VIERNES, 22 DE DICIEMBRE DE 2006
“La chispa de la vida”

¿Considera usted que, en caso de logar su registro, “México Libre” es una alternativa viable para tener una oposición fuerte?
No
No sé



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• El misterio chileno

Arturo Damm
• Capitalismo de compadres (II)

Asael Polo Hernández
• ¿Liquidar o estabilizar?

Arturo Damm
• Capitalismo de compadres (I)

Ricardo Valenzuela
• Mexicanos, ustedes no merecen ser libres

Arturo Damm
• Capitalismos

Isaac Katz
• Viejos pobres (I)


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Ricardo Medina







“Dos cuentitos, tal vez de Navidad, aunque no muy azucarados”


Va, primero, la versión ligeramente actualizada de un relato publicado aquí hace un par de años. Dice así:

 

Por fin, el líder parlamentario subiría a la tribuna a razonar el voto de su partido. Gran expectación, mientras la figura regordeta, sonrisa congelada, mofletes rubicundos, avanza por el pasillo, balanceándose hacia el púlpito de la patria soberana. Murmullos. Un avezado senador le comenta a su compañero: “Vas a ver qué argumentación. Con esto los vamos a dejar estupefactos”.

 

El líder, flamante senador que antes fue diputado, y antes gobernador, y antes subsecretario, y antes secretario de gobierno, y antes diputado local, y antes secretario particular de don Abundio Martínez – legendario político de armas tomar, tanto en sentido literal como figurado-, sube por fin al sitial, se aclara la garganta y, antes de hablar, bebe un sorbo de agua de un líquido burbujeante y oscuro, del vaso que la mano de un ujier invisible y servicial ha puesto a un lado del atril.

 

Con su inolvidable voz aguda inicia el ritual de rigor: “Con su venia, señor Presidente de la Asamblea”. Bebe otro sorbo del líquido chispeante, se aclara la voz y emite un sonoro eructo. 

 

“Es cuanto, señor Presidente de la Asamblea”. Sus seguidores estallan en aplausos y gritos de júbilo. La chispa de la vida ha ganado otra batalla.

 

Fin.

 

Va el segundo cuentito:

 

Del rostro del sabio médico se borró paulatinamente la sonrisa, mientras le ofrecía a su paciente – un viejito gordo, rubicundo, de barba blanca, enfundado en un llamativo y ridículo traje rojo- su diagnóstico: “La curva de la glucosa no deja lugar a dudas. Se trata de hipoglucemia reactiva a hiperglucemia. Eso explica las fatigas repentinas. Al principio del día usted toma calorías en abundancia, sobre todo su bebida esa, oscura y burbujeante, pletórica de azúcar. Puede verlo aquí, es el pico más alto de la curva, usted se siente rebosante de energía, dispuesto a recorrer el mundo repartiendo regalos; pero muy pronto, aquí en este otro punto de la curva, el nivel de azúcar en la sangre se desploma brutalmente. Fatiga, debilidad, mareo, se le nubla la vista y puede perder la conciencia, como le sucedió ayer…menos mal que los duendes se avisparon y evitaron una desgracia…esos trineos pueden ser muy peligrosos.”

 

El viejo escucha el discurso del médico con angustia creciente, hoy es 23 de diciembre y en sólo unas horas deberá iniciar el trabajo más importante del año, de todos los años. ¿Cómo podrá hacerlo sintiéndose tan mal? El médico es tajante: Dieta. Frutas. Agua pura. Ni hablar de azúcar.

 

El viejo hace un último intento, aunque sabe que será inútil: “¿Y la chispa de la vida, doctor?, eso siempre me reanima”.

 

El médico, ahora terriblemente serio, le responde: “¿Chispa de la vida?, para llamarle así a ese potaje se necesita un humor más negro que ese veneno con burbujitas”.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus