Sólo para sus ojos
Abr 23, 2007
Juan Pablo Roiz

La guerra contra las mafias de la droga en México

Que algunos políticos y buena parte de los medios actúen como caja de resonancia –tal vez involuntaria, tal vez no- de los mensajes amenazantes de las mafias y propaguen la especie de que todo México está en vilo a causa de que Calderón sacudió el avispero de las mafias es preocupante, pero también tiene su explicación.

Un día de la semana pasada algún periódico anunció que la violencia de los narcotraficantes ya había llegado hasta a los hospitales. Que se sepa nadie salió corriendo al hospital en el que tiene internado a un familiar para rescatarlo de esa presunta e inminente amenaza. Lo cual quiere decir dos cosas: 1. Que los medios cada día tienen menos credibilidad y 2. Que, ¡obviamente!, el editor del periódico que escribió ese titular exageró… pero no asustó a nadie.

 

La anécdota viene a cuento porque la guerra que ha emprendido el gobierno de Felipe Calderón contra las mafias de la droga está arrojando un resultado interesante: Los narcotraficantes ya tomaron nota y están avisándole al gobierno que el asunto no les gusta.

 

Que algunos políticos y buena parte de los medios actúen como caja de resonancia –tal vez involuntaria, tal vez no- de los mensajes amenazantes de las mafias y propaguen la especie de que todo México está en vilo a causa de que Calderón sacudió el avispero de las mafias es preocupante, pero también tiene su explicación.

 

El mensaje de las mafias, que algunos políticos han divulgado –voluntaria o involuntariamente- como si fuese propio, es: “Mejor no le sigan a su guerrita contra los traficantes de drogas prohibidas porque vamos a esparcir la violencia por toda la sociedad; volvamos a los viejos buenos tiempos del combate más o menos fingido”.

 

Por su parte, los medios le dan vuelo a la hilacha porque calculan que la violencia y el miedo venden periódicos e incrementan los “ratings” en la radio y en la televisión. Y porque –ésa es la noticia que nadie quiere dar- están pasando por una mala época: Están perdiendo público en serio.

 

Que las mafias envíen estos mensajes quiere decir que el gobierno de Calderón –en este asunto específico- no anda desencaminado y sí está afectando al negocio de los mafiosos. ¿Va a derrotar definitivamente a las mafias? No. ¿Les está haciendo daño y está replegándolas, sacándolas de los espacios que habían penetrado en el entramado político y de gobierno? Sí.

 

No les va a ganar porque ésta, se ha dicho hasta el cansancio, es una lucha perdida de antemano, como perdida estuvo la lucha del gobierno de Estados Unidos contra las mafias que surgieron a raíz de la prohibición de la venta de bebidas alcohólicas, la famosa “ley seca”.

 

La solución de fondo y definitiva contra la criminalidad del narcotráfico sólo se logrará legalizando –y reglamentando cuidadosamente, desde luego- la venta de drogas.

 

Sin embargo, aquí y ahora, en la vida real, esta solución –legalizar las drogas- es impensable para México. Mientras el gobierno de Estados Unidos siga la misma política desastrosa de lucha contra el narcotráfico –que no es lo mismo que la lucha contra las adicciones- los gobiernos de México no tienen otro camino que unirse a la batalla. Legalizar la venta de drogas en México mientras siga prohibida en Estados Unidos es imposible; entre otras cosas, enfrentaría de lleno a los dos países… y ya nos podemos imaginar quién llevaría la peor parte en ese enfrentamiento.

 

En estas circunstancias al gobierno de México no le queda otro remedio que endurecer la lucha contra el narcotráfico, replegarlo y desmantelar los enclaves que las mafias han ganado dentro del aparato del Estado. Eso es lo que está haciendo y eso es lo que tiene irritadas a las mafias de la droga y a sus voceros, voluntarios o involuntarios.

 

Lo demás, esa psicosis de las “ejecuciones” en ciudades “otrora pacíficas” alimentada por muchos medios de comunicación, es parte del costo y confirma: 1. Que las mafias ya se habían infiltrado en muchas partes y muy arriba y 2. Que los medios están en crisis.

• Drogas


Comments powered by Disqus
El punto sobre la i

Una tendencia lamentable en el desarrollo de la ciencia económica en las últimas décadas ha sido el considerar al Estado y no al emprendedor como el actor principal del proceso económico.

Rafael Ramírez de Alba
Entrar
Encuesta de la semana
Simpatizantes de FRENAAA comenzaron un plantón en la CDMX pidiendo la renuncia de López Obrador. Ricardo Anaya anunció su regreso a la vida pública. Margarita Zavala impugnó la decisión del INE de no darle el registro como partido político a “México Libre”. ¿Qué tipo de oposición se requiere si se desea quitar a Morena la mayoría en el Congreso?
Artículos recientes...
Arturo Damm
• Del gasto gubernamental
Isaac Katz
• Estado obeso (I)
Arturo Damm
• Oferta y demanda agregadas
Manuel Suárez Mier
• Friedman, 50 años después
Arturo Damm
• Tipo de cambio: $20.99
Ricardo Valenzuela
• Más vientos de guerra