VIERNES, 8 DE SEPTIEMBRE DE 2006
Funcionarios financieros

¿Usted cree que con la reciente disminución de la tasa objetivo del banco central se incrementará el crecimiento económico en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Destierro a los expertos

Arturo Damm
• Impuestos, la justificación moral

Luis Pazos
• Presupuesto 2020, ¿realista?

Arturo Damm
• El presupuesto y el crecimiento

Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos y Socialistas (I)

Arturo Damm
• Los dos problemas

Víctor Hugo Becerra
• Los nuevos enemigos de la Libertad


Pulsaciones...
• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Manuel Suárez Mier







“Los requerimientos enumerados para los altos funcionarios del sector financiero significan que apenas habrá un puñado de candidatos aptos.”


En textos previos sustenté que una condición necesaria –aunque ciertamente no suficiente- para abatir la pobreza es la de asegurar la estabilidad cambiaria y de precios, pues la pérdida de poder adquisitivo de la moneda representa el más injusto y devastador impuesto sobre los pobres.

 

Siendo la principal función de la autoridad financiera mantener la estabilidad del peso, no es, ni por mucho, la única. Entre sus otras funciones destacan manejar el crédito público externo y doméstico, recaudar impuestos y otros ingresos del gobierno y administrar el gasto público federal.

 

Para desempeñar bien sus funciones, los encargados de manejar las entidades del sector financiero deben reunir varias condiciones:

 

·         Conocer a fondo los temas financieros, fiscales y presupuestales. En pocos ámbitos como en el financiero sale cara la improvisación de los funcionarios como lo muestra la historia de las crisis económicas de nuestro país.

 

·         Una vez nombrados funcionarios de probada experiencia, es necesario que cuenten con el apoyo firme e invariable del Presidente de la República. Esta condición se cumplió por mucho años, con el compromiso tácito que los encargados de las finanzas del país podrían hacer su labor contando con el pleno apoyo superior, a cambio de que no abrigaran ambiciones políticas. El resultado fue el equilibrio económico del llamado Desarrollo Estabilizador.

 

·         Cuando rompió este compromiso Luis Echeverría y le encomendó el despacho de Hacienda a un neófito en temas financieros pero con crecidas aspiraciones políticas, sobrevino el desastre económico, la inflación de dos dígitos y la devaluación de 1976.

 

·         El Banco de México debe contar con cabal autonomía de la Secretaría de Hacienda y del resto del gobierno. La razón para ello es que el banco central requiere de la facultad de negarse a otorgarle crédito al gobierno federal para poderse comprometer a mantener la estabilidad de la moneda.

 

Desde 1994 el Banco de México cuenta con un estatuto jurídico que garantiza su autonomía, que le prohíbe explícitamente otorgarle crédito al gobierno y que cuenta con los mecanismos para nombrar a los integrantes de su Junta de Gobierno que permiten preservar su independencia.

 

Pero aún en las épocas en que el banco central no era jurídicamente autónomo, la enorme capacidad y conocimientos de varios de sus directores generales, muy destacadamente don Rodrigo Gómez quien dirigió la institución entre 1952 y 1970, le confirieron una gran autonomía de hecho.

 

·         Las condiciones citadas no significan de ninguna manera que los encargados de las instituciones financieras se marginen del ámbito político. Es preciso que operen activamente con el Congreso de la Unión para que proyectos de ley como el presupuesto anual del gobierno y las iniciativas para realizar reformas fiscales y actualizar al sistema financiero, en continuo proceso de evolución, sean aprobadas por los legisladores.

 

Es importante que el Presidente Electo tenga mucho cuidado en revisar con lupa el historial que acredite, en sus anteriores encargos, la habilidad de los candidatos para la secretaría de Hacienda de trabajar efectivamente con los legisladores, especialmente los de la oposición, en la aprobación de sus proyectos de ley. Este atributo del secretario de Hacienda revestirá especial importancia en el sexenio por venir por las reformas a fondo requeridas en los ámbitos tributario y presupuestal.

 

·         Los funcionarios del sector financiero deben también tener una capacidad sobresaliente de transmitir a los medios de comunicación y a la población en general, la importancia para su bienestar de los objetivos que pretenden alcanzar y de los instrumentos que utilizarán para alcanzarlos, en materias que, con frecuencia, suelen ser recónditas e incomprensibles para muchos.

 

Claramente, los requerimientos enumerados para los altos funcionarios del sector financiero significan que apenas habrá un puñado de candidatos aptos.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus