LUNES, 8 DE OCTUBRE DE 2007
Una carta a Santa Claus

¿Usted considera un triunfo para México el acuerdo al que llegó con Estados Unidos para evitar la imposición de aranceles?
No
No sé



“Incluso si la ausencia de gobierno realmente significara anarquía en un sentido negativo y desordenado, que está lejos de ser el caso, incluso entonces, ningún trastorno anárquico podría ser peor que la posición a la que el gobierno ha dirigido a la humanidad.”
Leon Tolstoy

Godofredo Rivera







“No sé, amigo lector, pero si el Presidente Calderón no está fingiendo, agarrémonos bien de nuestros asientos, pues estamos por iniciar una nueva etapa populista, ésa que quisimos evitar al no votar por López.”


En esta página, analistas y algunos lectores han manifestado su plena desconfianza por diversas decisiones y conductas que ha adoptado en las últimas semanas el Presidente Calderón. A algunos los ha francamente decepcionado, a otros desconcertado; algunos más hasta sospechan de si la conducta presidencial es fingida.

 

No sé, amigo lector, pero si el Presidente Calderón no está fingiendo, agarrémonos bien de nuestros asientos, pues estamos por iniciar una nueva etapa populista, ésa, esa que quisimos evitar al no votar por López. No sé, odio jugar al adivino (sólo me aventuro a inferir cosas, a “profetizar” cuando la evidencia y la lógica económica son contundentes). No es el caso actual. Por ello, he decidido escribir una carta a Santa Claus (adelantándome a las ya cercanas fiestas navideñas) pidiéndole lo siguiente.

 

Querido Santa Claus, deseo expresarte mis más fervorosos deseos para esta Navidad. No quiero que el Presidente Calderón:

 

·         Rebase por la izquierda a López y al PRD.

·         Fije control de precios por decreto.

·         Subsidie sin ton ni son a diversos grupos de interés.

·         Ceda al chantaje de los buscadores de rentas que no quieren competencia internacional.

·         Ponga en peligro lo poco ganado con la reforma fiscal (si no elimina los precios congelados de los energéticos -se ve difícil- en enero, estaremos en serios apuros fiscales).

·         Prosiga con su populismo médico e impida a la medicina privada sustituir a la ineficiente y nefasta medicina que provee el gobierno (¿para qué construir más hospitales públicos que no tendrán el suficiente y adecuado personal médico, así como la cantidad idónea de medicinas?).

·         Siga dilapidando dinero de los contribuyentes en los bancos de desarrollo que no sirven para nada.

·         Venda su alma al diablo (los dinosaurios políticos) para lograr la aprobación de tal ó cual reforma.

·         Deje pasar cualquier legislación que pretenda regular los contenidos que los medios de información ofrecen al público.

·         Eche rollos mareadores (eso son) a los ricos haciéndolos sentir culpables por la existencia de los pobres.

·         Se sienta el nuevo Echeverría que “regaña” a los empresarios.

·         Proponga la creación de nueva burocracia.

·         Le haga el juego a los sindicatos corruptos.

·         Repita como perico los discursos feministas (en esto se parece a Ebrard) que seguro le elabora su esposa.

·         Se sienta como el “Zar ambiental del mundo” y repita como perico el choro del calentamiento global (cuyas causas son puro rollo de grupos ambientalistas desinformados y de científicos resentidos con el capitalismo).

·         Repita la manía expropiadora de Ebrard (el gobierno federal también ya declaró su intención de expropiar inmuebles “sospechosos”).

·         Quiera acercarse y reunirse con dictadores y tiranos como Hugo Chávez y Fidel Castro.

·         Negocie con los comunistas terroristas del EPR (que no sea ingenuo, con estos delincuentes no hay nada que negociar, y sí en cambio, mucho que castigar).

·         Se junte con la “maestra” (ojalá mejore sus amistades).

·         Haga menos teatro y sea más práctico.

·         Deje empolvar sus libros de economía.

 

Querido San Nicolás, creo que te he confundido con Dios y tal vez te estoy pidiendo demasiado. No sé, a lo mejor no me lo cumples, pero por lo pronto hoy me iré a dormir con la ilusión de que tal vez, sólo tal vez, mis deseos (por lo menos algunos) se hagan realidad mañana.

 

Pd. Si es muy difícil cumplir lo que te pido, por lo menos concédeme el deseo de desaparecer a la partidocracia censuradora.

• Populismo

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus