VIERNES, 2 DE FEBRERO DE 2007
Del precio justo

¿Usted cree que la economía mexicana entrará en recesión en los próximos meses?
No
No sé



“Incluso si la ausencia de gobierno realmente significara anarquía en un sentido negativo y desordenado, que está lejos de ser el caso, incluso entonces, ningún trastorno anárquico podría ser peor que la posición a la que el gobierno ha dirigido a la humanidad.”
Leon Tolstoy

Arturo Damm







“A quienes se llenan la boca señalando que los precios alcanzados por la tortilla son injustos, yo les pregunto, ¿el derecho de quién se ha violado, única razón que nos permite hablar de injusticia?”


El aumento en el precio de la tortilla ha puesto sobre la mesa, una vez más, el tema del precio justo, y la pregunta inevitable: ¿cuál es el precio justo? Para responder hay que tener en cuenta que el calificativo justo no debe usarse para adjetivar el sustantivo precio, lo cual quiere decir que resulta incorrecto preguntarse por el precio justo. Entonces, ¿por qué debemos preguntar? Por el precio correcto, que es el que permite que los mercados tiendan al equilibrio, es decir, que se solucione cualquier problema de escasez o sobreproducción o, dicho con otras palabras, que se racione el mercado.

 

¿Cuál es el precio correcto? El que se fija libremente entre oferentes y demandantes, ubicándose en algún punto de la banda de fluctuación del precio, cuyo límite inferior está determinado por el costo de producción de la mercancía, y cuyo margen superior se fija por la proporción de su ingreso que los consumidores están dispuestos a gastar en la misma. Solamente por analogía puede calificarse a ese precio como justo, tema éste, el del precio justo, que se viene discutiendo desde las épocas de los filósofos griegos, sin olvidar a los escolásticos y, muy importante, a los filósofos, teólogos y jurisconsultos de la Universidad de Salamanca, sin olvidar la Complutense y la de Alcalá de Henares, de los siglos XVI y XVII, los primeros verdaderos economistas de la historia (con perdón de Ricardo Cantillon y Adam Smith, siglo XVIII, generalmente reconocidos como tales), quienes opinaban, correctamente, que no existe ninguna regla objetiva que permita determinar el precio justo.

 

Consideremos, para empezar, lo siguiente. La justicia consiste, según la clásica definición del jurista romano Ulpiano, siglos II y III de la era cristiana, en la constante y perenne voluntad de darle a cada quien lo suyo, siendo lo suyo de cada quien el derecho de cada cual. Así las cosas, la justicia consiste en respetar el derecho ajeno, y se aplica, ¡obviamente!, a las acciones humanas, y solamente a ellas: la acción de robar es injusta porque viola el derecho de propiedad, convirtiendo en injusto al ladrón. Si aceptamos que la justicia tiene que ver solamente con la acción humana, ¿cómo hablar entonces del precio justo, siendo que el precio es una razón de cambio –tanto de esto por tanto de aquello -, y no una acción humana?

 

Meditemos, para terminar, esto otro. ¿El derecho de quién se viola si el precio de una determinada mercancía es éste o aquel? Porque una cosa es que un determinado precio sea elevado respecto al ingreso del consumidor, o bajo con relación al costo de producción del oferente, y otra muy distinta que ese precio viole el derecho de algún agente económico, único motivo por el cual se le podría calificar de injusto.

 

Una vez determinado el precio entre oferentes y demandantes, mismo que se determina para llevar a cabo un intercambio, entra en juego la justicia, que obliga al vendedor a entregarle al comprador, en tiempo y forma, la mercancía convenida, y que de la misma manera obliga al demandante a pagarle al oferente, también en tiempo y forma, la cantidad de dinero pactada. Si alguna de las partes involucrada en el intercambio no cumple, es decir, no realiza la acción humana como debe realizarla, comete una injusticia que debe reparar, y por la cual debe ser castigado.

 

A quienes se llenan la boca señalando que los precios alcanzados por la tortilla son injustos, yo les pregunto, ¿el derecho de quién se ha violado, única razón que nos permite hablar de injusticia?

• Tortilla

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus