Práctica económica
Nov 17, 2006
Juan Carlos Leal

Milton Friedman y la hipótesis del ingreso permanente

Friedman ante todo se consideraba un economista y por ello la teoría era más importante que la historia, que la política o que el afán reformador del que fue el principal promotor.

Tuve la fortuna de conocerlo en vida y a través de sus libros, conferencias y hasta los videos que grabó con una obra que hoy parece monumental pero que para él fue menor, Libertad de Elegir, fue menor pues él ante todo se consideraba un economista y por ello la teoría era más importante que la historia, que la política o que el afán reformador del que fue el principal promotor.

 

Los que lo conocieron recuerdan su vitalidad inagotable, la eterna presencia de Rose y su corta estatura física como lo alto de su estatura intelectual. En una reunión de economistas en Sonora hace unos 5 años Milton participó no como el invitado principal que sólo da su charla magistral y nada más, que es lo que de ellos se espera, sino que estuvo activo en todas la reuniones, no se perdió una, estuvo en todas la actividades dando sus lapidarios puntos de vista, característica muy importante en su difusión de décadas con Samuelson, la personificación de las ideas Keynesianas. Opiniones que le valían la admiración de muchos y el odio de otros tantos. En aquella ocasión Milton interviene cuando se está presentando un panel sobre pensiones y las reformas, y suelta la frase “the pay-as-you-go system is a fraudy convocando a los participantes a promover la idea de las pensiones individuales, lo que resume las ideas que siempre defendió: competencia, mercado, mejor privado que público, lo que importa son los incentivos; y las que siempre atacó: colectividad, administración pública, centralización, ausencia de competencia.

 

Pero el hecho más trascendente de aquella reunión fue una sencilla respuesta en su conferencia–plática con otro gigante de la libertad, Arnold Harberger, cuando alguien del público le pregunta cuál ha sido su principal contribución a la economía y sin titubear Milton responde the permanent income hypothesis, la expectativa del público se podía situar entre las ideas monetaristas, la crítica al keynesianismo, el promover las ideas de la libertad o lo que ustedes gusten, pero él como buen académico agrega ante un silencio de incredulidad entre los asistentes: “para mí esta es la más acabada de mis ideas, la que con más precisión definí y la que académicamente me trajo más satisfacción, la teoría es lo más importante”, palabras más palabras menos.

 

Y es que la Hipótesis del Ingreso Permanente se ha convertido en un parte-aguas para el cálculo económico y en un abismo entre los economistas que defienden los bandos promercados y pregobiernos. En 1957 Milton Friedman presenta la hipótesis del ingreso permanente donde establece que el consumo no es una función del ingreso corriente como había planteado Keynes, sino que es el resultado de un promedio entre el ingreso presente y el ingreso futuro, lo que equivale a decir que buscamos tener un nivel de consumo acorde con el ingreso esperado en el tiempo, por ello tenemos épocas donde gastamos una mayor proporción del ingreso de la que ahorramos (nos endeudamos) y otras donde ahorramos más de la que gastamos (acumulamos). Por tanto, a un cambio en el ingreso sólo aumentaremos el consumo si creemos que este cambio es permanente, pues si creemos que es transitorio no aumentaremos nuestro nivel de consumo en el tiempo.

 

Parece un concepto muy sencillo, pero asume que todos somos racionales, que tenemos expectativas, que podemos decidir qué hacer con nuestros ahorros, que no hay un proceso inflacionario, que se conjunta una serie de factores que sólo funcionan con una economía de mercado y que los agentes económicos actúan de forma racional en este ambiente, esta serie de presupuestos que establece Friedman son lo importante para muchos economistas y para muchos de los funcionarios que fueron inspirados por Friedman para realizar las reformas, permitir que sean los individuos los que decidan qué hacer con su vida, su trabajo, el producto del mismo y sobre todo que lo hagan en libertad.

 

Creo que no hay mejor homenaje para Milton Friedman que citar a Mart Laar, el primer ministro que reformó la economía de Estonia y que este año se hizo acreedor al Premio Milton Friedman del Cato Institute:

 

“Yo había leído solo un libro de economía—“Libertad de Elegir” de Milton Friedman. Era tan ignorante en ese entonces que yo pensaba que lo que Friedman escribió sobre los beneficios de la privatización, el impuesto uniforme y la abolición de todos los derechos de aduana era el resultado de las reformas económicas que habían sido implementadas en el occidente. A mí me parecía que era sentido común y como pensé que ya se había practicado en todas partes, yo simplemente lo introduje en Estonia, a pesar de las advertencias por parte de economistas estonianos de que aquello no se podía hacer. Ellos dijeron que era tan imposible como caminar en el agua. Nosotros lo hicimos: caminamos en el agua porque no sabíamos que era imposible”.

 

Pero Milton lo logró, los países que hoy aplican sus ideas caminan sobre el agua, y los que no, siguen siendo pobres y atrasados.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

El problema, para los dictadores, es que no pueden eliminar la libertad del ser humano. Sólo pueden prohibir su ejercicio, prohibición a la que se opone, precisamente, la libertad.

Othmar K. Amagi
Entrar
Encuesta de la semana
Termina la era “TLCAN” y comienza la era “T-MEC”. ¿Considera que será suficiente para remolcar a la economía mexicana y hacerla crecer a pesar de que los motores internos están apagados (consumo, inversión, inversión gubernamental)?
Artículos recientes...