, “el papel que asumiremos en la vida pública de México ante la actual circunstancia,” es decir, “la crisis política abierta por la imposición antidemocrática.”

 

Al terminar su discurso, y ya desbordante de inspiración, el deschavetado líder se acordó que cuando el “general (Emiliano) Zapata” anunció el Plan de Ayala por el que llamaba a levantarse en armas contra el gobierno democrático de Francisco Madero “salió y dijo, el que no tenga miedo que pase a firmarlo.”

 

Me imagino que el trascendental documento propuesto se le llamará el Plan del Zócalo y habrá que ver qué personajes ilustres lo firmaron, porque ellos serán corresponsables de los daños y perjuicios que AMLO y sus secuaces han causado a los habitantes de la capital que no deben quedar impunes.

 

No hay que confundir, sin embargo, al loco con un tonto, de lo que López Obrador no tiene un pelo, como ha demostrado en reiteradas ocasiones, por lo que si convoca abiertamente al golpe de estado y denuncia al gobierno y a la elección como espurios, es porque cree tener con qué respaldar sus amenazas.

 

Es de la mayor importancia que las autoridades federales preparen con enorme cuidado el desalojo de la ciudad de México de sus raptores antes de septiembre porque es muy probable que, además de encontrar toneladas de mugre y deshechos, descubrirán armas, drogas y otros objetos prohibidos.

 

Ello permitirá fincarles cargos penales no sólo por daños y perjuicios a la capital y sus habitantes sino también por intentar violentar el orden establecido por nuestras leyes y por la posesión de todo lo que resulte ilegal, enjuiciarlos y mandarlos lo más lejos posible.

 

Por ello hoy rescato la ocurrencia #32 del propio AMLO donde propuso tornar “a las Islas Marías en un centro para el ecoturismo. La legendaria isla ‘madre’ convertida en presidio desde la época porfiriana y símbolo de la represión social y política, pasará a ser la Isla de los Niños, donde la recreación, la educación y la convivencia con la naturaleza serán los temas principales.”

 

Esta propuesta requiere de algunos cambios evidentes pues la Isla de los Niños se convertirá ahora en la Isla de los Locos en donde se instalará la República Popular y Democrática Por el Bien de Todos con don Andrés Manuel como su presidente vitalicio, y los mexicanos nos podremos poner a trabajar que buena falta nos hace. ¡Quién esté de acuerdo, que levante la mano!


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus