JUEVES, 25 DE ENERO DE 2007
Maíz, ¿subsidios o apertura?

¿Usted cree que con la muerte de F. Castro, Cuba por fin abrazará la libertad y la democracia?
Sí, pronto
Sí, pero todavía llevará tiempo
No



“Si admiras asesinos no eres defensor de la vida. Si admiras dictadores no defiendes la libertad. Si admiras ladrones no respetas la propiedad.”
Gloria Álvarez

Luis Pazos









“Queda claro que el camino más rápido para detener el aumento de precios en México es abrir las importaciones. Es decir, adelantar la apertura del maíz en el TLC.”


La otrora famosa CONASUPO, fuente de subsidios y corrupción durante los gobiernos del siglo pasado, ofrecía a los pequeños productores un "precio de garantía" superior al del mercado por tonelada de maíz. Después lo vendía por abajo del precio de mercado a los tortilleros para que ofrecieran tortillas baratas al público. La diferencia se cubría con dinero de los impuestos que indirectamente lo pagaban muchos de los mismos pobres que creían consumir tortillas baratas.

  

Esos subsidios crearon mafias bien organizadas que compraban maíz a los pequeños productores y lo vendían a CONASUPO al precio de garantía con la camiseta de productores pobres. Después lo recompraban con la camiseta de “nixtamaleros” o molineros a precios subsidiados a la misma CONASUPO. Ese mismo maíz lo volvían a vender nuevamente a CONASUPO y volvían a ganar la diferencia. A ese tipo de "negocio" le llamaban el "carrusel", pues al mismo maíz le daban varias vueltas en la CONASUPO. En ninguna parte del mundo los subsidios han disminuido la pobreza, sólo sirven como política coyuntural de emergencia, en el mejor de los casos y a costa de generar ineficiencias y corrupción.

 

A raíz de que en el 2008 se liberarán las importaciones de maíz, según lo convenido en el Tratado de Libre Comercio con EUA y Canadá, varios grupos políticos sostenían, por lo menos hasta el año pasado, que la libre importación de maíz empobrecería todavía más a los pequeños productores, ya que se vendía más barato en EUA que en México. Ahora que hay escasez y encarecimiento del maíz a nivel mundial, queda claro que el camino más rápido para detener el aumento de precios en México es abrir las importaciones. Es decir, adelantar la apertura de ese producto en el TLC.

 

Ojalá los legisladores, políticos y grupos que en realidad buscan un precio bajo del maíz, hagan a un lado la demagogia y las medidas populistas que ya fracasaron el siglo pasado y ayuden a crear las condiciones para lograr una mayor competencia y eficiencia en la producción y comercialización del maíz en México.

• Tortilla

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus