JUEVES, 7 DE JUNIO DE 2007
Del comunismo al subdesarrollo

¿Ud. está de acuerdo en que el gobierno mexicano regale 100 millones de dólares a gobiernos centroamericanos para frenar la inmigración?
No
No sé



“Incluso si la ausencia de gobierno realmente significara anarquía en un sentido negativo y desordenado, que está lejos de ser el caso, incluso entonces, ningún trastorno anárquico podría ser peor que la posición a la que el gobierno ha dirigido a la humanidad.”
Leon Tolstoy

Manuel Suárez Mier







“Si algún logro se le reconoce generalmente a los sistemas socialistas, es el de haber dotado a sus habitantes de una educación de elevada y homogénea calidad lo que es un ingrediente vital para superar el fracaso del sistema comunista, remplazándolo por una exitosa economía de mercado.”


He venido relatando las impresiones de mi visita a Kiev, capital de Ucrania, donde coexisten la vigorosa iniciativa de las personas para superar sus problemas, algo que no se podía hacer sin incurrir en graves riesgos en el régimen soviético, e instituciones disfuncionales que surgen como un obstáculo serio para consolidar la libertad individual y el progreso colectivo.

 

La paradoja que más me llamó la atención es que después de siete décadas de los horrores del comunismo, incluyendo el sistemático exterminio de millones de ucranianos víctimas de los alucinados proyectos de ingeniería social emprendidos por Lenin y Stalin, hoy se encuentren en camino al subdesarrollo.

 

Lo notable es que si algún logro se le reconoce generalmente a los sistemas socialistas, es el de haber dotado a sus habitantes de una educación de elevada y homogénea calidad lo que es un ingrediente vital para superar el fracaso del sistema comunista, remplazándolo por una exitosa economía de mercado.

 

Este ha sido el camino de los países europeos que también estuvieron bajo el dominio comunista, como la República Checa o Estonia, que van rumbo a la superación de sus problemas, con un horizonte para alcanzar la fase de países desarrollados en una o dos décadas.

 

¿Por qué es distinto el caso de Ucrania, conocida como “Granero de Europa” por su riqueza agropecuaria? Esta es la elusiva pregunta que se hacen los analistas del desarrollo económico al observar que reformas institucionales y políticas afines tienen efectos muy diversos en los distintos países que las adoptan.

 

En el caso de Ucrania encuentro varias posibles causas para explicar por qué las reformas adoptadas han sido en muchos casos las erróneas:

 

·         Existe una profunda división entre ucranianos del este, afines étnica, cultural y políticamente a Rusia, y del oeste, que quieren unirse al occidente y acceder a sus instituciones, como la Unión Europea y la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). Este enfrentamiento se manifiesta en la pugna entre el Presidente, que representa a los segundos, y el Primer Ministro, próximo a los primeros. Ello ha llevado a una lucha sin cuartel entre fuerzas políticas de peso comparable y al surgimiento de instituciones inútiles y corruptas.

 

·         El elevado nivel educativo de Ucrania, dónde no hay analfabetas, en muchos casos incluye una concepción colectivista y obsoleta del mundo sobre todo entre las generaciones de gente mayor, que no ayuda a construir un entorno moderno y liberal.

 

·         Su historia de subordinación a regímenes totalitarios, que ha sido mucho más prolongada que los efímeros capítulos en que los ucranianos han vivido en plena libertad.

 

Todo ello se ve agravado por la ineptitud de una clase política corrompida, que carece de la visión y la altura de miras para llevar a su país en la senda del desarrollo económico y la consolidación de un régimen político moderno, liberal y democrático.

• Ucrania

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus