LUNES, 5 DE MARZO DE 2007
Bernanke vs Greenspan

¿Usted considera que las acciones del actual gobierno concuerdan con sus propuestas de política industrial?
No
No sé



El punto sobre la i
“El dinero en efectivo es una garantía de libertad individual, por su eficiencia, versatilidad, irrastreabilidad y anonimato.”
Víctor H. Becerra


Más artículos...
Víctor Hugo Becerra
• México: Dictadura Legal

Arturo Damm
• Lo bueno

Manuel Suárez Mier
• Más del culto a la personalidad

Arturo Damm
• El mínimo crecimiento

Luis Pazos
• Aborto, ¿derecho o delito?

Arturo Damm
• Consumo, a la baja

Ricardo Valenzuela
• El recinto de las Malas Ideas


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Godofredo Rivera







“Sabemos que las bolsas de valores a veces aprovechan cualquier declaración de algún funcionario del gobierno y/o banco central, para ajustarse a la baja y eso es sano. Tal vez es lo que ocurrió ahora. Sin embargo, en el futuro cercano, la no corrección del déficit fiscal norteamericano, sí puede originar serios problemas en la economía mundial.”


Las recientes declaraciones encontradas del exgobernador del Banco Central norteamericano (La Reserva Federal-FED, por sus siglas en inglés), Alan Greenspan y su sucesor, Ben Bernanke, coadyuvaron-sobre todo por la declaración del primero- la semana pasada a que los mercados financieros se ajustaran a la baja más rápidamente de lo que habían previsto los analistas. Si bien la caída mundial de las bolsas de valores se originó principalmente por la intención del gobierno chino de “ordenar” la entrada de nuevos inversionistas al mercado de capitales (el Shangai Stock Exchange), días posteriores prosiguieron las pérdidas bursátiles (aunque en menor medida), lo que originó que Greenspan rectificara y dijera que en EU era posible una recesión, más no probable (cualquier identificación con las declaraciones de algún político mexicano es mera coincidencia). Bernanke, por su parte, no coincidió con Greenspan, y trató de calmar a los inversionistas opinando que si bien había señales de desaceleración de la economía norteamericana, no se anticipaba de ningún modo una recesión. En todo caso una “desaceleración suave”, manifestó Bernanke.

 

En esta “guerra” de declaraciones entre el actual gobernador de la FED y su antecesor, sería útil recordar el pasado, cuando Greenspan era gobernador de la FED y Bernanke uno de los vicegobernadores.

 

En aquel entonces, Bernanke expresó una opinión muy cuestionable acerca de las causas del déficit norteamericano. Se dedicó más a justificar la situación de los desequilibrios de la economía norteamericana (el fiscal y el de cuenta corriente) que a realizar un diagnóstico serio y de preocupación sobre el estado de las finanzas públicas. En palabras de aquel entonces, Bernanke expresó que la situación presupuestal y comercial de los Estados Unidos era resultado de que a diferencia de los años ochentas, la mayoría de los países emergentes contaba con más liquidez para invertir en mercados desarrollados y por tanto, en la búsqueda por diversificar sus activos, habían estado más dispuestos a prestarle dinero a Estados Unidos. Sí, eso es parcialmente cierto, pero pierde de vista el efecto que un déficit fiscal tiene sobre el ciclo económico estadounidense (y sobre el mundo, pues es un déficit causado en la economía más fuerte del planeta). O sea, para Bernanke los Estados Unidos no tenían la culpa de los desequilibrios de la economía norteamericana, sino que más bien estos habían sido producto de las circunstancias financieras favorables de los países emergentes. Sorprendente conclusión la de Bernanke. Como si el actual déficit fiscal y la política monetaria laxa que inundó al mundo de liquidez no se hubieran originado (“made in”) en EU. Desconocemos si hoy día aún piensa esto Bernanke (muy probablemente sí, pues Bernanke no se ha caracterizado en su gestión al frente de la FED, por llamar la atención de Bush y el Congreso sobre la necesidad de corregir el déficit fiscal), pero si es así qué preocupante.

 

Por el contrario, Greenspan siempre insistió en que un déficit de finanzas públicas sólo hacía que los ciclos económicos se ahondarán tanto en la época de “boom”, como en la etapa recesiva del ciclo. Greenspan siempre llamó al gobierno a corregir el déficit, por sus efectos nocivos sobre el crecimiento económico. Sí, Greenspan sabía que la liquidez mundial se debía en buena medida a la inundación causada por los dólares norteamericanos en los mercados internacionales.

 

La realidad es que los desequilibrios de la economía norteamericana son ya muy preocupantes, sobre todo en un contexto donde el congreso norteamericano se ha comportado como un Congreso latinoamericano populista y usualmente se opone a recortar los gastos del gobierno (sobre todo los relacionados con el gasto en salud). Lo anterior se puede agravar, pues el Congreso norteamericano no ha hecho nada por reformar al quebrado sistema de seguridad social.

                                   

El actual déficit fiscal de EU significa que el resto del mundo registró un superávit de la misma magnitud, que se ha traducido en un crecimiento constante de las exportaciones de los países que le venden a la unión americana. Esto significa también que los países que le venden a EU se han llenado los bolsillos de dólares producto de sus crecientes ventas a los estadounidenses. El precio de las monedas está sujeto a los mismos principios de los demás bienes y servicios de la economía, y a una mayor cantidad ofrecida corresponde un menor precio. Esta es la razón por la cuál en los últimos años el dólar se ha venido devaluando frente al resto de las monedas del mundo.

 

Los países que reciben estos dólares (producto de las compras de EU) tienen la opción de permitir que su propia moneda se revalúe frente al dólar (como le ha sucedido a la Comunidad Europea) lo cual “merma” la competitividad de sus exportaciones, ó bien pueden optar por seguir la estrategia de evitar ésta revaluación y acumular los dólares adicionales, como lo hacen China y otros países asiáticos. Estos países regresan estos recursos a Estados Unidos cuando adquieren bonos del tesoro y otros instrumentos financieros, con lo cual se mantiene el flujo circular del dinero. Un problema grave sería que los países decidieran dejar de regresar estos recursos a EU. De hecho, ya algunos bancos centrales asiáticos han dejado de adquirir títulos del tesoro americano. Sin embargo, por fortuna para el sistema financiero mundial, esto aún no se ha convertido en una corrida generalizada (evitada en buena medida por las alzas recientes de las tasas de interés en EU). La gran pregunta es hasta cuando seguirá el mundo sosteniendo el actual desequilibrio externo de los Estados Unidos. Mientras el resto del mundo quiera guardar sus ahorros y patrimonio en dólares, ésta situación puede seguir de manera permanente. Sin embargo, la crisis se puede iniciar cuando una buena parte de los bancos centrales se nieguen a mantener sus reservas en dólares y las empiecen a sustituir por otras divisas. Esto evitaría que las tasas de EU puedan bajar adecuándose al ciclo económico, lo que complica la expansión de la economía. Este es el escenario menos probable, pero mientras persista el desequilibrio fiscal, está latente.

 

Sabemos que las bolsas de valores a veces aprovechan cualquier declaración de algún funcionario del gobierno y/o banco central, para ajustarse a la baja (hay claros indicios de múltiplos elevados, los que implica acciones sobrevaluadas) y eso es sano. Tal vez es lo que ocurrió ahora. Sin embargo, en el futuro cercano, la no corrección del déficit fiscal norteamericano, sí puede originar serios problemas en la economía mundial.

 

Nos gustaría ver a un Bernanke más firme en sus llamadas de atención sobre el desequilibrio fiscal, que a un Gobernador enmendándole la plana a su sucesor con declaraciones efímeras.

 

Comentario al margen

 

Ojalá que la acertada decisión del Presidente Calderón de volver a dar en concesión las carreteras a inversionistas privados, tenga candados que eviten “otro rescate carretero”.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus