MIÉRCOLES, 13 DE DICIEMBRE DE 2006
De patos suicidas, autopescados y pirrurris

El PIB en todo 2019 se contrajo -0.1%. Dado que la política económica de este gobierno no cambiará, ¿cuál es su pronóstico para 2020?
<0%
Entre 0% y 1%
>1%



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Luis Pazos
• Escasez de medicinas en hospitales públicos

Arturo Damm
• El PIB: monto y composición

Ricardo Valenzuela
• El nuevo bufón de América Latina

Arturo Damm
• PIB, cifra definitiva

Isaac Katz
• Viejos pobres (II)

Arturo Damm
• Antineoliberalismo, ¿la solución?

Víctor Hugo Becerra
• No es feminicidio, es falta de Estado de Derecho


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Fernando Amerlinck







“El otrora partidazo se arrima a Porros por el Rencor y el Desquite; las pistas huelen a pólvora porque el palmípedo se da escopetazos en las patas, pero ¡allí va el PRI!”


Son tiempos aptos para atónitos. Los patos se tiran escopetazos, los peces gordos buscan anzuelos para engancharse, y los siempre chimuelos roen rieles. Los primeros hacen un gobierno patito con banda de chaquiritas, y los segundos (mientras se hacen pedazos) tragan ganchos y arpones sin carnada. Ambos, histéricos, contemplan a su enemigo histórico ganarles todas las manos y todas las partidas.

 

El Gran Caudillo abandona cuanto hizo para dar a su rebaño más cargos y dinero que nunca. El presidente Atayde, en cuatro pistas, da al respetable un curioso espectáculo: el autosuicidio; se enfrasca en radicalismos y bloqueos, y defiende con todo a pillos e incendiarios. En su círculo infernal y desde hace meses, Lao Tzu, von Klausewitz y Maquiavelo miran estupefactos un curioso factor sorpresa: “el 1º de diciembre te daré un golpe de estado; impediré que el espurio rinda protesta; no dejaré gobernar a tu pelele”.

 

En la banqueta de enfrente hay un grupo tricolor de ignorantes, o estúpidos, o malévolos. No dudo que los líderes congresionales practiquen la malevolencia, pero ¿ignorancia o estupidez? ¿Por qué se acercan a las desprestigiadas pistas del circo? Si con su quórum ayudaron a salvar la tarde, ¿a qué necear con el cambio de sede, o con que no asistiera el presidente saliente, o que deje la mesa directiva el que venció a los porros? ¿Dónde está la astucia, prenda invaluable de los políticos longevos?

 

La astucia está con los célebres pirrurris, conjugadores del verbo máximo de la política mexicana: madrugar. Previeron y evitaron el golpe largamente anunciado al guisar un delicioso manjar: sesos con huevos (López Mateos dixit, Guillermo Fárber rememorat). Por 70 horas cuidaron la tribuna y la puerta mientras el canal del Congreso transmitía el primer Big Brother legislativo de la historia. La integridad republicana se salvó, y quienes la mandaban al diablo increpan: “¡tu pelele entró por otra puerta!” (no dicen “yo bloqueé las otras”); “¡te quedaste en la mesa sin haber sesión!” (pero ellos dormían allí); y chillan: “¡antipatriota! ¡me impediste dar un golpe de estado!”. Pero al día siguiente hacen cola en la caja del “defraudador” IFE para cobrar sus prerrogativas.

 

Chistoso: el tricolor invade la pista amarilla del circo al exigir que Zermeño se baje de la mesa. El otrora partidazo se arrima a Porros por el Rencor y el Desquite; las pistas huelen a pólvora porque el palmípedo se da escopetazos en las patas, pero ¡allí va el PRI!

 

Mientras tanto, el legítimo presidente se pone a trabajar, y se va ganando la confianza hasta de sus no votantes. De seguir el lastimoso show de ambos partidos revolucionarios, el PAN contemplará un 2009 de mayoría legislativa.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus