MARTES, 9 DE ENERO DE 2007
Francisco Gil Díaz

¿Usted cree que con la reciente disminución de la tasa objetivo del banco central se incrementará el crecimiento económico en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Destierro a los expertos

Arturo Damm
• Impuestos, la justificación moral

Luis Pazos
• Presupuesto 2020, ¿realista?

Arturo Damm
• El presupuesto y el crecimiento

Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos y Socialistas (I)

Arturo Damm
• Los dos problemas

Víctor Hugo Becerra
• Los nuevos enemigos de la Libertad


Pulsaciones...
• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Manuel Suárez Mier







“Tomo la pluma no para defender al amigo, que se pinta solo para hacerlo, sino para denunciar los embustes e indagar sus causas.”


Tengo el privilegio de conocer a Gil desde hace más de cuatro décadas. A lo largo de tantos años hemos tenido la oportunidad de compartir ideales y principios así como los éxitos y sinsabores que nos trajo el destino, de escribir y dar clases juntos, y de trabajar en los mismos proyectos e instituciones.

 

Es por ello que ahora que sus enemigos se ceban inventándole calumnias en un vano intento por enlodar una carrera profesional impecable, tomo la pluma no para defender al amigo, que se pinta solo para hacerlo, sino para denunciar los embustes e indagar sus causas.

 

Los ataques que hoy le enderezan al ex-secretario de Hacienda se deben a que aceptó la distinción que le hizo Hong Kong Shangai Bank Corporation (HSBC) para integrarse como miembro de su consejo de administración en la ciudad de Londres.

 

Se le acusa de violar la Ley de Responsabilidades que ordena la prohibición para que nuestros funcionarios públicos acepten empleo de una entidad que hayan tenido bajo su supervisión, lo que no es el caso porque Hacienda carece de facultades para regular a una institución financiera extranjera.

 

Al margen de una argumentación jurídica que avala sin ninguna ambigüedad que no hay conflicto para que Gil se integre al Consejo citado, hay que discutir las implicaciones éticas de la decisión y si desde Hacienda favoreció la compra del Grupo Financiero Bital por parte del banco inglés impropiamente.

 

La documentación sobre la adquisición de la mayoría accionaria que realizó HSBC de Bital a partir de noviembre de 2002 hasta su plena integración en enero de 2004, está disponible para quien quiera consultarla y en ningún momento revela la más mínima actuación indebida del secretario de Hacienda.

 

¿Quiénes son los atacantes de Gil Díaz y cuáles son sus motivaciones? Están, como era previsible, sus adversarios ideológicos como los perredistas, enemigos endémicos de la economía de mercado, escuela de pensamiento que ha tenido en Gil a uno de sus más acreditados campeones en México.

 

Llama la atención, empero, la ferocidad con la que Reforma ha patrocinado las calumnias contra el ex-secretario. Uno de sus dueños, el parricida fallido Alejandro Junco tras el seudónimo de Manuel J. Jáuregui, acusa a Gil Díaz de mentiroso, de ser “ejemplo de conducta indebida” y de “pago de favores.”

 

Como reza el dicho popular, el león cree que todos son de su condición. Junco, que en complicidad con sus hermanos desposeyó a su padre de las acciones de la empresa que hoy preside, es incapaz de comprender que el comportamiento de Gil Díaz ha sido siempre y continúa siendo intachable.

 

El ex-secretario declinó la invitación de la universidad de Stanford, que es uno de los cargos en su contra, porque el estipendio que le ofrecieron no alcanzaba para cubrir los elevados gastos médicos que requiere el delicado estado de salud de su esposa.

 

Gil Díaz aceptó la invitación de la Universidad de California en Los Angeles (UCLA) para integrarse a su facultad, a partir del siguiente ciclo escolar en otoño próximo, lo que, por cierto, es perfectamente compatible con su desempeño como miembro del Consejo de HSBC.

 

Gente de la calidad moral acreditada por Junco y sus secuaces, no concibe que alguien como Francisco Gil, que ha tenido un largo y exitoso desempeño en el sector público mexicano culminando en la secretaría de Hacienda, tenga que trabajar para vivir al término de sus encomiendas.

 

¿Los motivos del Reforma? Hay varias hipótesis pero quizá la más firme sea que el ex-secretario se opuso sistemáticamente a los deseos de algunos patrocinadores de Junco de recibir subsidios y no pagar impuestos. Mañana iniciaré una serie de artículos para analizar los logros de Gil en Hacienda.

• FGD

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus