JUEVES, 8 DE MARZO DE 2007
El reto de Beatriz Paredes en el PRI

El PIB en todo 2019 se contrajo -0.1%. Dado que la política económica de este gobierno no cambiará, ¿cuál es su pronóstico para 2020?
<0%
Entre 0% y 1%
>1%



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Luis Pazos
• Escasez de medicinas en hospitales públicos

Arturo Damm
• El PIB: monto y composición

Ricardo Valenzuela
• El nuevo bufón de América Latina

Arturo Damm
• PIB, cifra definitiva

Isaac Katz
• Viejos pobres (II)

Arturo Damm
• Antineoliberalismo, ¿la solución?

Víctor Hugo Becerra
• No es feminicidio, es falta de Estado de Derecho


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Luis Pazos







“El PRI, al igual que el PRD, le apostó al fracaso económico y a la crisis para volver al gobierno federal en medio del descontento. Esa actitud negativa fue un factor definitivo para reducir la simpatía de los electores por dicho partido.”


En las pasadas elecciones presidenciales el PRI obtuvo un lejano tercer lugar. Una de las causas de ese fracaso fue que el candidato priísta basó gran parte de su discurso en la descalificación y el ataque al gobierno panista.

 

El grupo de priístas que en ese entonces dominaba dicho partido parecía que no habían aceptado la pérdida del poder. Los discursos de su candidato daban la impresión de estar guiados por un afán de venganza, no por el de compartir un proyecto de soluciones a los problemas de México. Así captó la mayoría del electorado las actuaciones del PRI; por ello obtuvieron pésimos resultados en las elecciones pasadas.

 

Aunque el tono de los priístas no fue tan agresivo como el de los ex priístas agrupados en el PRD, en el fondo su discurso no fue diferente: la descalificación metódica a los gobiernos panistas y la oposición a reformas estructurales que permitieran crear un entorno de mayor crecimiento y generación de empleos, que según ellos beneficiaría al PAN. El PRI, al igual que el PRD, le apostó al fracaso económico y a la crisis para volver al gobierno federal en medio del descontento. Esa actitud negativa fue un factor definitivo para reducir la simpatía de los electores por dicho partido.

 

A pesar de ser clara esa experiencia, todavía hay priístas que no la captan y se resisten a cambiar de estrategia. En el caso del aumento del precio de la tortilla, en algunos promocionales de radio presentan al actual gobierno panista no sólo como responsable de ese aumento, sino como quien lo instrumentó a propósito para perjudicar a los pobres. La mayoría de quienes escuchan esos mensajes confirman que en el PRI no hay ideas nuevas y continúan con la descalificación como principal oferta electoral.

 

Beatriz Paredes es una mujer inteligente. Durante su paso por el Congreso logró acuerdos con el gobierno panista para sacar tres presupuestos que dieron calma a la sociedad y le sumaron votos a su partido en las elecciones de diputados federales en el 2003. Ahora su reto es lograr una nueva estrategia que cambie la percepción de los votantes, de un PRI revanchista negativo a la de un partido con propuestas positivas y dispuesto al diálogo por el bien del país.

• PRI

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus