MARTES, 9 DE ENERO DE 2007
Los europeos ante el espejo (II)

¿Usted considera que la política debe estar por encima de la economía?
Sí, la política debe estar por encima de la economía
No, la economía debe estar por encima de la política
No, la economía debe estar al margen de la política
No sé



El punto sobre la i
“Trato de tomar los mejores elementos de la justicia social y de la libertad económica. Lo que exploro es la posibilidad de una tercera constelación, más alta que las otras dos, moralmente mejor. Libertad económica, sí; justicia social, sí.”
John Tomasi


Más artículos...
Luis Pazos
• Más impuestos menos crecimiento ¡lógico!

Arturo Damm
• Desaceleración, más muestras

Ricardo Valenzuela
• ¿Quiénes controlan los gobiernos? (I)

Isaac Katz
• ¿Qué falló? (I)

Arturo Damm
• La tasa y el crecimiento

Víctor Hugo Becerra
• Amando a tu verdugo

Ricardo Medina







“Parece que los europeos quieren más “mano dura” contra la delincuencia; están divididos en sus actitudes hacia la homosexualidad y no ven con buenos ojos la legalización de la marihuana. Parece, pero...”


Retomo los resultados del “Euro barómetro” difundido por la Comisión 2004-2009 de la Unión Europea, con una advertencia inevitable frente a cualquier encuesta de “opinión pública”: NO es un espejo fiel sino un espejo bastante deformado de lo que en realidad piensa la gente, por tres factores obvios.

 

Uno. La deformación estadística de los grandes números, que acaban siendo el promedio del promedio del promedio de una muestra de respuestas más o menos significativa. Muchos se han ahogado en lagunas con una profundidad “promedio” de 30 centímetros.

 

Dos. El insalvable sesgo semántico implícito en las preguntas “de opinión” que inducen –aun a pesar de los esfuerzos de neutralidad de los encuestadores- respuestas prefabricadas, y

 

Tres. El innegable sesgo del investigador que perturba de antemano el experimento, al elegir arbitrariamente unos tópicos en lugar de otros.

 

Ya comenté tres de los siete “tópicos sociales” planteados –libertad individual contra igualdad; contribución de los inmigrantes al desarrollo del propio país y papel de la religión en la sociedad-, vamos por otros tres: severidad de la justicia, actitudes hacia la homosexualidad y legalización de la marihuana (cannabis). (Omito, por ahora, el tópico sobre la importancia del tiempo libre).

 

Resultados para Europa en general, o promedio de los promedios: “Hoy día hay mucha tolerancia. Los criminales deben ser castigados con mayor severidad”. Totalmente de acuerdo: ¡85 por ciento!; totalmente en desacuerdo: sólo 12 por ciento. “Los matrimonios homosexuales deben ser permitidos en toda Europa”. Totalmente de acuerdo: 44 por ciento; totalmente en desacuerdo: 49 por ciento. “La adopción de niños debe ser permitida para parejas homosexuales en toda Europa”. Totalmente de acuerdo, sólo 32 por ciento; totalmente en desacuerdo, 61 por ciento.

 

Sigo. “El consumo personal de cannabis debería ser legalizado en toda Europa”. Totalmente de acuerdo sólo 26 por ciento; totalmente en desacuerdo, 68 por ciento.

 

Pero, otra vez, las variaciones entre países son muy amplias. Como era de esperarse, en Holanda el 82 por ciento está totalmente de acuerdo con los matrimonios homosexuales; el 69 por ciento está a favor de la adopción de niños por parejas homosexuales y el 49 por ciento está por la legalización del consumo de marihuana. En el otro extremo: Sólo ocho por ciento de los finlandeses y sólo nueve por ciento de los suecos –ojo- están totalmente de acuerdo con la legalización de la marihuana. Sólo siete por ciento de los polacos y de los malteses están totalmente de acuerdo con la adopción de niños por parejas homosexuales. Sólo 14 por ciento de los chipriotas y 12 por ciento de los letones están totalmente de acuerdo con los matrimonios de homosexuales.

 

El espejo se nos rompió y más parece calidoscopio vertiginoso.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus