LUNES, 11 DE DICIEMBRE DE 2006
Refrescos, obesidad e impuestos

¿Usted cree que el T-MEC será aprobado por el congreso estadounidense este año?
No
No sé



El punto sobre la i
“El gobierno es, esencialmente, poder frente al ciudadano. ¿Qué lo justifica?”
Othmar K. Amagi


Más artículos...
Ricardo Valenzuela
• El crimen de Bavispe, Sonora

Arturo Damm
• La causa del crecimiento

Arturo Damm
• Comercio exterior

Víctor Hugo Becerra
• ¿EL T-MEC está muerto?

Arturo Damm
• De mal en peor

Manuel Suárez Mier
• ¿Cómo se acaba la pobreza?

Arturo Damm
• Outsourcing


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Ricardo Medina







“Dicen que el gravamen (IEPS) de 5% a los refrescos disminuirá la demanda de ese producto en 638 millones de litros al año. ¡Magnífica noticia para la salud pública, y especialmente para la salud de los niños y los jóvenes mexicanos!”


El viernes pasado la Asociación Nacional de Productores de Refrescos y Aguas Carbonatadas A.C., que representa los intereses de esa poderosa industria, informó a los diputados y “a la opinión pública” que de aprobarse un impuesto de cinco por ciento a los refrescos la demanda por esos productos disminuiría en 638 millones de litros. Eso significa, para quien sabe algo del devastador efecto que tiene el alto consumo de azúcar refinada sobre la salud, especialmente sobre la salud de niños y jóvenes ávidos consumidores de refrescos, que tal impuesto será una excelente medida de salud pública que deberíamos aplaudir con entusiasmo.

 

(Lo chistoso es que los productores de refrescos ofrecen esa y otras proyecciones sobre los efectos que causará ese gravamen en la demanda de refrescos y azúcar, ¡para oponerse al impuesto!).

 

México es el segundo país de la OCDE con mayor número de obesos y personas con sobrepeso, sólo superado por Estados Unidos en ese vergonzoso campeonato. Tenemos 62.3 por ciento de adultos con sobrepeso y 24.2 por ciento de adultos obesos. Como concentración urbana con mayor número de personas obesas o con sobrepeso, la Ciudad de México tiene el campeonato mundial.

 

Para combatir las graves enfermedades derivadas del sobrepeso y de la obesidad México ha gastado en los últimos siete años alrededor de cinco mil millones de dólares. Parece mucho más inteligente prevenir esas enfermedades, disminuyendo el consumo de azúcar, mediante un impuesto, que gastar toneladas de dinero público para paliar el mal cuando ya está hecho y los daños son probablemente irreversibles.

 

Los productores de refrescos advierten que son los hogares de ingresos más bajos los principales consumidores de este producto. Cierto. Lo que no se entiende es por qué proponen, entonces, seguir alentando entre los más pobres los peores hábitos alimenticios, la malnutrición y la obesidad. ¿Tienen alguna inconfesable aversión por los pobres?

 

El consumo diario de un refresco azucarado de 355 mililitros aumenta en 60% el riesgo de que un niño padezca obesidad.

 

Además, hay sólidas evidencias de daños a la salud mental provocados por el alto consumo de azúcar. Es una sustancia con efectos psicológicos adictivos: Provoca una leve y temporal euforia, seguida por estados de leve depresión. Conforme aumenta el consumo y la frecuencia estas oscilaciones tanto la euforia como la depresión se hacen más graves.

 

Si damos por bueno el cálculo de los productores de refrescos acerca de la elasticidad con que reaccionará la demanda de refrescos ante un leve aumento en el precio, tenemos que exigir que ese gravamen se apruebe. Digo, si en algo nos interesa la salud de los hogares más pobres de México, y de los niños que crecen, y engordan, en esos hogares.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus