MARTES, 28 DE NOVIEMBRE DE 2006
Excedentes petroleros, el ejemplo noruego

¿A quiénes deben ir dirigidos los apoyos por parte del gobierno en esta crisis provocada por el Covid19?
A las personas
A las empresas
Sólo a las Pymes
A todos
A nadie



El punto sobre la i
“El gobierno es un mal necesario”
Thomas Paine


Más artículos...
Santos Mercado
• Después de la pandemia, a resolver la crisis económica

Manuel Suárez Mier
• Liderazgos fallidos

Arturo Damm
• Domingo, día clave

Fernando Amerlinck
• Hernán Cortés, el padre de la patria

Luis Pazos
• AMLO, ¿suicidio político?

Arturo Damm
• Lo ha dicho Negrete

Ricardo Valenzuela
• ¿Cómo llegó Marx a EU… y a México? (II)


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Ricardo Medina







“¿Qué ha hecho Noruega con sus excedentes petroleros? ¡Invertirlos! Hoy el fondo alimentado con esos recursos tiene un valor de mercado superior a los 220 mil millones de dólares.”


Hace un par de semanas señalé en este espacio: “Los abundantes recursos fiscales que México ha obtenido en los últimos años gracias a los precios elevados del petróleo fueron una de las principales causas de la ausencia de reformas estructurales para incrementar la productividad”.

 

La abundancia de “recursos naturales”, como se sabe, suele generar incentivos perniciosos. En el caso de México, por ejemplo, esta bonanza mató el necesario sentido de urgencia entre legisladores y partidos políticos para apoyar sin reticencias, entre otras reformas, una reforma fiscal. Pero también desalentó cambios de fondo en las finanzas públicas de estados y municipios, que fueron beneficiados por cuantiosos recursos prácticamente sin costo político para los gobiernos locales. Sin excedentes petroleros tal vez tendríamos una mejor recaudación del impuesto predial y registros públicos de la propiedad modernos y confiables.

 

Pero no se trata de una fatalidad, una especie de maldición inevitable, sino de una condición que una acertada política pública puede evitar. Ese es el gran valor de la experiencia noruega.

 

A partir de 2006 el fondo petrolero de Noruega –creado en 1997 para el presupuesto fiscal de 1998- se ha integrado en el Government Pension Fund Global” formado por lo que antes se conocía como el National Insurance Scheme Fundy el propio “Petroleum Fund”. El propósito del fondo global es facilitar al gobierno los ahorros necesarios para hacer frente en los años venideros a los crecientes gastos por pensiones públicas y apoyar una eficiente administración de largo plazo de los ingresos petroleros.

 

Vale la pena resumir los argumentos que el ministerio de Finanzas de Noruega ofreció en 1997 para crear el fondo petrolero: Si bien los ingresos petroleros proveen a Noruega de abundantes recursos que se traducen en superávit tanto en la cuenta corriente como en el balance fiscal, representan también riesgos: 1. Parte de ellos no son ingresos en un sentido ordinario dado que implican, también, un agotamiento de la riqueza petrolera, 2. Los ingresos fiscales petroleros NO tienen el mismo efecto de reducción del gasto en el sector privado que causan los impuestos, 3. Muestran a lo largo del tiempo variaciones mucho más grandes que otros ingresos fiscales, de forma que si el presupuesto público depende en gran medida de esos ingresos se originan superávit que se esfumarían una vez que los precios petroleros declinen, ocasionando alteraciones graves en la política económica.

 

La solución, pues, fue separar los ingresos extraordinarios derivados del petróleo –aislarlos de la economía- e invertirlos en los mercados internacionales de dinero (bonos) y de capitales (acciones), bajo un régimen de total transparencia administrado por el banco central. No hay transferencias corrientes del fondo al presupuesto gubernamental.

 

Un ejemplo para tomar en cuenta, ¿no?


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus