MIÉRCOLES, 28 DE MARZO DE 2007
El rescate del ISSSTE

¿Usted cree que la economía mexicana crecerá este año 2% como asegura López Obrador?
No
No sé



“La banca central solo puede decidir entre uno de tres caminos posibles: a qué tasa contraer, a qué tasa expandir o dejar inalterada la base monetaria.”
Alberto Benegas Lynch (h)

Sergio Sarmiento







“Con la aprobación de la reforma al sistema de pensiones del ISSSTE se habrá puesto punto final así a un enorme fraude a la nación.”


La reforma de las pensiones del ISSSTE era absolutamente indispensable. El pasivo que este sistema generaba no sólo ha quebrado ya a la institución, que hoy sobrevive gracias a subsidios del gobierno, sino que amenazaba con destruir la misma posibilidad de funcionamiento del Estado mexicano. Un gobierno que debe dedicar todos sus recursos al pago de pensiones, como tarde o temprano inevitablemente ocurriría con el sistema todavía en vigor, no puede cumplir con ninguna de sus funciones.

 

Podrá uno objetar algún punto u otro de la reforma. Pero de lo que no hay duda es que se necesitaba eliminar un sistema que acumulaba pasivos de manera constante sin contar con un mecanismo que le permitiera financiarlos. Todavía falta que la reforma sea aprobada por el Senado, pero todo parece indicar que esto se logrará en los próximos días. Se habrá puesto punto final así a un enorme fraude a la nación.

 

¿Fraude? Por supuesto. No hay otra manera de describir el sistema de seguridad social que nació en nuestro país en los años cuarenta y que llevó a la creación de los seguros de jubilación del IMSS y del ISSSTE. No es que no hubiera sido correcto crear sistemas de protección social; el problema es crearlos sin una reserva que permita financiarlos de manera adecuada.

 

En un principio, los sistemas del IMSS y del ISSSTE se crearon con la idea de ofrecer protección a los trabajadores. Así se diseñaron y así se plantearon las cuotas que debían financiarlos. Con el paso del tiempo, sin embargo, se añadieron nuevos beneficiarios, como los cónyuges y los hijos de los trabajadores, así como nuevos servicios sin que los políticos se tomaran la molestia de modificar las reglas o las cuotas.

 

Por otra parte, las condiciones del país cambiaron. Cuando se crearon estas instituciones, el promedio de vida en nuestro país era apenas superior a los 60 años. No había mayor problema en prometer pensiones que durarían unos cuantos años después del retiro. Pero nadie se preocupó por ajustar las cuotas cuando el alargamiento de la vida hizo que esas promesas se volvieran mucho más generosas. Hoy es común en el sector público que un trabajador se retire a los 50 años, después de haber laborado durante 28 años, y viva hasta los 85. Esto significaba que estará pensionado más tiempo del que trabajó. Y el problema es que el sistema no estaba diseñado para eso.

 

El nuevo sistema de cuentas individualizadas, el cual se ha establecido ya para los derechohabientes del IMSS y que, de aprobarse la nueva ley en el Senado, se aplicará también a los servidores públicos, es muy polémico pero resulta el más adecuado en las circunstancias. Elimina, por una parte, la posibilidad del abuso hoy sistemático en el que unos trabajadores subsidian las pensiones de otros. Permite, además, que cada trabajador pueda convertirse en un vigilante de la honestidad de todo el sistema.

 

El problema de las Afores, que podría afectar también a la institución que se está creando para manejar las cuentas de los servidores públicos, el Pensionissste, es el cobro excesivo de comisiones y la falta de transparencia. Muchas veces el trabajador no se da cuenta de cuál es el costo total de su cuenta. Y esto es criminal, porque puede terminar despojándolo de buena parte de su dinero.

 

Si finalmente se promulga la reforma del ISSSTE, habremos por lo menos impedido el desplome total de esta institución. Pero eso no significa que haya terminado la tarea. Mucho es todavía lo que tenemos que hacer para que las pensiones del IMSS y del ISSSTE ofrezcan la mejor protección posible a los trabajadores cuando se retiran.

• Pensiones

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus