VIERNES, 6 DE JULIO DE 2007
¿Conviene estar en la cima de la montaña?

¿Considera usted que, en caso de logar su registro, “México Libre” es una alternativa viable para tener una oposición fuerte?
No
No sé



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Isaac Katz
• Viejos pobres (I)

Arturo Damm
• Contubernio entre poderes

Víctor Hugo Becerra
• México: País de esclavos

Arturo Damm
• Los dos poderes

Manuel Suárez Mier
• Hacia la elección de 2020 en EU

Arturo Damm
• Empresarios

Asael Hernández
• ¿Cómo invierten los empresarios en épocas de bonanza económica y en épocas de crisis?


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Ricardo Medina







“Hablando de metáforas que se refieren a planicies, terrenos nivelados y montañas, se comenta una ingeniosa analogía de Edward E. Leamer acerca de ganadores y perdedores en los intercambios comerciales.”


Profesor de economía internacional en UCLA, Edward E. Leamer suele usar una interesante metáfora para hacer entender a sus alumnos algunas aparentes paradojas del comercio internacional.

 

Imaginen que hay dos países que intercambian productos, uno se llama Estados Unidos y está en un valle al pie de una montaña; otro se llama Japón y está en la cima de la montaña. Los japoneses sólo tienen que empujar sus productos cuesta abajo y, gracias a la ley de gravedad, éstos llegan a sus clientes en Estados Unidos. Por el contrario, los productos de Estados Unidos tienen que emprender un arduo ascenso por la montaña – que cuesta tiempo, dinero y trabajo- para llegar a los japoneses. Encantados por la aparente “superioridad” que les da el hecho de estar en la cima de la montaña (top of the world, como decía una vieja canción), los japoneses creen que es buena idea incrementar su “ventaja” y ponen obstáculos adicionales en el camino de ascenso, para dificultar aún más la llegada de los productos extranjeros. Los políticos, orondos, anuncian al pueblo japonés que están trabajando para proteger los “intereses nacionales” y para impedir que el país se vea “invadido” por bienes extranjeros. El pueblo japonés aplaude.

 

Pero quienes aplauden y se sienten muy orondos por estar en la cima de la montaña – es la moraleja de esta metáfora- son en realidad los perdedores en la historia. Son ellos, gracias a su posición falsamente ventajosa, quienes pagan todos y cada uno de los obstáculos puestos a la importación de bienes, sea con precios mucho más altos, sea con carencia de productos que los otros sí tienen, sea con una combinación de ambas. Además, sus productores “protegidos” – por ejemplo, los productores de leche en Japón- tienen todos los incentivos para permanecer atrasados, anclados en la improductividad por decreto.

 

Los prejuicios contra el libre comercio – o los mitos proteccionistas, por decirlo de otro modo- se alimentan de decenas de metáforas y analogías erróneas. Por ejemplo, imaginar que el comercio exterior es semejante a una guerra decimonónica en la que tomar “posiciones de altura” ofrece alguna ventaja o asociar la frase “superávit comercial” con un sentimiento fatuo de “superioridad”.

 

A veces, en “la cima del mundo” están los perdedores.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus