MIÉRCOLES, 2 DE NOVIEMBRE DE 2005
Precio, valor y costo

¿Usted considera que la política debe estar por encima de la economía?
Sí, la política debe estar por encima de la economía
No, la economía debe estar por encima de la política
No, la economía debe estar al margen de la política
No sé



El punto sobre la i
“Trato de tomar los mejores elementos de la justicia social y de la libertad económica. Lo que exploro es la posibilidad de una tercera constelación, más alta que las otras dos, moralmente mejor. Libertad económica, sí; justicia social, sí.”
John Tomasi


Más artículos...
Ricardo Valenzuela
• ¿Quiénes controlan los gobiernos? (I)

Isaac Katz
• ¿Qué falló? (I)

Arturo Damm
• La tasa y el crecimiento

Víctor Hugo Becerra
• Amando a tu verdugo

Arturo Damm
• ¿Opinan de más?

Santos Mercado
• El capitalismo lo inventaron las mujeres

Rigoberto Stewart







“Las largas filas que se deben hacer para adquirir un servicio son típicas de conciertos, partidos de fútbol, del Seguro Social, de bancos. ¿Por qué ocurren?”


Cuando un individuo entra en un almacén para adquirir un bien, ¿cuál de las siguientes preguntas es la correcta?: ¿Cuánto cuesta este artículo? ¿Cuánto vale este producto? ¿Cuál es el precio o cuánto cobra por este artículo? Esta última es la correcta. Y es que el precio, el valor y el costo (p.v.c.) de un bien o servicio son conceptos totalmente distintos.

 

El precio. En el sistema de especialización e intercambio (SE&I) primitivo, el que existía antes de que el ser humano descubriera el concepto del dinero, el precio del bien A era la cantidad del bien B que se debía entregar por una unidad de A; por ejemplo, cinco litros de leche por un pantalón. En el SE&I actual, el precio es la cantidad de dinero que alguien cobra por un bien o servicio. Pero ese monto sigue representando cantidades de otros bienes.

 

El valor. El valor, en cambio, es el aprecio que una persona expresa por el bien; es muy subjetivo, pues depende de los gustos, preferencias y otras circunstancias de cada individuo. Tres individuos pueden valorar un mismo bien de tres maneras distintas. Para que un intercambio se lleve a cabo, el valor que le concede el demandante del bien en cuestión tiene que ser mayor que el precio que cobra el vendedor. Si un individuo valora un bien en ¢1.000, pero el vendedor cobra ¢3.000 por él; no habrá intercambio.

 

El costo. Normalmente, el precio cobrado por un bien (o servicio) solo representa una parte del costo total en que incurre el comprador para adquirirlo; la otra parte está compuesta por otros costos (costo total = precio pagado + otros costos). Los “otros costos” pueden tomar diferentes formas. Las más comunes son el costo de transporte y el costo de espera, ya sea en largas filas o en largas listas de espera para obtener un servicio.

 

Un ejemplo del primero. Cipriano está arreglando su casa y, de pronto, le urge un galón de pintura. Llama un taxi, el cual le cobra ¢3.000 por llevarlo al negocio y regresarlo a su casa. En la ferretería, paga ¢5.000 por la pintura. Para Cipriano, el costo total del galón de pintura es ¢8.000 (¢3.000 + ¢5000).

 

Las largas filas que se deben hacer para adquirir un servicio son típicas de conciertos, partidos de fútbol, del Seguro Social, de bancos. ¿Por qué ocurren? Las largas filas ocurren porque el precio que se cobra, en lugares y momentos precisos, hace que la demanda exceda la oferta. Cuando esto sucede, solo quedan dos caminos: elevar el precio del bien hasta que desaparezca el exceso de demanda o racionarlo. El racionamiento significa hacer filas interminables e insufribles para que, al llegar a la ventanilla, le vendan al individuo el máximo de dos boletos o un kilo de azúcar. Así, el costo total del boleto es: el precio que paga más el costo del tiempo, el sufrimiento, la incomodidad de hacer la fila. Para el individuo, este costo es el dato relevante para la toma de decisiones. No es el precio únicamente. En muchos casos, el precio pagado no representa más que el 20 por ciento del costo total.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus