MARTES, 13 DE MARZO DE 2007
El populismo de Chávez

¿Ud. está de acuerdo en que el gobierno mexicano regale 100 millones de dólares a gobiernos centroamericanos para frenar la inmigración?
No
No sé



“Incluso si la ausencia de gobierno realmente significara anarquía en un sentido negativo y desordenado, que está lejos de ser el caso, incluso entonces, ningún trastorno anárquico podría ser peor que la posición a la que el gobierno ha dirigido a la humanidad.”
Leon Tolstoy

Manuel Suárez Mier







“Durante casi medio siglo Venezuela se ha manejado como una economía esencialmente estatizada. La proporción de la economía en manos del gobierno pasó del 30% a principio de los años cuarenta a 80% en 2003 y sigue creciendo a pasos agigantados con la decisión de Chávez de expropiar nuevos sectores.”


El populismo en Venezuela no es un fenómeno nuevo ni circunscrito a su más reciente y extrema manifestación con el pintoresco Hugo Chávez, sino que tiene raíces hondas, como lo expuso en la conferencia de Álamos XIV Arturo Brillembourg, excelente economista venezolano.

 

Durante casi medio siglo Venezuela se ha manejado como una economía esencialmente estatizada. La proporción de la economía en manos del gobierno pasó del 30% a principio de los años cuarenta a 80% en 2003 y sigue creciendo a pasos agigantados con la decisión de Chávez de expropiar nuevos sectores.

 

El resultado de esta tendencia ha sido una caída sistemática del ingreso por habitante frente a la cifra correspondiente en Estados Unidos. Venezuela pasó de estar arriba del 50% hace medio siglo para caer al 20%, al tiempo que ante su vecino Colombia, país que tenía un ingreso per-cápita del 40% del venezolano a mediados del siglo pasado, hoy ha subido al 90%.

 

La pregunta que se hace Brillembourg es si Chávez es sólo el peor de los malos gobiernos que ha tenido su país o si se trata de un fenómeno cualitativamente distinto. Para determinarlo, hace un análisis de las etapas como se está dando la llamada revolución socialista bolivariana:

 

1.      Reforma constitucional que prevé la reelección presidencial ilimitada, enmendando una ley fundamental que ya había sido completamente transformada por Chávez, y que ya dotaba a su presidencia de poderes muy amplios.

 

2.      Indoctrinación de la “filosofía política socialista-bolivariana” en las escuelas.

 

3.      Proceder a una nueva definición político-geográfica haciendo de las ciudades entidades federales.

 

4.      Reemplazo gradual de gobiernos locales con autoridades “comunitarias” que responden exclusiva y directamente a la Presidencia.

 

5.      Ley “Habilitante” que le concede el poder de gobernar por decreto al Presidente.

 

Esta toma y centralización del poder por Chávez se ve complementada por su total control del poder judicial y de las entidades públicas autónomas, como el banco central, la autoridad electoral, los medios de comunicación, y con la sistemática militarización de la vida política.

 

Aunque el intento fallido de golpe de Estado hace tres años le permitió a Chávez cribar a los mandos militares que no le eran afines, y su control sobre el ejército es hoy en día completo, ha ido creando estructuras paramilitares “bolivarianas” en paralelo con el consejo de asesores cubanos.

 

Desde su reelección por seis años más en diciembre pasado, Chávez ha ido radicalizando sus posiciones tanto en el ámbito de la confrontación internacional, hasta el momento retórica y diplomática, como con nuevas expropiaciones e invasiones de tierra y propiedades privadas.

 

A la pregunta de cómo terminaría la aventura de Chávez, la respuesta de Brillembourg fue que el fenómeno político venezolano lo concebía en términos similares al peronismo argentino, por lo que aún en el escenario de la desaparición de Chávez, pensaba que la enfermedad política que padece Venezuela no se desvanecería.

• Venezuela

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus