LUNES, 5 DE MARZO DE 2007
Alianza de Álamos XIV

¿Usted cree que es buen momento para realizar inversiones en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Arturo Damm
• Empresarios

Manuel Suárez Mier
• Propaganda, censura y autocracia

Arturo Damm
• Progreso social, ¿hacia dónde?

Luis Pazos
• Pemex: ideologías contra aritmética

Arturo Damm
• Afirmaciones falaces

Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos Socialistas (II)


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

Manuel Suárez Mier







“En esta ocasión se puso un especial énfasis en el análisis del populismo y cómo es que un enfoque obsoleto, que ha probado reiteradamente que destruye la economía de los países y condena a sus pobladores al atraso y a la pobreza, se enseñorea de nueva cuenta en América Latina.”


Asistí como todos los años desde hace casi tres lustros, a la conferencia de la Alianza de Álamos (AA) que se reúne para estudiar los fenómenos económicos y políticos que se anteponen al crecimiento de las economías latinoamericanas y al mejoramiento de las condiciones de vida en la región.

 

En esta ocasión se puso un especial énfasis en el análisis del populismo y cómo es que un enfoque obsoleto, que ha probado reiteradamente que destruye la economía de los países y condena a sus pobladores al atraso y a la pobreza, se enseñorea de nueva cuenta en América Latina.

 

El tema original que me había asignado mi mentor, maestro y amigo Arnold Harberger, director académico de AA, versaba sobre el futuro del populismo en México, tema que me parece de la mayor relevancia después del asalto por el poder que montaron los peligrosos populistas del PRD el año pasado.

 

Al final de cuentas, hubo que hacer ajustes al programa por la ausencia inesperada de algunos ponentes y terminé preparando un texto sobre las perspectivas de reforma estructural que tanta falta le hacen a México para retomar la senda del desarrollo económico.

 

El título que le dieron los organizadores al tema, me pareció especialmente apropiado dadas las circunstancias de nuestro país: ¿Se marchitará México en el 2007 y hacia el futuro?  

 

Yo entendí la encomienda de desarrollar este tema no como un recuento de las reformas estructurales que hay que hacer en México para aumentar nuestra competitividad frente al resto del mundo, sobre todo ante los países que, como China e India, están haciendo bien las cosas.

 

En la conferencia de AA todo mundo sabe cuáles son las reformas necesarias y cómo deben plantearse. Por ello, me pareció más útil hacer algunas reflexiones sobre el estado que guarda la situación política del país y si resulta propicia para poder avanzar en el camino reformista que se requiere.

 

La primera consideración que me pareció pertinente hacer al respecto fue un breve análisis de por qué no fue posible en los últimos doce años continuar con las reformas económicas e institucionales indispensables para complementar la inserción del país en la economía internacional iniciada en 1985 y que culminó con los tratados de libre comercio con nuestros principales socios económicos.

 

Las causas fueron diversas. En primer término, la crisis financiera provocada por la impericia y necedad de Ernesto Zedillo, canceló cualquier posibilidad de reforma al inicio de ese sexenio. El electorado castigó a su gobierno en las elecciones de 1997 y el PRI perdió la mayoría en el Congreso.

 

Ello sumado a la pequeñez de miras en aquel momento de los legisladores del PAN, significó que tampoco fue posible conseguir el apoyo político para las necesarias reformas hasta el final de ese sexenio. El resultado fue que la productividad de los trabajadores mexicanos dejó de crecer.

 

Mañana seguiré con este recuento.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus