Economía para todos
Dic 13, 2006
Rigoberto Stewart

Temas difíciles

El rebasar en curva o “saltarse una luz roja” no constituyen por sí mismas una violación del derecho de otros. La violación ocurre cuando, por esos hechos, se choca contra otro auto u otra persona. Algunos piensan lo contrario.

En cuanto a la vida en sociedad y las reglas de convivencia, las respuestas correctas a una serie de interrogantes no suelen ser fáciles o simples. En columnas recientes, hablamos del proyecto de reforma a la Ley de Tránsito que contempla sanciones desproporcionadas, confiscatorias, para quienes, entre otras supuestas violaciones, rebasen en curva en una ruta de dos carriles e irrespeten la luz roja de un semáforo. Esas columnas han suscitado discusiones acaloradas en ciertos círculos, en cuanto a si las dos acciones de marras constituyen una violación de los derechos de otros, porque solo así cabrían sanciones. Mi criterio es que el rebasar en curva o “saltarse una luz roja” no constituyen por sí mismas una violación del derecho de otros. La violación ocurre cuando, por esos hechos, se choca contra otro auto u otra persona. Algunos piensan lo contrario: que esos hechos por sí mismos constituyen una violación de derechos ajenos. Veamos.

 

Rebasar en curva. Viajo a menudo a Guápiles. A veces me encuentro detrás de un cordón de 20 camiones que no respetan la distancia mínima entre ellos. El último en la fila viaja a 5km/hr y hay visibilidad suficiente para rebasar sin riesgo, aunque exista una doble línea. En estas circunstancias, la mayoría de los conductores se adelantan, a veces, con la ayuda del mismo camionero. Al hacerlo, ¿violan el derecho de alguien?

 

Semáforo en rojo. En general, las personas no son suicidas. No irrespetan la luz roja en medio de alto tráfico. A mí me preocupan más los conductores que ingresan a la carretera justo delante de mí cuando estoy manejando a cierta velocidad. Y esto ocurre a menudo. Por otra parte, puedo imaginarme a 12:30 a.m., haciendo el alto en La Uruca, frente a un semáforo que está en rojo, cuando debía estar en amarillo intermitente. Veo una pareja de posibles asaltantes que vienen hacia mi auto, miro a ambos lados y veo que no viene ningún automóvil. ¿Qué debo hacer: quedarme ahí y correr el riesgo de que me asalten o maten, o saltarme la luz roja? La respuesta es obvia. Al avanzar, ¿violo el derecho de alguien? Si la respuesta es positiva, ¿por qué, si al día siguiente, los servidores públicos se avispan y ponen la luz amarilla intermitente, y vuelvo a pasar, ya no violaría los derechos de nadie?

 

Probabilidad y castigo. En ciertas circunstancias, rebasar en curva y saltarse una luz roja pueden incrementar la probabilidad de un accidente, pero no se puede (¿debe?) castigar a nadie con base en la probabilidad de una violación del derecho de otros. Ello conduciría a muchas atrocidades. Veamos. Como existe la probabilidad de que un hombre le entre a golpes a su cónyuge cuando esté “tomado”, habría que castigar a todo hombre ebrio aunque no haya hecho más que darle flores a su compañera. Como existe la probabilidad de que un ciudadano robe después de aceptar ciertos cargos públicos, habría que cortarle una mano el mismo día de su juramentación.



Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Una tendencia lamentable en el desarrollo de la ciencia económica en las últimas décadas ha sido el considerar al Estado y no al emprendedor como el actor principal del proceso económico.

Rafael Ramírez de Alba
Entrar
Encuesta de la semana
¿Es el sorteo de la Lotería Nacional en torno a la rifa del avión presidencial la peor de las ocurrencias del presidente López Obrador?
Artículos recientes...
Manuel Suárez Mier
• Friedman, 50 años después
Arturo Damm
• Tipo de cambio: $20.99
Ricardo Valenzuela
• Más vientos de guerra
Arturo Damm
• Progreso social
Víctor Hugo Becerra
• El Grupo de Puebla: Con P de putrefacto
Isaac Katz
• Corrupción