LUNES, 4 DE SEPTIEMBRE DE 2006
Fideicomiso contra el mesianismo

¿Usted considera que las acciones del actual gobierno concuerdan con sus propuestas de política industrial?
No
No sé



El punto sobre la i
“El dinero en efectivo es una garantía de libertad individual, por su eficiencia, versatilidad, irrastreabilidad y anonimato.”
Víctor H. Becerra


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Estancamiento sincrónico

Arturo Damm
• Riqueza

Roberto Salinas
• Libertad económica

Luis Pazos
• Cero crecimiento en 2019, ¿por qué?

Arturo Damm
• Empobrecimiento

Isaac Katz
• Competitividad

Ricardo Valenzuela
• La sarna del congreso de EU


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Godofredo Rivera







“Ya de plano se han complicado las cosas en el conflicto pos electoral. La pasividad del gobierno federal pronto hará que tarde ó temprano estalle la violencia en las calles de la Ciudad de México.”


Ya de plano se han complicado las cosas en el conflicto pos electoral. Empezando por Oaxaca, en donde la aparición ya expresa de grupos guerrilleros ha convencido hasta al más bisoño de que dicho problema apesta. Sí, ya aparecieron y amenazaron los insurrectos encapuchados estalinistas al Estado Mexicano. Han tomado Oaxaca como centro de operaciones y su propósito es extender el conflicto más allá de las fronteras oaxaqueñas. El pretexto se llama Ulises Ruiz. Ya no sirven de nada los paros empresariales para exigirle al gobierno que cumpla con su deber. La economía oaxaqueña está simplemente al borde del precipicio.

 

El DF por su parte continúa tomado por toda la fauna de beneficiarios del populismo que instrumentó el insurrecto López cuando estuvo al frente del gobierno capitalino. ¿En qué se parecen ambos conflictos? En que ambos son una insurrección contra el Estado, contra las reglas e instituciones democráticas del país. El conflicto oaxaqueño ya es un problema de insurrección armada. El conflicto en el DF está disfrazado de “pacífico”, pero no lo es. Al momento de escribir este artículo, nos encontramos en la víspera del último informe de gobierno del Presidente Fox. Para cuando lea este artículo, amigo lector, ya sabremos si las huestes violentas perredistas se apoderaron del evento o si reinó la prudencia. Ojalá suceda lo segundo, pero lamentablemente lo dudamos. Este puede ser el primer evento violento, de abierto enfrentamiento con declaración de guerra al Estado Mexicano. Si no lo es (que reiteramos, esperamos no lo sea), la pasividad del gobierno federal pronto hará que tarde ó temprano estalle la violencia en las calles de la Ciudad de México.

 

Sí, Oaxaca y el DF son la cuna de la semilla guerrillera que había estado dormida, aislada, pero nunca muerta. No son los guerrilleros de caricatura del EZLN (que por supuesto también simpatizan con López), sino grupos armados violentos con características de lo que se llama guerrilla urbana y que al igual que los talibanes están dispuestos a dar la vida por su proyecto. Estos grupos violentos (receptores por excelencia de la educación pública marxista) comenzaron a germinar hace unos meses con la esperanza de que López llegara a la Presidencia, para con ello, dar rienda suelta a sus bajos instintos. El conflicto oaxaqueño está a la espera de lo que diga el Comandante López. Por lo pronto las guerrillas están al frente de Oaxaca y exigen a pequeños comercios y negocios el pago de un “tributo monetario”, so pena de ser agredidos si no cumplen con las extorsiones de estos violentos. No pudieron llegar al poder y esclavizar a los mexicanos, pero sí pueden declararle la guerra al Estado Mexicano y con ello desestabilizar la paz nacional.

 

Son los enemigos de la libertad que atinadamente ha señalado el liberal Carlos Montaner. La amenaza contra la integridad de los ciudadanos es seria y amerita ya la intervención del Ejercito Mexicano (es tarde ya para la intervención policiaca).

 

El gobierno estadounidense ha permanecido hasta el momento como simple espectador. No se imagina que de haber llegado López al poder, se hubiera gestado el triángulo dictatorial perfecto, Cuba-Venezuela-México (no descartamos a Bolivia, pero su situación económica es tan precaria que en este momento no representa un peligro serio; además las medidas económicas de Evo Morales empobrecerán aún más a este pueblo). EU no se ha percatado que esto habría sido más que un simple dolor de cabeza cuya solución no sería una simple aspirina.

 

La insurrección de López con sus guerrilleros en Oaxaca, además de recordarnos el horror de su régimen de haber llegado a la Presidencia, no hace más que hacernos reflexionar sobre los candados institucionales que se necesitan para impedir la llegada, por la vía democrática, de populistas y dictadores mesiánicos.

 

Es necesario que EU se involucre, pues su seguridad podría estar en peligro (lo que tendría efectos nocivos para México). Se requiere del diseño de una especie de fideicomiso, de una “vaca” de recursos para incentivar la democracia liberal con economía de mercado en América Latina. Cuando hablamos de destinar recursos del contribuyente estadounidense hacia América Latina, no nos referimos por supuesto, a la tradicional ayuda financiera externa tradicional (vía empréstitos y/o condonaciones de deuda) que EU ha canalizado a los gobiernos de la región. No, este tipo de ayuda ha tenido el efecto contrario: lejos de propiciar el progreso económico, ha incentivado conductas fiscales irresponsables, y con ello ha allanado el camino para el regreso de los populistas y el surgimiento de las viejas dictaduras comunistas.

 

Se trataría por supuesto de expoliar lo menos posible al contribuyente norteamericano; inicialmente sería el gobierno el que comenzaría a organizar y abrir el fondo (un buen nombre seria “Fondo Para La Libertad de América”-entiéndase por América al continente entero), para más tarde involucrar donaciones voluntarias de las numerosas organizaciones libertarias que hay en EU. Cuando se involucra la sociedad civil, los recursos y los resultados superan por mucho lo que los gobiernos pueden hacer por sí solos.

 

El gobierno estadounidense necesita diseñar un esquema que “premie” a los gobiernos latinoamericanos respetuosos de las instituciones y de la economía libre. No se trataría de dinero constante y sonante para el bolsillo de los gobiernos (eso sólo fomentaría corrupción) sino de un fondo, que podría ser destinado a infraestructura y a objetivos como el fortalecimiento de los sistemas jurídicos y a proyectos culturales y/o académicos que fomenten la libertad. La ayuda sería dirigida a la sociedad y no a los gobiernos, y por supuesto, tendría el carácter de temporal. En caso de que se detecte cualquier conducta antidemocrática, la ayuda se cancelaría inmediatamente y podría ser acompañada de sanciones a los gobiernos que violen los preceptos de respeto institucional y libertad económica. Finalmente, una medida importante será que el gobierno norteamericano fomente e incentive que haya libre comercio para toda América.

 

¿Por qué la debe hacer de “papá” EU? Porque nos guste o no, es el país con las instituciones económicas y políticas más sólidas del continente americano. Es cierto, también en EU hay simpatizantes del populismo latinoamericano, grupos antiliberales y fanáticos, pero que son minoritarios, y de ningún modo dominan a las instituciones y al ejercicio de gobierno de ese país. Simple, EU tiene las normas de convivencia democrática más sólidas. De economía ni hablemos, es la nación más rica y próspera del planeta.

 

Si EU se queda pasivo, como hasta ahora lo ha hecho, entonces los que empezarán a inyectar dinero (de hecho ya lo están haciendo) serán los gobiernos latinoamericanos dictatoriales con el fin de exportar su revolución bolivariana. Chávez ya lo está haciendo. Apoyó con recursos a López para su campaña (y sospechamos que también lo está apoyando en su movimiento de insurrección) y se ha inmiscuido en las campañas políticas de otros países con el fin de que el comunismo y el populismo regresen y/o entren por la vía democrática. La pasividad de EU ante estos hechos le puede costar otro atentado terrorista. ¿Por qué? Simple: en los últimos años, Chávez ha dejado entrar miles de árabes cuya conducta y pasado es oscura. Está armando una especie de campos de entrenamiento en donde los árabes aprenden a hablar perfectamente el castellano. Después los incentiva a emigrar a EU (con dinero, claro, del contribuyente venezolano). Es el móvil perfecto. Chávez no se involucra directamente en el entrenamiento guerrillero (al estilo de como lo solía hacer el dictador comunista Fidel Castro), pero facilita la entrada y alojo de posibles y potenciales terroristas. La llegada de López habría allanado aún más el camino para que los terroristas entraran como “mojados” a EU. Esa sería la estrategia de los dictadores mesiánicos para golpear al “imperialismo yanqui”, y vaya que pueden hacerle daño potencial a los ciudadanos inocentes.

 

Creíamos que en México habíamos superado la época sangrienta del caudillismo, pero López nos ha demostrado que no. Aún se cierne sobre nuestro país y América Latina el fantasma del populismo y el comunismo. Si EU decide no entrar y seguir de pasivo como hasta ahora, entonces lo harán las armas de los mesiánicos. El precio lo podrían pagar, como siempre, los ciudadanos inocentes.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus