MIÉRCOLES, 18 DE OCTUBRE DE 2006
10 preceptos económicos

¿Usted cree que es buen momento para realizar inversiones en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Arturo Damm
• Empresarios

Manuel Suárez Mier
• Propaganda, censura y autocracia

Arturo Damm
• Progreso social, ¿hacia dónde?

Luis Pazos
• Pemex: ideologías contra aritmética

Arturo Damm
• Afirmaciones falaces

Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos Socialistas (II)


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

Manuel Suárez Mier







“Ha aquí el decálogo de principios que hay que considerar para sustentar una nueva política económica que allane los obstáculos que en los últimos años han impedido el crecimiento.”


El día de ayer presenté en este espacio las que, a mi juicio, constituyen las siete fuentes más importantes en las que se sustenta un desarrollo económico acelerado, estable e incluyente, como parte de un tríptico que incluye, en adición, lo que debe hacer el gobierno en apoyo de ese proyecto.

 

Hoy intentaré formular el decálogo de principios que hay que tomar en consideración para sustentar una nueva política económica que allane los obstáculos que en los últimos años han impedido que la economía de México crezca más rápido:

 

1.      Los incentivos son importantes para determinar el comportamiento de los mercados. Ello significa que si el precio de un producto o de un servicio aumenta, los consumidores comprarán menos y los productores ofrecerán cantidades mayores.

 

2.      En economía no hay nada gratis. Invariablemente alguien paga el costo de lo que se le regala o transfiere a otros. La escasez es la esencia de la economía porque los recursos son exiguos mientras que los deseos del género humano por adquirir bienes y servicios son virtualmente ilimitados. Ello significa que las cosas que deseamos tienen un precio superior a cero.

 

3.      El intercambio voluntario de bienes y servicios entre las personas promueve el progreso económico y genera un mayor crecimiento. El comercio ha sido desde los albores de la civilización fuente de progreso y de generación de riqueza.

 

4.      Los obstáculos que impiden o encarecen que la gente compre o venda bienes y servicios, generan costos que representan obstáculos para el crecimiento económico.

 

5.      El incremento en los ingresos de los mexicanos está directamente vinculado al aumento en la producción de bienes y servicios que ocurre en el país. A mayor crecimiento mayores ingresos potenciales. La generación de más empleos, sin embargo, no necesariamente genera mayor riqueza. Para que lo haga se requiere que cada nuevo empleo genere una producción mayor.

 

6.      Las cuatro fuentes principales que permiten aumentar los ingresos de las personas son:

 

  • Mejoría en la educación, habilidades y capacidad de los trabajadores que les permiten elevar su productividad.

 

  • Incremento en el acervo de capital mediante un mayor nivel de inversión.

 

  • Avance tecnológico que permite hacer lo mismo a un menor costo. Es evidente que hay nuevas tecnologías que desquician algunas actividades económicas al volverlas obsoletas, pero su efecto neto es muy positivo.

 

  • Mejores instituciones, leyes y organización económica que permiten abatir los costos de producción e intercambio de bienes y servicios.

 

7.      Los ingresos de unas personas representan la compensación que otras están dispuestas a pagar para adquirir bienes o servicios. Ello significa que todos generamos nuestros ingresos satisfaciendo los deseos de otros.

 

8.      La generación de más utilidades induce a que se canalice mayor inversión hacia aquellas actividades que incrementan la riqueza de la comunidad.

 

9.      En mercados que funcionan bien el mecanismo de precios resulta en la coincidencia del interés de cada persona con el bienestar de la sociedad.

 

10.  Ignorar los efectos secundarios y las consecuencias no anticipadas de nuestras acciones es uno de los errores más frecuentemente cometidos en materia económica. Un buen ejemplo de las devastadoras consecuencias no pensadas de una medida de política económica se encuentra en la congelación de rentas adoptada en la ciudad de México para evitar la especulación inmobiliaria durante la Segunda Guerra Mundial. Conforme se prolongó la aplicación de esta medida, dejó de invertirse en el mantenimiento de los inmuebles que en muchos casos condujo a su ruina.

 

Mañana discutiré cómo utilizar estos principios elementales para diseñar políticas públicas que permitan generar riqueza en forma sistemática y acelerada, y mejorar las oportunidades y condiciones de vida de millones de mexicanos que permanecen marginados del progreso nacional.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus