Reflexiones libertarias
Oct 25, 2006
Ricardo Valenzuela

¡Porqué soy liberal!

No existe en toda América Latina un país más estatista que México

CARTA A MI AMIGO GABRIEL BORAGINA

Estimado Gabi:

 

Hace días nos hiciste una intrigante pregunta: ¿Cuál es la situación del liberalismo en México? En primer lugar te quiero decir que, en mi opinión, no existe en toda América Latina un país más estatista que México. ¿Por qué? Tal vez porque nunca nos deshicimos del virreinato pues, con el PRI en el poder, durante casi un siglo tuvimos siempre un Rey sexenal, sostenido con la complicidad de los poderosos y la sumisión de los "débiles," al que jamás se le podía cuestionar.

 

Voy a tratar de responder platicándote mi historia. Mi padre se educó en Europa, habiendo partido a mediados de los años 20 cuando se trataba de esculpir el futuro del país a través de una revolución liberal. Regresó a finales  de los años 30, cuando ese futuro había sido ya definido por el grupo que lo mantuvo oprimido más de 70 años. Mi padre, hasta su muerte, no hubo día que no afirmara: "Me debería de haber quedado en Europa, este es el país de la irresponsabilidad, la falta de respeto, de la improvisación, el del dame, dame y que te mantenga el gobierno."

 

Yo creo haber nacido en una familia de las privilegiadas de México. Nunca me faltó nada, tampoco me sobró, mi padre era muy conservador y severo. Fui, además, nieto consentido de uno de esos odiados latifundistas. Sin embargo, desde pequeño, me daba cuenta de que era de los pocos que tenían algo—bicicleta, guante de béisbol, ropa de los EU, botas vaqueras—pero la mayoría no sólo no tenían eso, no tenían ni para comer, y no lo entendía.

 

Me enviaron a estudiar al Tecnológico de Monterrey, bastión donde los ricos colocaban a sus hijos para prepararse y tomar control de sus negocios. Pero ahora me doy cuenta de que, en realidad, nos enviaban a aprender el juego del capitalismo crony, de los arreglos con el gobierno. A convertirnos en expertos para buscar fortuna a través de conexiones políticas en lugar de competencia, a compartir ganancias con políticos corruptos produciendo un circulo vicioso. Para aprender como proteger nuestros negocios a base de tarifas, resultando en productos de baja calidad y precios ridículos.   

 

Nuestros textos de economía no eran de Marx, no, pero eran del grupo Keynesiano de moda en los 70s. En el TEC, no recuerdo haber escuchado mercados libres, libre comercio, competencia, creación de riqueza. El curso de administración bancaria, no era estudiar el mercado financiero internacional. Era para mostrarnos cómo el gobierno, de forma sabia, ordenaba a los bancos "privados" cómo, cuando, a quien, a que precio y a que plazo prestar su dinero a través de sus infames encajes legales.

 

Hice mi debut profesional, cuando también debutaba uno de los peores de los verdugos del país; Luis Echeverría. Participando en ese juego del establishment, escalé las alturas hasta llegar a ser Director General de un banco que controlaba mi familia, y sólo tenía 30 años de edad. Tenía el mundo en mis manos y aceptaba ya mi papel en ese rompecabezas de complicidades. Por azares del destino, me retiro del banco y emigro a los EU con la intención de seguir estudiando algo que me apasiona; economía.

 

Siendo un soñador, pues me soñaba inventor de un nuevo sistema económico que no fuera ese "capitalismo," como lo había conocido y tanto me había decepcionado, mucho menos el socialismo que odiaba. Hace años, me preparaba para atestiguar un debate político. Los participantes eran los clásicos demócrata, republicano, y una nueva clasificación que me sonaba comunistoide; "libertarian." Inicia el evento y el demócrata expone lo de siempre, un gobierno activista para recatar a los pobres bla, bla, bla. Sigue el republicano con algo seminteresante, pero no lo suficiente para no levantarme por la siguiente cerveza. Era el turno del libertarian, inicia la exposición de sus ideas y me quedo petrificado.

 

"Regresar a la sociedad civil el poder expropiado por el estado, mercados libres sin intervención, libre comercio sin barreras, estado de derecho. Un gobierno pequeño que proteja vida, libertad, propiedad y contratos." Pasa luego a un agresivo ataque en contra el estado expropiador, en contra de la redistribución política de la riqueza, a pronunciar las palabras de Jefferson; "el mejor gobierno es el que gobierna menos. Construiremos un país sin aristocracia, pero con meritocracia. Igualdad si, pero ante la ley, el gobierno no debe garantizar resultados, sino oportunidades."

 

Es cuando pienso, este tipo me robó la idea, es lo que yo quería inventar. ¿Qué es? "Liberalismo." A partir de ese momento, me lanzo a leer todos los grandes liberales; Mises, Hayek, Bastiat, Locke, Aynd Rand etc, para darme cuenta era mi camino, el camino que mi país nunca había transitado. Qué perdidos hemos estado, pensé, cuantos años ciegos en esta oscuridad. Me cuestionaba luego; ¿como es posible que, existiendo lo que está probado y comprobado, sigamos con las mismas pendejadas que cada día nos hunden más? Pero no tengo la respuesta.

 

El liberalismo en México no existe. A pesar del estatismo que nos describe, no hemos fallecido porque somos vecinos de EU a quien tanto odiamos y culpamos. Los trabajadores mexicanos en EU, nos envían más de 20,000 millones de dólares al año. Su turismo nos deja otros 15,000 millones de dólares. Durante décadas, cada seis años, el rito era que México quebraba y los EU salía al rescate. Nos compran más de 150,000 millones de dólares al año, y nos venden otro tanto financiado lo que nos permite "importar" porque, como afirmaba Adam Smith, la única razón para exportar, es tener capacidad para importar. Todo esto ha permitido que los estatistas sigan controlando los activos y las mentes del país.   

 

Solo un ejemplo de esa estructura mental. Infinidad de gente en México, culpa a los gringos por nuestra monstruosa deuda afirmando la provocaron con toda premeditación y alevosía. Es como si yo me dedicara a culpar al cantinero por mis escandalosas borracheras, con todas sus consecuencias. Llega a mi mente el: "tu nunca serás un fracasado, hasta que empieces a culpar a alguien mas por tus fracasos."

 

El gran problema que no permite el avance de México, es cultural. Nos domesticaron con un programa que nos dice, el progreso es un sistema mediante el cual las autoridades centrales provocan el desarrollo a través de la ingeniería social. Convencieron a las masas que tiranía era mejor que libertad, un feudalismo centralizado y privilegiado era mucho mejor que el odiado y competido mercado. De que, para combatir monopolios, había que construirlos centralizados.

 

La centralización del poder estatal y la subordinación de las instituciones políticas a intereses particulares, no ha sido obstáculo, sino condición indispensable para la "creación de riqueza en su desviado concepto." Después de la intoxicante revolución mexicana, la faz del país sería de un socialismo con ropaje de nacionalismo revolucionario, y los mexicanos dócilmente aceptábamos. ¿Por qué? Porque de esa forma nos domesticaron.

 

Hace unos años, ya en "edad madura," decidí finalmente regresar a la universidad para estudiar economía. Fue entonces que, bajo el cobijo de dos premios Nobel, creo haber llegado a entender claramente ese secreto: "La Riqueza y Pobreza de las Naciones." Después, tuve la fortuna de conocer a otro laureado con el premio Nobel, Vernon Smith, cuando mantenía su laboratorio económico en la Universidad de Arizona bajo la tutela de Gordon Tullock, y mucho aprendí también de ellos.

 

Mi encuentro con el verdadero liberalismo, me abría los ojos a una nueva realidad para, con terror, ver mi país destrozado y atrapado. Me ha dicho también, que ese mundo de libertad es la única salida para México y, sobre todo, ya no tenemos mucho tiempo. Pero, mi buen amigo Gabi, con tristeza te afirmo siento a México mordido por una víbora de cascabel y, para su desgracia, el único remedio que le puede salvar la vida, es rechazado por el enfermo. ¿Por qué? Porque subdesarrollo es un estado mental.

 



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Una tendencia lamentable en el desarrollo de la ciencia económica en las últimas décadas ha sido el considerar al Estado y no al emprendedor como el actor principal del proceso económico.

Rafael Ramírez de Alba
Entrar
Encuesta de la semana
¿Es el sorteo de la Lotería Nacional en torno a la rifa del avión presidencial la peor de las ocurrencias del presidente López Obrador?
Artículos recientes...
Manuel Suárez Mier
• Friedman, 50 años después
Arturo Damm
• Tipo de cambio: $20.99
Ricardo Valenzuela
• Más vientos de guerra
Arturo Damm
• Progreso social
Víctor Hugo Becerra
• El Grupo de Puebla: Con P de putrefacto
Isaac Katz
• Corrupción