LUNES, 29 DE ENERO DE 2007
Calentamiento global

¿Usted considera un triunfo para México el acuerdo al que llegó con Estados Unidos para evitar la imposición de aranceles?
No
No sé



“Incluso si la ausencia de gobierno realmente significara anarquía en un sentido negativo y desordenado, que está lejos de ser el caso, incluso entonces, ningún trastorno anárquico podría ser peor que la posición a la que el gobierno ha dirigido a la humanidad.”
Leon Tolstoy

Manuel Suárez Mier







“El principal error en el que incurren Gore y sus seguidores, es sugerir que la humanidad enfrenta un imperativo moral para actuar ante los cambios climáticos porque no hacerlo acarrearía problemas mayúsculos. Esta posición ignora la definición más fundamental de lo que es la economía.”


Varios estimables lectores cuestionaron mi artículo del viernes pasado Aire Caliente en Davos y, en particular, la impresión que les dejó que yo negaba la evidencia que el calentamiento global existe y que se debe al abuso de fuentes energéticas que contaminan el ambiente.

 

Ello me da la oportunidad de aclarar varios aspectos del problema que quizá no enfaticé apropiadamente. Primero, es un hecho incuestionable que hay una tendencia al calentamiento de la tierra, lo que en ningún momento puse en duda, aunque quizá no lo hice suficientemente explícito.

 

Lo que está en entredicho, gracias al trabajo de ecologistas escépticos como Bjørn Lomborg, es la validez científica de las conclusiones catastróficas que extraen del calentamiento global expertos “light” como Al Gore en su documental Una Verdad Incómoda y, sobre todo, los remedios que patrocina.

 

Esta película, de enorme éxito entre los públicos políticamente correctos, muestra escenas terribles del desastroso desenlace que sufrirá el planeta de no adoptarse de inmediato medidas radicales para reducir la emisión de gases dañinos.

 

El principal error en el que incurren Gore y sus seguidores, es sugerir que la humanidad enfrenta un imperativo moral para actuar ante los cambios climáticos porque no hacerlo acarrearía problemas mayúsculos. Esta posición ignora la definición más fundamental de lo que es la economía.

 

La humanidad tiene recursos escasos y enfrenta infinidad de problemas. Conocemos muchos retos de índole global que serían superables con relativa facilidad y bajo costo. Enfermedades evitables como diarrea, malaria y SIDA, que siegan 15 millones de vidas al año.

 

La desnutrición que aflige a la mitad de la población mundial, mil millones de gentes que no tienen acceso a agua potable y 800 millones que carecen de educación básica. Frente a tales retos, ¿por qué pretender que atajar el cambio climático debe ser la prioridad? Los argumentos de Gore son endebles.

 

Su documental muestra que muchos glaciares se han derretido en el último medio siglo pero omite decir que ello empezó a ocurrir, conforme a los datos que aporta Lomborg, desde el inicio de las guerras napoleónicas a principios del siglo XIX, mucho antes de las primeras emisiones de dióxido de carbono.

 

De igual manera presenta el 2% de la Antártida que sufre de calentamiento intenso mientras que ignora el 98% restante que se ha venido enfriando en los últimos 35 años, y que su masa de nieve crecerá durante este siglo al igual que el volumen de los glaciares del hemisferio sur, a diferencia del Ártico.

 

El documental muestra el devastador daño que sufrirán las ciudades costeras al subir el nivel de los océanos 7 metros cuando los expertos de la ONU predicen un incremento de 30 cm., igual al del siglo pasado, que en el peor de los casos podría ser de 60 cm.

 

En forma similar, la película muestra engañosamente que el calentamiento global implicará muertes al tiempo que ignora el mayor número de víctimas letales del frío que se evitarán, que en el caso del Reino Unido se ha documentado en una proporción de uno a diez entre ahora y el año 2050.

 

Las pérdidas financieras a consecuencia de circunstancias atribuibles al clima se han incrementado en forma indudable en el último medio siglo, pero ello no puede atribuirse al calentamiento global sino a que un mayor número de pobladores habita hoy en zonas peligrosas.

 

Lomborg señala que si se compara el impacto de todos los huracanes registrados en Estados Unidos con la distribución demográfica de hoy, uno ocurrido en 1926 hubiera causado daños mucho mayores que Katrina. De hecho, cuando se ajusta el cálculo para incorporar los aumentos de población y riqueza, las pérdidas por inundaciones han venido descendiendo.

 

Esta discusión la concluiré mañana.

 

• Calentamiento global

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus