MARTES, 17 DE JULIO DE 2007
Arquito triunfalista para Zapatero

¿Usted cree que es buen momento para realizar inversiones en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Propaganda, censura y autocracia

Arturo Damm
• Progreso social, ¿hacia dónde?

Luis Pazos
• Pemex: ideologías contra aritmética

Arturo Damm
• Afirmaciones falaces

Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos Socialistas (II)

Arturo Damm
• ¿Otra tenencia?

Víctor Hugo Becerra
• El gobierno de López Obrador, un fracaso


Pulsaciones...
• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Ricardo Medina







“Festivos y amantes de las fachadas efímeras los habitantes de la Nueva España solían recibir a personajes, ilustres y políticos, con arcos triunfales. Ya no es como antes, pero el domingo un destacado colega ofreció al jefe de gobierno que padecen en España, de visita en México, un texto zalamero, “simulacro político”, resumen de embustes comunes para elogiar al socialismo más ramplón.”


El “Neptuno alegórico” fue una de las primeras obras de Sor Juana Inés de la Cruz. Hecha por encargo, para recibir con todo el esplendor barroco, típico de la capital de la Nueva España, al virrey conde de Paredes a fines del siglo XVII. El monumento efímero, el auténtico arco triunfal, que acompañó al texto de Sor Juana, era de 30 varas de alto y 16 varas de ancho (una vara equivale a 0.835905 metros), y el elocuente título de la obra literaria y arquitectónica fue el siguiente:

 

Neptuno alegórico, océano de colores, simulacro político que erigió la muy esclarecida, sacra y augusta Iglesia Metropolitana de México, en las lucidas alegóricas ideas de un Arco Triunfal que consagró obsequiosa y dedicó amante a la feliz entrada del Excelentísimo señor don Tomás Antonio Lorenzo Manuel de la Cerda, Manrique de Lara, Enríquez, Afán de Ribera, Portocarrero y Cárdenas, Conde de Paredes, Marqués de la Laguna, de la Orden y Caballería de Alcántara, Comendador de la Moraleja, del Consejo y Cámara de Indias y Junta de Guerra, virrey, gobernador y capitán general de esta Nueva España y presidente de la Real Audiencia que en ella reside, etcétera; que hizo la Madre Juana Inés de la Cruz, religiosa del convento de San Jerónimo de esta ciudad.”

 

Cada cual su tiempo y su estilo, el director del periódico Excélsior, Pascal Beltrán del Río, inició su obsequioso elogio dominical a Zapatero con este párrafo digno de una antología de los embustes políticamente correctos: José Luis Rodríguez Zapatero es el único sobreviviente de una camada de líderes socialistas europeos que devolvieron a Europa —y, de paso, a buena parte del mundo— algo de decencia y esperanza después de la larga noche del thatcherismo y corrientes afines.”

 

¡Hombre, Pascal, si sólo es Bambi, el peor gobernante que ha tenido España desde la muerte de Franco en noviembre de 1975!

• Socialismo

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus