VIERNES, 30 DE MARZO DE 2007
¿Corrección inminente?

La decisión de López Obrador de liberar al hijo del "Chapo" Guzmán recién capturado fue...
Un acierto
Un error
No sé



El punto sobre la i
“Todo gobierno, por supuesto, va contra la Libertad.”
H.L. Menken


Más artículos...
Roberto Salinas
• Populismo en América Latina

Arturo Damm
• Narcotráfico (III)

Arturo Damm
• Narcotráfico (II)

Víctor Hugo Becerra
• México: Del Estado fallido al Estado vencido

Arturo Damm
• Narcotráfico (I)

Manuel Suárez Mier
• Estancamiento sincrónico

Arturo Damm
• Riqueza


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Manuel Suárez Mier







“Tanto Rhodes como yo estamos seguros que habrá una crisis en el futuro –aunque él la vaticina antes de un año-, pero no tenemos una idea precisa ni de dónde va a ocurrir, ni exactamente cuándo, ni qué características tendrá. Sólo sabemos que será distinta de crisis anteriores.”


Ayer publicó un artículo editorial en el Financial Times el banquero William Rhodes, anticipando que los mercados financieros ahora sí estaban por entrar a una fase de corrección de los precios exagerados a los que muchos activos han llegado, en buena medida por la excesiva liquidez mundial prevaleciente.

 

Rhodes es un veterano de muchas crisis financieras y jugó un papel central en las interminables negociaciones de la deuda externa de México y otros muchos países que caímos en la insolvencia a partir de 1982. Es por ello que su advertencia ahora parece digna de tomarse en cuenta.

 

Se trata, además, de un tema que traté recientemente cuestionando la versión de que los desequilibrios en los que se encuentran varias economías, sobre todo la de Estados Unidos, eran prolongables indefinidamente, y respecto al cual varios lectores me pidieron que hiciera más explícitos mi pronósticos.

 

Uno de los señalamientos de Rhodes es que el susto que se llevaron los mercados en días pasados por las pérdidas que generó el otorgamiento de créditos hipotecarios de “menor calidad” (subprime), deben tomarse como una advertencia de la corrección que él anticipa ocurrirá “en un año.”

 

La otra parte de su advertencia que vale la pena ponderar, es la referente a que el escenario en los mercados financieros es hoy totalmente distinto del que había hace diez años, cuando se inició la última gran crisis financiera global en Tailandia y se extendió con celeridad a casi todo el resto de Asia, a Rusia en 1998, y que culminó en EU con la quiebra del fondo de cobertura LTCM.

 

Desde entonces el número de intermediarios e instrumentos financieros se ha diversificado notablemente e incluye a muchos nuevos jugadores que no han enfrentado ninguna crisis, por lo que no se sabe a ciencia cierta cuál será el impacto del fin de la liquidez excesiva en su estabilidad y solvencia.

 

Algunos de los instrumentos en boga, como los respaldados por créditos de “menor calidad,” plantean peligros de dimensiones desconocidas pues se han vendido a intermediarios de toda índole, incluyendo fondos de pensiones, a precios que no siempre reflejan sus riesgos.

 

El otro problema es que las entidades públicas que regulan el ámbito financiero se encuentran bastante rezagadas en cuanto a su capacidad para intervenir oportuna y adecuadamente en los mercados con nuevos instrumentos de una complejidad pasmosa.

 

Además, los reguladores siguen siendo entidades nacionales sin autoridad para controlar más allá de sus fronteras, mientras que los nuevos intermediarios e instrumentos no tienen limitación alguna respecto a los países y las monedas en los que operan.

 

Todo lo anterior significa que tanto Rhodes como yo estamos seguros que habrá una crisis en el futuro –aunque él la vaticina antes de un año-, pero no tenemos una idea precisa ni de dónde va a ocurrir, ni exactamente cuándo, ni qué características tendrá. Sólo sabemos que será distinta de crisis anteriores.

• Liquidez global

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus