MIÉRCOLES, 20 DE DICIEMBRE DE 2006
Poderoso caballero es don Dinero

¿Usted considera que la renuncia de Evo Morales a la presidencia de Bolivia es un golpe de estado?
No
No sé



El punto sobre la i
“El socialismo es moralmente incorrecto, políticamente autoritario y económicamente imposible.”
Enrique Ghersi


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• EU, ¿país poco competitivo?

Arturo Damm
• Nueva baja en la tasa de interés

Luis Pazos
• Y el "Principio de no intervención"

Arturo Damm
• Pragmatismo

Ricardo Valenzuela
• El Estado ha iniciado su putrefacción

Arturo Damm
• ¿Desconfianza = desilusión?

Isaac Katz
• Protección de los derechos de propiedad


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Manuel Suárez Mier







“Los monopolistas no sólo hacen fortunas en sus negocios sino que las usan para defenderse contra una mayor competencia y contratan a los mejores abogados.”


Termino hoy esta breve serie de nueve Aquelarres Económicos sobre esa plaga que obstaculiza un más acelerado y equitativo proceso de crecimiento de la economía mexicana, que es la falta de competencia que afecta a muchos de sus mercados de productos y servicios.

 

El ámbito cubierto dista mucho de ser exhaustivo, pues no mencioné el grave caso de los monopolios gubernamentales, sobre todo en el sector energético. Pemex y las empresas eléctricas son un claro ejemplo de exceso de personal, ineficiencia, subsidios cruzados y sindicatos todopoderosos.

 

Las posibilidades políticas de hacer los cambios que permitan la competencia en este sector crucial para el futuro de México, son remotas por lo pronto, por lo que tendremos que contentarnos con la llegada o permanencia de competentes funcionarios en PEMEX y CFE.

 

En el caso de PEMEX hay que recordar que contribuye con el 6% del PIB a los ingresos federales –la tercera parte del total- por lo que en ausencia de una reforma fiscal y con los niveles productivos de Cantarell, su principal campo, cayendo en picada, es indispensable encontrar nuevos yacimientos.

 

El problema planteado por los monopolios de gobierno va mucho más allá de los que caracterizan a estas empresas. El caso de la educación pública es particularmente grave pues el sindicato de maestros constituye un obstáculo formidable para alcanzar niveles educativos apropiados.

 

Me queda clara la contribución decisiva de Elba Esther Gordillo para la victoria de Felipe Calderón, que es algo que hay que reconocerle y mucho. Pero, ¿será posible trabajar con ella en mejorar planes educativos en los que los maestros estén sujetos a más efectivos controles de calidad de sus labores?

 

Es indudable que una reforma laboral que ataque los poderes omnímodos de los líderes sindicales, debe tener un lugar elevado en la agenda del actual gobierno pues las estructuras corporativas anticompetitivas que caracterizan a los sindicatos son otro obstáculo notable para elevar la eficiencia económica.

 

En todos los casos aludidos en los que no se da una sana competencia entre empresas o trabajadores, se han generado enormes intereses económicos que hacen mucho más difícil combatir a los monopolios y otras estructuras e instituciones que se oponen al acceso de nuevos participantes en los mercados.

 

Estas grandes fortunas han logrado neutralizar a las instituciones encargadas de procurar la competencia, como lo demuestra el estudio realizado por el Banco Mundial La trampa de la desigualdad y sus vínculos con el bajo crecimiento de México, presentado el mes pasado.

 

En él se concluye que “un sistema judicial débil” resultó esencial para derrotar a la Comisión Federal de Competencia en un buen número de casos en los que encontró estructuras anticompetitivas, mediante el otorgamiento de amparos que prolongaron los procesos hasta encontrar jueces más “a modo.”

 

El estudio citado también descubrió una estrecha correlación entre las empresas que evitaron la acción de la CFC, con los mexicanos que aparecen en la lista de multimillonarios publicada por Forbes. Como era de esperarse, los monopolistas no sólo hacen fortunas en sus negocios sino que las usan para defenderse contra una mayor competencia y contratan a los mejores abogados.

 

El estudio del Banco Mundial no le pone número a la contribución de las estructuras anticompetitivas que prevalecen en México al menor crecimiento de su economía y de su competitividad, pero concluye que son la causa principal del relativo estancamiento.

 

Con la venia de Quevedo,

 

En esta empobrecida e infeliz tierra

Dónde a toda competencia destierra

El monopolio se defiende gallardo y fiero

Poderoso caballero

Es don Dinero

 

Estimado lector, tomaré unos días de descanso y espero regresar con renovados bríos el 8 de enero próximo, si no me topo en el camino con algún monopolista ofendido.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus