DOMINGO, 13 DE NOVIEMBRE DE 2005
Los cachorros latinoamericanos

¿Usted considera que las acciones del actual gobierno concuerdan con sus propuestas de política industrial?
No
No sé



El punto sobre la i
“El dinero en efectivo es una garantía de libertad individual, por su eficiencia, versatilidad, irrastreabilidad y anonimato.”
Víctor H. Becerra


Más artículos...
Víctor Hugo Becerra
• México: Dictadura Legal

Arturo Damm
• Lo bueno

Manuel Suárez Mier
• Más del culto a la personalidad

Arturo Damm
• El mínimo crecimiento

Luis Pazos
• Aborto, ¿derecho o delito?

Arturo Damm
• Consumo, a la baja

Ricardo Valenzuela
• El recinto de las Malas Ideas


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Godofredo Rivera







“México y Chile son hoy la envidia latinoamericana. El éxito ha estado basado en políticas responsables. Venezuela y Argentina son cachorros del desarrollo económico, cuyo negociazo es la pobreza.”


Se llevó a cabo la IV Cumbre de las Américas, celebrada en Mar de Plata, Argentina. Como siempre ocurre en las reuniones de este tipo, lo que predomina es la retórica latinoamericana anti-yankee con su aderezo marxista. En esta ocasión, el discurso fue secuestrado y dominado por los países sudamericanos encabezados por Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay. “Fue un resultado histórico que demostró la no pleitesía al imperio yankee”, recalcaron los mandatarios de esos países.

 

Ante tal acontecimiento, no queda otra que felicitar al Presidente Fox, que fue quién encabezó a los mandatarios que insistieron en el proyecto de convertir a todo el continente americano en una zona de libre comercio. Ante tal postura, le llovieron ataques y todo tipo de insultos al presidente, incluyendo los de varios miembros del Congreso mexicano, que por su ideología, están mas cerca de jefes de estado como Hugo Chávez de Venezuela, ó Néstor Kirchner de Argentina. Fox tocó fibras sensibles y nos ayudó a recordar lo arraigado que está en los pueblos latinoamericanos el discurso del “tercer mundo”, el discurso de los “no alineados”. Conceptos como “imperialismo financiero”, “centro-periferia”, “soberanía comercial”, resurgieron y nos recordaron qué tan impregnada sigue Latinoamérica del discurso marxista-estructuralista (por lo menos en Sudamérica y por supuesto Venezuela).

 

Para los numerosos periodistas bisoños que pululan en México, ésta fue una victoria de la “izquierda latinoamericana” sobre el discurso “neoliberal” de países como México y Chile. Nuevamente, la realidad supera al discurso izquierdista latinoamericano.

 

Para empezar, todas estas naciones nada tienen de “independientes” con respecto a EU. Tomemos, por ejemplo, el caso, de Venezuela, cuyo presidente fue de los mas agresivos contra el discurso foxista. Mientras el Presidente Chávez se la pasó diciendo que había que matar al Acuerdo de Libre Comercio de las Américas (ALCA) y condenar a EU por su injerencia imperialista en los asuntos latinoamericanos, de acuerdo al propio Instituto Nacional de Estadística del propio Venezuela, ese país tiene como principal socio comercial a los Estados Unidos. Pero no cualquier socio, sino uno que compra 1 de cada 2 dólares exportados por Venezuela (49.2%) y vende 1 de cada 3 dólares importados (31.9%) por dicho país. En este mismo sentido, otra paradoja del discurso chavista, es que a pesar de que el precio del petróleo sigue rompiendo récord al alza, también lo hacen los índices de pobreza en Venezuela. Hacia finales del 2004 la pobreza y la indigencia alcanzaban al 47 y a 16.6% de los hogares respectivamente, cifras que superan los mas álgidos momentos posteriores a la crisis argentina en 2001-2002, cuando las cifras de pobreza en este país alcanzaron niveles de pobreza de alrededor de 45.7% de la población. Para Hugo Chávez, Vicente Fox es un cachorro del imperialismo. La realidad demuestra que gracias a Chávez, Venezuela es un cachorro del desarrollo económico. Eso es peor. Si vemos a Argentina, el análisis es similar. Kirchner ya no recuerda que la dramática caída de la economía argentina se debió al desorden fiscal causado en su mayoría por los miembros populistas del partido peronista al que pertenece. Hoy la pobreza y el endeudamiento con respecto a EU están a la orden del día. Eso sí es perder soberanía.

 

Brasil por su parte ha tenido estabilidad gracias al respeto que ha tenido el presidente Lula por las “políticas macroeconómicas neoliberales”. Aún así, la pobreza, el endeudamiento externo y la desigualdad, así como la falta de arreglos institucionales que garanticen un pleno ejercicio de la libertad económica, siguen siendo la regla. La historia latinoamericana demuestra que los países más exitosos han sido resultado no de derechas ni de izquierdas, sino de políticas económicas ordenadas y responsables, donde el crecimiento se da sobre la base de la estabilidad de precios, la apertura comercial y las instituciones sólidas.

 

Así pues, hoy como en el pasado, siempre es más rentable políticamente culpar de los fracasos internos a EU que asumir que las causas del subdesarrollo latinoamericano obedecen en primer lugar, a una pobreza mental y, en segundo lugar, a la instrumentación de políticas económicas irresponsables donde el desequilibrio fiscal es la regla.

 

México y Chile son hoy la envidia latinoamericana. El éxito ha estado basado en políticas responsables. Ante el éxito económico relativo que han tenido estas economías, lo único que le queda a la izquierda latinoamericana es tacharlos de sumisos ante Washington. Irónicamente estas naciones son relativamente más independientes en materia económica que sus contrapartes latinoamericanas. Nuevamente, la realidad desmiente al discurso y cada vez más países, como Colombia y El Salvador se suman al equipo de países que tienen como eje de sus políticas a la apertura comercial y al equilibrio fiscal.

 

En materia comercial, el discurso es superado nuevamente. El MERCOSUR no es más que una simulación. Una simulación que sólo implica reparto de mercados a conveniencia y que para nada tiene que ver con la competencia sana que exige el libre comercio. No debe sorprendernos la reticencia de los líderes latinoamericanos a dejar el negocio en que se ha convertido dicho convenio (negocio de políticos y empresarios que saben que con este tratado protegen sus intereses de la competencia mundial).

 

Así las cosas, la realidad hace ver que los verdaderos cachorros del desarrollo económico son los países que aún no se sacuden de la ideología marxista-populista que dejó en la miseria a millones de seres humanos en el planeta. Pareciera que algunos líderes latinoamericanos no están enterados de la caída del muro de Berlín.

 

En fin, que probablemente esta fue la gira mas exitosa del presidente Fox.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus