JUEVES, 21 DE DICIEMBRE DE 2006
El capitalismo y la felicidad

¿Usted cree que el T-MEC será aprobado por el congreso estadounidense este año?
No
No sé



El punto sobre la i
“El gobierno es, esencialmente, poder frente al ciudadano. ¿Qué lo justifica?”
Othmar K. Amagi


Más artículos...
Ricardo Valenzuela
• El crimen de Bavispe, Sonora

Arturo Damm
• La causa del crecimiento

Arturo Damm
• Comercio exterior

Víctor Hugo Becerra
• ¿EL T-MEC está muerto?

Arturo Damm
• De mal en peor

Manuel Suárez Mier
• ¿Cómo se acaba la pobreza?

Arturo Damm
• Outsourcing


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Ricardo Medina







“Sólo hay una cosa peor que esperar que la economía capitalista de mercado nos de la felicidad, y esa es detestar al capitalismo y a la economía de mercado porque no nos hace felices.”


Supongo que alentados por las fiestas navideñas, los editores de The Economist han destinado su artículo principal de esta semana al viejo asunto de si la prosperidad derivada de la economía de libre competencia en los mercados, si el capitalismo, para decirlo con una palabra fuerte, nos hace más o menos felices.

 

La mayoría de la gente sabe la respuesta: La felicidad no es un asunto de economía, ni siquiera de sistemas políticos más o menos equitativos que nos hagan sentir mejor. La conclusión de la revista mata muchas ilusiones pero es certera: “El capitalismo puede hacer que te vaya mejor. Y también dejarte libre para ser tan infeliz cómo tu elijas. Pedirle más es pedirle demasiado”.

 

Otra manera de decirlo: El capitalismo NO está contraindicado para la felicidad, pero tampoco es el medicamento de prescripción para lograrla.

 

Lo sorprendente no es esto, sino que multitud de políticos, estrategas de mercado, publicistas, ideólogos de ocasión, consideren pertinente medir los resultados de un sistema de derechos de propiedad, producción y distribución de bienes y servicios, en términos de felicidad producida. Ridículo. No saben lo que es la felicidad.

 

Una economía que funciona bien es aquella en la que los recursos escasos se emplean de la forma más razonable, respetando la libertad y la propiedad de cada cual, lo que genera un aumento significativo en el bienestar material del mayor número posible de personas. Nada más y nada menos. No es la bienaventuranza, ni el paraíso eterno. Sólo es el arreglo más inteligente que podemos encontrar para que, sin que nadie sea despojado de su libertad ni de lo que es suyo de pleno derecho, podamos aumentar el caudal de satisfactores materiales disponibles para el mayor número posible de personas. Una batalla bien ganada contra la escasez, pero una batalla de una guerra interminable, en la que la escasez seguirá siendo, aquí en la tierra, la norma.

 

Por supuesto, la privación de bienes, la escasez, suele producir infelicidad. Pero la abundancia de  bienes materiales tampoco genera felicidad automática.

 

Tengo para mí que la mayor parte del odio que concita la economía de libre mercado entre muchas personas radica en que esas mismas personas están buscando la felicidad donde no puede estar. Tal odio tiene su raíz en la envidia –el pesar por el bien ajeno- que es una de las condiciones más tristes en que puede caer el ser humano. La envidia es una deformación cognoscitiva que nos hace pensar que sólo puedo ser feliz si el prójimo es infeliz. A poco que lo meditemos veremos que es esa cosmovisión de “suma cero” –lo que tiene “A” le resta necesariamente a lo que tiene “B”-, la fórmula perfecta para la infelicidad. Esa sí. La envidia.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus