JUEVES, 10 DE MAYO DE 2007
La gran estafa del calentamiento global

¿Usted cree que es buen momento para realizar inversiones en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Propaganda, censura y autocracia

Arturo Damm
• Progreso social, ¿hacia dónde?

Luis Pazos
• Pemex: ideologías contra aritmética

Arturo Damm
• Afirmaciones falaces

Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos Socialistas (II)

Arturo Damm
• ¿Otra tenencia?

Víctor Hugo Becerra
• El gobierno de López Obrador, un fracaso


Pulsaciones...
• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Adolfo Gutiérrez







“No se trata de negar que la temperatura en la Tierra esté cambiando, siempre lo ha hecho, eso nadie lo discute. Pero hay gente neciamente aferrada a que los culpables de ello somos los seres humanos.”


El jueves 8 de marzo, a las 9 de la noche, el canal 4 de la televisión británica transmitió en cadena nacional un interesante documental sobre el cambio climático al que puso por título: “La gran estafa del calentamiento global”.

 

En respuesta al enorme entusiasmo con que la BBC ha apoyado la teoría del calentamiento global, el popular Channel Four encargó al polémico director Martin Durkin la realización de un programa televisivo de 90 minutos que diera voz a los críticos de la teoría prevaleciente del cambio climático.

 

Luego de la transmisión del programa, Durkin, un marxista arrepentido que se autodefine como “racional, un liberal heredero de la Ilustración, un progresista que defiende el derecho de los países pobres a industrializarse y vender sus productos en Europa”, se ha convertido en uno de los personajes más controvertidos del Reino Unido. Y es que La gran estafa del calentamiento global resultó el programa más visto de esa semana, consiguiendo el primer lugar de audiencia, mientras que en internet ha registrado millones de visitas. Por su parte, Channel Four recibió la mayor cantidad de llamadas de su historia; cinco de cada seis de felicitación.

 

El programa reúne los argumentos en contra de la idea “generalmente aceptada” de que el dióxido de carbono provocado por la actividad humana es la causa del incremento en la temperatura global. Se trata de evidencia mostrada por científicos expertos en climatología, oceanografía, meteorología, ciencia ambiental, biogeografía y paleoclimatología de Instituciones de la talla del MIT, la NASA, el Centro Internacional de Investigación Ártica (IARC), el Instituto Pasteur, el Centro Espacial Nacional de Dinamarca y las Universidades de Londres, Ottawa, Jerusalem, Winnipeg, Alabama y Virginia.

 

Los especialistas argumentan que el aumento de las emisiones de CO2 no tienen nada que ver con el cambio climático, y que más bien éste obedece al efecto de la radiación cósmica y la actividad solar, la cual al aumentar disminuye la formación de nubes y sube la temperatura. Por lo tanto, es poco lo que se puede hacer para evitar el cambio en las temperaturas.

 

Reducir pues las emisiones de carbono a la atmósfera no ayudará en nada a revertir el cambio climático, y sí perjudicará mucho al retrasar el desarrollo en el tercer mundo, prolongando la pobreza, el hambre y la enfermedad. En la película aparece un africano lamentándose: “…quieren matar el sueño africano, y el sueño africano es el desarrollo. Nos están diciendo no toques tus recursos, no toques tu petróleo, no toques tu carbón; ¡eso es suicidio!”

 

No se trata de negar que la temperatura en la Tierra esté cambiando, siempre lo ha hecho, eso nadie lo discute. Pero hay gente neciamente aferrada a que los culpables de ello somos los seres humanos. Y, de hecho, “quieren hacer creer que lo más selecto de la comunidad científica está de acuerdo con eso, pero no es cierto”, dice el Profesor Paul Reiter, del Instituto Pasteur en Paris, quien por cierto amenazó con emprender una acción legal en contra del Intergovernmental Panel on Climate Change (IPCC) si no quita su nombre de la lista de científicos que supuestamente respaldan su último resumen sobre el calentamiento global. (Al respecto del documento del IPCC, se puede consultar el análisis que hace el Fraser Institute en el artículo Lo que sabemos del calentamiento global publicado en este mismo sitio)

 

“Muchos de los que defienden esas posturas [las que acusan al hombre de destruir el planeta] no son científicos, sino activistas políticos”, explica Durkin. “Hace treinta años la izquierda andaba anunciando una nueva glaciación. Entre los años 40 y 70 del siglo XX se produjo un enfriamiento del planeta a pesar de las guerras y el desarrollo industrial registrados en aquellas fechas. A partir de entonces comenzó un periodo de calentamiento, así que tuvieron que inventarse otra teoría para atacar el capitalismo. Muchos países siguen sumidos en la pobreza, la ignorancia y la tiranía porque algunos izquierdistas nostálgicos no les permiten desarrollarse.”

 

Durkin, ahora acusado de fascista, no sólo ha recibido felicitaciones por su obra. Progresistas interesados en continuar el debate y diversos activistas “antifascistas” alrededor del mundo a menudo le hacen llegar sus opiniones al respecto de su obra, estilo: "Que te jodan. Ojalá te violen en una alcantarilla y te mueras de cáncer de colon".

• Calentamiento global

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus