MIÉRCOLES, 24 DE ENERO DE 2007
Perfectos idiotas de Latinoamérica, ¡uníos!

¿Considera usted que, en caso de logar su registro, “México Libre” es una alternativa viable para tener una oposición fuerte?
No
No sé



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• El misterio chileno

Arturo Damm
• Capitalismo de compadres (II)

Asael Polo Hernández
• ¿Liquidar o estabilizar?

Arturo Damm
• Capitalismo de compadres (I)

Ricardo Valenzuela
• Mexicanos, ustedes no merecen ser libres

Arturo Damm
• Capitalismos

Isaac Katz
• Viejos pobres (I)


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Fernando Amerlinck







“Hoy retoma su inmarcesible validez el sabroso panfleto idiotológico sobre las más inveteradas prácticas de nuestro subcontinental ser. El Manual es dolorosamente presente, hoy más que cuando fue escrito.”


El Manual del Perfecto Idiota Latinoamericano (Mendoza, Montaner, Vargas Llosa) es tan ilimitado como los anchísimos dominios de la idiotez. Y si la humana es inconmensurable, la latinoamericana es de dimensiones galácticas.

 

Hoy retoma su perenne, eterna, inmortal, imperecedera, perdurable, perpetua, impertérrita, pertinaz, inagotable, absoluta, inextinguible, permanente, sempiterna, añosa, centenaria, imborrable, infinita y por demás inmarcesible validez, el sabroso panfleto idiotológico sobre las más inveteradas prácticas de nuestro subcontinental ser. El Manual es dolorosamente presente, hoy más que cuando fue escrito (1996).

 

Habla Hugo Chávez y las galerías se transfiguran en mudo o locuaz aturdimiento. Se le alían los más señeros gérmenes de nuestra idoticracia; nuevos y eminentes portentos de la oligofrenia voluntaria toman el poder ante aplaudientes, extasiadas masas. El latinoamericano es una especie de sadomasoquista al que lo sado le queda como aspiración vital, pues se conforma con lo masoquista. El sádico frustrado admira a quienes quisiera emular; añora que satisfagan su ego con 25 miligramos de poder (una charola, un uniforme de policía, un título nobiliario de “licenciado”, una ventanilla para atacar al ciudadano). Y es que en Latinoamérica, se siente el verdadero Poder cuando la P se cambia por una J.

 

Mas los poderosos –¡oh dolor!— son pocos. Hace falta una mayoría de idiotas masoquistas para sentir al poderoso en turno (que si a eso llega, no es tan idiota): lo encumbran votos, marchas, aclamaciones y pregones por la redención. El votante se pone, solito, un yugo de buey sobre la cerviz para arar en ajeno y cosechar lo que otro, menos idiota, le roba. Y aunque se reviente el barzón y vengan devaluaciones y latrocinios, mantiene a la yunta andando.

 

Acá se agota la democracia en homenajes y asambleas para legitimar la voz de los demagogos, los filantrópicos ogros, y el poder benévolo de los dictadores. En otros continentes la democracia derriba déspotas, pero en pocos lugares como acá la gente busca voluntariamente a un sátrapa (incluso tras derrocarlo) y le regala otra oportunidad de ser atacado, agraviado, violado y robado. Acá votan a un Chávez, un Ortega, un Evo, un Palacio, un Kirchner, un Castro, un Alán García, un Bucaram, un Getulio Vargas, un Velasco, un Carlos Andrés Pérez, un Papá (Doc, Lázaro), un Perón y una Perón, un López Obrador. La cosecha de tiranos nunca se acaba.

 

¿Nunca? Acaso sí. Según el padre de un coautor del Manual, Mario Vargas Llosa, “hoy los países pueden elegir ser prósperos”. Y según otro coautor, Carlos Montaner (Las raíces torcidas de América Latina, 2001), incluso “la región más pobre, inestable y atrasada de Occidente” puede salir del laberinto: “examínense de cerca las ideas y las propuestas de nuestro tiempo que han servido para rescatar a ciertos pueblos de la miseria o para consolidar la prosperidad de los que ya eran notablemente poderosos”. Habla de Japón, Singapur, Corea del Sur, España. En otras palabras, imitemos resultados macizos, no teorías fallidas.

 

Aquellos pueblos no salieron de su miseria proclamando el socialismo, ni expropiando la propiedad ajena, ni nacionalizando empresas, ni denunciando al imperialismo, ni ondeando estandartes con la efigie de Lenin y Stalin, ni blandiendo hoces y martillos, ni atacando al modelo “neoliberal”, ni lloriqueando con que “los agraviados somos nosotros”, ni defendiendo conquistas irrenunciables, ni profiriendo leperadas contra quien no piensa como ellos o llamando traidor a quien pretenda una autocrítica.

 

Eso allá. Acá somos diferentes. Como Latinoamérica no hay dos.

• Populismo

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus