VIERNES, 2 DE DICIEMBRE DE 2005
Para superar el siglo XIX (6 y final)

¿Considera usted que, en caso de logar su registro, “México Libre” es una alternativa viable para tener una oposición fuerte?
No
No sé



El punto sobre la i
“El liberalismo quiere ser el marco, pero nunca pretende ser la pintura.”
Alejandro Bongiovanni


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Hacia la elección de 2020 en EU

Arturo Damm
• Empresarios

Asael Hernández
• ¿Cómo invierten los empresarios en épocas de bonanza económica y en épocas de crisis?

Luis Pazos
• Pemex, retrocede en 2019

Arturo Damm
• Salario y ética

Ricardo Valenzuela
• La Llorona de Washington

Arturo Damm
• AMLO y el dinero


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Ricardo Medina







“El inversionista que se asocia con el empresario innovador tendrá todo el derecho de exigir –a cambio- conocer oportunamente toda la información y las decisiones que atañan al proyecto; hoy en día, por razones evidentes, esto incluye también, desde luego, al accionista minoritario, que lo es muchas veces a través de una Sociedad de Inversión.”


No se puede sino admirar la perspicacia de Schumpeter en su análisis de la innovación empresarial, que es el motor del capitalismo, y en su previsión acerca de las consecuencias que estas “nuevas combinaciones” de los factores de producción –como él mismo les llama– generan en términos de productividad.

 

Hay, sin embargo, al menos dos características contemporáneas del fenómeno de la destrucción creativa (innovación empresarial) que Schumpeter no previó: 1. La aparición de empresarios-tecnólogos o inventores; un ejemplo paradigmático son los fundadores de Google que a partir de un algoritmo han generado uno de los negocios más revolucionarios de la historia. Schumpeter creía –porque esa era su experiencia respecto de la revolución industrial a fines del siglo XIX– que uno era el inventor o tecnólogo, otro el empresario innovador que tomaba la idea y un tercero el capitalista que la financiaba. Hoy es frecuente que sean los propios inventores o tecnólogos –como Bill Gates- quienes se transforman en empresarios; otra cosa que no previó el economista austriaco fue

 

2. Que el mercado de capitales adquiriría tal profundidad y extensión que en los países desarrollados o medianamente desarrollados serían, entre otros, los trabajadores comunes y corrientes los nuevos capitalistas-inversionistas a través de las sociedades de inversión y específicamente de sus fondos de pensiones.

 

Dada esta segunda condición es evidente que el mayor riesgo que asume el capitalista que invierte –vía el mercado de capitales- en un proyecto innovador debe acotarse de alguna manera similar a como está acotado el riesgo del ahorrador bancario (fuente del crédito) con garantías preestablecidas. En el proyecto innovador NO existen tales garantías preestablecidas –el empresario pocas veces dispone de ellas y, si las tuviera, él mismo sería su patrocinador y no tendría que recurrir al mercado de capitales– y el socio inversionista –del tamaño que sea- tiene su mejor garantía en la transparencia de la información y en la posibilidad de participar y de ser escuchado, directamente o mediante su representación en el mercado, en las decisiones que atañen a la esencia del proyecto productivo.

 

Esa, y no otra, es la razón por la cual las empresas que financian sus proyectos (innovadores o no) acudiendo al mercado de capitales se convierten, por ese hecho, en “empresas públicas”, cuya gestión y decisiones estratégicas (las que afectan a la naturaleza o a la esencia del proyecto) deben ser difundidas y conocidas oportunamente por el público inversionista.

 

Y estas exigencias de información transparente se han hecho más agudas ante los dramáticos fracasos (quebrantos) de empresas como Worldcom o Global Crossing.

• Productividad / Competitividad

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus