VIERNES, 20 DE JULIO DE 2007
La Reforma del Estado (II)

¿Usted considera que las acciones del actual gobierno concuerdan con sus propuestas de política industrial?
No
No sé



El punto sobre la i
“El dinero en efectivo es una garantía de libertad individual, por su eficiencia, versatilidad, irrastreabilidad y anonimato.”
Víctor H. Becerra


Más artículos...
Víctor Hugo Becerra
• México: Dictadura Legal

Arturo Damm
• Lo bueno

Manuel Suárez Mier
• Más del culto a la personalidad

Arturo Damm
• El mínimo crecimiento

Luis Pazos
• Aborto, ¿derecho o delito?

Arturo Damm
• Consumo, a la baja

Ricardo Valenzuela
• El recinto de las Malas Ideas


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Isaac Katz







“Como no podemos darnos el lujo de seguir tirando recursos al caño, es indispensable establecer qué sí le corresponde al gobierno y qué no para de ahí establecer cómo asignar los recursos públicos entre los diferentes rubros de gasto y la óptima carga tributaria sobre la economía.”


En el artículo de la semana pasada señalé que una parte central de la reforma del Estado se tiene que concentrar en eliminar del marco legal vigente, incluida la propia Constitución, todas aquellas barreras de entrada y salida de los mercados que inhiben que estos operen en un contexto de competencia dado que el objetivo primario de tal reforma es lograr la maximización del bienestar de los consumidores. En este artículo tocaré otro punto esencial en la reforma del Estado y que también tiene que ver, finalmente, con el bienestar de los mexicanos. Y este es el papel del gobierno en la economía. Históricamente el gobierno mexicano, que no el Estado, ha ido más allá de lo que efectivamente le corresponde, dando como resultado un enorme desperdicio de recursos escasos, menor nivel de desarrollo económico y menor nivel de bienestar de los mexicanos. Como no podemos darnos el lujo de seguir tirando recursos al caño, es indispensable establecer qué sí le corresponde al gobierno y qué no para de ahí establecer cómo asignar los recursos públicos entre los diferentes rubros de gasto y la óptima carga tributaria sobre la economía.

 

El gobierno, como arquitecto y ejecutor de las decisiones de Estado en materia económica tiene funciones muy particulares, no muchas, que cumplir. Primero, dotar a la sociedad de un marco legal y regulatorio que defina eficientemente los derechos privados de propiedad, genere la existencia de mercados competitivos, garantice la igualdad  de oportunidades de acceso y la libertad de elección y promueva el surgimiento de nuevos mercados. Segundo, debe contar con un sistema de procuración de justicia que mantenga para el Estado el monopolio de la violencia y sea el encargado de la persecución de los delitos. Tercero, debe contar con un poder judicial independiente, imparcial y eficiente que proteja los derechos privados de propiedad y garantice el cumplimiento de los contratos entre particulares y entre éstos y el gobierno. Cuarto, es papel del gobierno corregir las denominadas “fallas de mercado”, destacando tres: regular las prácticas monopólicas, ofrecer bienes públicos que se caracterizan por no la exclusión y la no rivalidad en el consumo por lo que no serían rentables para el sector privado ofrecer (alumbrado, parques, calles, drenaje, seguridad nacional, etc.) y corregir las externalidades positivas y negativas que se derivan de las acciones privadas. Finalmente quinto, actuar de manera solidaria hacia quienes por razones históricas (discriminación) o coyunturales (desastres naturales) no puedan ejercer la libertad de elección aunque nominalmente la tengan porque no cuentan con la capacidad o los recursos para ejercerla. Y nada más; cualquier otra intervención del gobierno distorsiona la asignación de recursos, impone sobre la sociedad una carga tributaria mayor a la óptima y desincentiva el crecimiento, lo que deriva en menor nivel de bienestar de la población.

 

Tener un gobierno que efectivamente haga lo que le corresponda y nada más, como producir gasolina o electricidad, se reflejaría en un gobierno más fuerte y más eficiente.

• Reforma del Estado

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus