MARTES, 26 DE DICIEMBRE DE 2006
Mis pronósticos para 2007

¿Usted cree que la economía mexicana entrará en recesión en los próximos meses?
No
No sé



“Incluso si la ausencia de gobierno realmente significara anarquía en un sentido negativo y desordenado, que está lejos de ser el caso, incluso entonces, ningún trastorno anárquico podría ser peor que la posición a la que el gobierno ha dirigido a la humanidad.”
Leon Tolstoy

Edgar Piña







“La epidemia de la peste roja seguirá perjudicando la política y la economía nacionales, al condicionar en los mexicanos una visión maniquea de la vida: buenos y malos, ricos y pobres, blancos y negros, mexicanos y extranjeros, izquierda y derecha, amigos y enemigos.”


Chile, Irlanda, Nueva Zelanda, Singapur, China, Japón, España y muchos de los países de la Europa oriental fortalecerán sus tendencias de desarrollo y competitividad inmersos en esquemas de libre mercado y círculos virtuosos de crecimiento económico, empleo, ahorro, inversión y otra vez crecimiento.

 

La epidemia o más bien la endemia (enfermedad que afecta habitualmente a un País) de la peste roja seguirá perjudicando la política y la economía nacionales, al  condicionar en los mexicanos una visión maniquea de la vida: buenos y malos, ricos y pobres, blancos y negros, mexicanos y extranjeros, izquierda y derecha, amigos y enemigos.

 

La llamada sociedad civil –que existe sin tener conciencia de ello- continuará sobreviviendo a merced de la partidocracia y sin variaciones mínimas en su actitud indiferente ante la política y la cosa pública; escéptica de su potencial cívico; abúlica de participación ciudadana.

 

Esa misma sociedad civil malgastará su tiempo y su vida pegada eternamente al televisor hartándose de telenovelas idiotas, programas de concursos para imbéciles, reality shows para la basura, programas “cómicos” que te hacen llorar por su vulgaridad y plena de anuncios repetitivos hasta el hartazgo que mantienen poderoso y perverso al duopolio de la televisión mexicana.

 

El gobierno de Felipe Calderón intensificará su campaña publicitaria dirigida a ganar la simpatía de quienes creyeron que un Mesías llegaría a presidente de la república, pero su esfuerzo se centrará en el imperativo de la sobrevivencia y la obtención del poder real, dejando para después las enormes tareas de la transformación y el crecimiento.

 

Los monopolios gubernamentales y privados se mantendrán prósperos y rozagantes aumentando las fortunas de unos cuantos al tiempo que condenan al País a la incompetencia y la mediocridad económica.

 

Los energéticos, combustibles y electricidad, seguirán en poder de las mafias sindicales y burocráticas, hundiéndose en el fango de la corrupción, la obsolescencia, la ineficiencia y la ausencia total de productividad.

 

La elite académica e intelectual de nuestro País persistirá en su actitud y conducta contestataria, pro marxista, atrapada en el colectivismo de siglos anteriores, al tiempo que su bienestar mejora dentro de las pautas del privilegio, la simulación, las altas percepciones, la hipocresía y la ausencia de resultados.

 

Los partidos políticos prolongarán un año más su desprecio a los intereses del desarrollo económico y su desdén a los anhelos de trabajo y bienestar de los ciudadanos, al tiempo que aumentan su habilidad para el contubernio, la complicidad y la negación de su misión transformadora.

 

La llamada izquierda mexicana buscará reacomodarse para las próximas pizcas, pero sin descuidar el suculento pastel de prerrogativas y patrocinios provenientes del gobierno federal –al que tanto odian y critican- y otorgadas a través del partido perdedor.

 

Una gran mayoría de las juventudes proseguirá sus estudios dominada por la filosofía del hedonismo, la música corriente, la pachanga y la falta de interés en el estudio y la preparación. Los buenos estudiantes aumentarán sus posibilidades de alcanzar sus metas aun en condiciones desventajosas creadas por malos compañeros y profesores complacientes y conformistas.

 

La narcoeconomía global, la informalidad y el mercado negro revalidarán su dominio sobre los mercados formales, controlando las finanzas, la ocupación, los valores, la conducta y hasta la vida de los mexicanos.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus