VIERNES, 9 DE MARZO DE 2007
Mediocridad legislativa

¿Usted considera que la política debe estar por encima de la economía?
Sí, la política debe estar por encima de la economía
No, la economía debe estar por encima de la política
No, la economía debe estar al margen de la política
No sé



El punto sobre la i
“Trato de tomar los mejores elementos de la justicia social y de la libertad económica. Lo que exploro es la posibilidad de una tercera constelación, más alta que las otras dos, moralmente mejor. Libertad económica, sí; justicia social, sí.”
John Tomasi


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• ¿Responsabilidad social?

Arturo Damm
• IED, preocupante

Luis Pazos
• Más impuestos menos crecimiento ¡lógico!

Arturo Damm
• Desaceleración, más muestras

Ricardo Valenzuela
• ¿Quiénes controlan los gobiernos? (I)

Isaac Katz
• ¿Qué falló? (I)

Isaac Katz







“Tenemos a la mayoría de los 628 legisladores federales a quienes poco les importa el futuro del país. Tenemos a senadores y diputados que están más preocupados por mantener las prebendas y privilegios propias y de sus partidos que en hacer una verdadera aportación al bienestar de la población con leyes bien diseñadas.”


Por lo que hasta ahora han hecho, tal parece que esta Legislatura pasará a la historia como una de las más mediocres que hayamos tenido. Dicen nuestros poco ilustres senadores y diputados que sí están preocupados por el futuro del país y que sí “están dispuestos a lograr los consensos necesarios para sacar adelante las reformas que el país necesita”, frase que utilizan tantas veces por semana que ni para qué habría que hacerles caso, excepto si no fuese por la enorme cantidad de tonterías que legislan y que realmente son para preocupar.

 

Una ley aprobada por unanimidad en el Senado, en discusión ahora en la Cámara de Diputados que los obliga a trabajar por el “bien de México”, como si no hubiesen hecho ya un contrato con la sociedad mexicana al haber tomado posesión de su cargo para hacer efectivamente eso, trabajar. Una ley que protege a las mujeres en contra de la violencia pero que en muchas de sus partes no tiene ni pies ni cabeza y que resultan efectivamente ofensivas y denigrantes para las propias mujeres, además de ser violatoria del primer párrafo del artículo 4 de la Constitución que consagra la igualdad ante la ley de hombres y mujeres. Una reforma constitucional que obliga a todos los funcionarios públicos, federales, estatales y municipales, a garantizar el acceso a la información pública, con el pequeño detalle que se excluyen de tal obligación a los partidos políticos y al propio Congreso de la Unión, a pesar de que viven de nuestras contribuciones y es a nosotros, los mexicanos, a quienes les tienen que rendir cuentas por sus actos. Una reforma al Código Penal Federal que despenaliza la calumnia, la injuria y la difamación cometida por periodistas y les asigna únicamente una responsabilidad civil a tales actos. Sólo cuatro botones de muestra de la enorme cantidad de pésimas prácticas legislativas cometidas en tan poco tiempo, lo que genera pavor por los resultados que puedan salir cuando se pongan a legislar sobre temas tan cruciales para el futuro del país como son la reforma fiscal, la laboral, la del ISSSTE, la de energía, etcétera. Y a esto le podemos agregar la vileza de los senadores de la Comisión de Hacienda en el proceso de ratificación de Carlos Hurtado como subgobernador del Banco de México, habiendo utilizado en todo momento argumentos baratos y falaces para sustentar su negativa a tal nombramiento.

 

Tenemos a la mayoría de los 628 legisladores federales a quienes poco les importa el futuro del país. Tenemos a senadores y diputados que están más preocupados por mantener las prebendas y privilegios propias y de sus partidos que en hacer una verdadera aportación al bienestar de la población con leyes bien diseñadas. Y como es de esperarse que prevalezca esta dinámica legislativa a lo largo de los próximos años, muy poco debemos esperar los mexicanos de que en el Congreso de la Unión “se logren los consensos necesarios para sacar adelante las reformas que el país necesita”. Y seguiremos como hasta ahora, en la mediocridad.

• Reforma del Estado

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus