MIÉRCOLES, 11 DE ABRIL DE 2007
Agencias multilaterales

¿Usted considera que la política debe estar por encima de la economía?
Sí, la política debe estar por encima de la economía
No, la economía debe estar por encima de la política
No, la economía debe estar al margen de la política
No sé



El punto sobre la i
“Mercado significa libertad para producir y libertad para consumir. Atacarlo es atacar la autonomía de la voluntad.”
Antonio Escohotado


Más artículos...
Víctor Hugo Becerra
• Amando a tu verdugo

Arturo Damm
• ¿Opinan de más?

Santos Mercado
• El capitalismo lo inventaron las mujeres

Arturo Damm
• Tasa a la baja

Erika Donjuán y Miguel A. Cervantes
• Rigidez laboral en México (II)

Manuel Suárez Mier
• Populismo expulsa expertos

Manuel Suárez Mier







“Tanto el Fondo Monetario Internacional como el Banco Mundial confrontan la ingente necesidad de redefinir sus funciones en un mundo que es hoy radicalmente distinto al que existía en 1944, cuando ambas entidades fueron concebidas en Bretton Woods”


Como en todos los inicios de primavera, están por descender sobre Washington nutridas delegaciones de 180 países que participarán en la primera de las dos reuniones anuales del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco Mundial (BM).

 

A pesar que el fin de semana en el que se inician las dos asambleas primaverales es cuidadosamente elegido para que los delegados puedan admirar los cerezos en flor que engalanan la zona monumental de Washington, en esta ocasión insólitas nevadas han mermado el espléndido espectáculo.

 

Además, los delegados enfrentarán problemas más serios, pues tanto el FMI como el BM confrontan la ingente necesidad de redefinir sus funciones en un mundo que es hoy radicalmente distinto al que existía en 1944, cuando ambas entidades fueron concebidas en Bretton Woods.

 

La necesidad del cambio en sus respectivas misiones no es nueva y en años recientes ha dado lugar a innumerables grupos de análisis y comisiones que han hecho todas las recomendaciones posibles, desde liquidarlas hasta que se transformen en poderosos interventores financieros de países en problemas.

 

De hecho, la necesidad de redefinir su papel fue evidente desde que el sistema de paridades fijas de las monedas del mundo frente al dólar de Estados Unidos y la convertibilidad de éste respecto al oro, fueron abandonados en 1971 y sustituidos por un régimen de paridades flotantes más o menos libres.

 

Pero las consecuentes crisis financieras, que se dieron con mucha mayor frecuencia en el mundo post-1971, mantuvieron al FMI y al BM sumamente atareados apagando fuegos que amenazaban con poner en peligro al sistema financiero internacional entero, de no atenderse oportuna y cabalmente.

 

En efecto, mientras que en el lapso 1944-70 ocurrieron 35 crisis financieras, en el período 1971-2000 los pasajes críticos sumaron 141, de los cuáles se pueden clasificar como crisis exclusivamente cambiarias a 86, mientras que 28 fueron crisis bancarias puras, y 27 una combinación de ambas.

 

Después de la más reciente crisis argentina en 2001, la situación ha cambiado radicalmente en la medida que los llamados países emergentes han acumulado enormes reservas internacionales y han amortizado anticipadamente su deuda con los organismos multilaterales, particularmente el FMI.

 

La cartera de créditos del Fondo se ha encogido de 70 mil millones de dólares apenas en el 2003, a menos de 20 mil millones el año pasado, y por primera vez en su existencia, en el 2006 el FMI tuvo echar mano de reservas para financiar sus operaciones, es decir, incurrió en una pérdida operativa.

 

También el BM enfrenta conflictos graves después que su anterior líder James Wolfensohn (1995-2005) distrajera a la institución de su misión esencial de financiar proyectos de desarrollo para elevar el crecimiento de los países, para acercarse más a los temas que preocupan a los críticos institucionales como la pobreza extrema.

 

Mañana seguiré con este asunto y con los retos que enfrentan el FMI y el BM en la actual coyuntura.

 

• FMI / Banco Mundial

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus