LUNES, 15 DE OCTUBRE DE 2007
¿Necesitaba el gobierno federal más dinero?

¿Usted cree que es buen momento para realizar inversiones en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos Socialistas (II)

Arturo Damm
• ¿Otra tenencia?

Víctor Hugo Becerra
• El gobierno de López Obrador, un fracaso

Arturo Damm
• Noticias: una buena, una mala

Manuel Suárez Mier
• Destierro a los expertos

Arturo Damm
• Impuestos, la justificación moral

Luis Pazos
• Presupuesto 2020, ¿realista?


Pulsaciones...
• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Godofredo Rivera







“Definitivo, no pasa semana en la que el Presidente Calderón anuncie un nuevo subsidio, proyecto, control de precios, condonación ó transferencia. Si es que de plano estamos "administrando la abundancia", me surge la duda de si en realidad el gobierno federal estaba necesitado de recursos.”


Definitivo, no pasa semana en la que el Presidente Calderón anuncie un nuevo subsidio, proyecto, control de precios, condonación ó transferencia.

 

Por la forma en que se están tomando las decisiones de gasto público, surge la duda de si en realidad el gobierno federal estaba necesitado de recursos.

 

Vea amigo lector cómo el gobierno federal definitivamente no está atendiendo los cómos del gasto público. Sí, no está gastando bien y Calderón parece extraviado.

 

Menciono algunos recientes casos. Al igual que Ebrard, en cuanto Calderón obtuvo su costosa reforma fiscal, comenzó a anunciar toda una serie de proyectos que no aguantan un análisis costo-beneficio (¿no que parte de la reforma consiste en que todo proyecto de gasto pase por un riguroso análisis costo-beneficio? Quien los entiende). Me explico.

 

La semana antepasada, Calderón anunció que se crearán nuevos hospitales. El colmo, los hospitales del gobierno de por sí NO brindan un servicio eficiente, pues hay saturación, mala atención, escasez de médicos competentes y medicinas, así como altísimos costos operativos. Ahora resulta que tendremos más de esos nuevos hospitales, hospitales del gobierno claro. Esa decisión sólo es más deuda y carga fiscal para el futuro. Vaya burla.

 

Más recientemente, la semana pasada, Calderón se aventó la puntada “lópezobradorista” y anunció la creación de 15 nuevas universidades. Vaya estupidez. A ver amigo lector, el gobierno federal erogará en el 2007 para la educación superior pública “la frijolera” cantidad de 51 mil millones de pesos (de los cuales más de la tercera parte le toca a la fiscalmente privilegiada UNAM), dinero que no está bien gastado, pues las universidades públicas a menudo tienen proyectos que no son rentables y una burocracia académica y administrativa onerosa. La UNAM, por ejemplo, podría perfectamente funcionar sin la mitad de sus burócratas y académicos y no pasaría nada; en una de esas hasta suben su ranking en el Financial Times y se meten dentro de las primeras 50 universidades; además también podría disminuir su carga a la sociedad cobrando colegiaturas a los más ricos, pero esto es anatema para el gobierno. Cosa similar ocurre con el resto de las universidades estatales.

 

Por otro lado, la educación superior (pública y privada) es en definitiva para los más, más ricos, y no favorece en nada a los pobres. Doy un dato. La misma semana pasada, la SEP publicó un estudio en donde se señala que alrededor de 4.5 millones de niños en educación básica acuden a clases en instalaciones sin energía eléctrica, y estudian en aulas en deplorable estado (a eso agreguemos a los incompetentes e ideologizados maestros normalistas que enseñan a estos niños). Si Calderón quisiera ayudar a los más pobres, el gasto educativo sería dirigido al nivel básico (a mejorar infraestructura y a capacitar a los maestros; esto último urge); esta política pública tendría mayor impacto para romper el círculo vicioso de la pobreza, y claro, efectos positivos sobre el crecimiento económico. Pero no, el Presidente Calderón está empecinado en seguir engordando ese pulpo burocrático y oneroso que es la educación superior pública, que insistimos, favorece a los más ricos.

 

Otra puntada. El presidente Calderón anunció (vía la SHCP) también que condonará hasta el 80% de adeudos fiscales de los morosos del SAT. Vaya manera estúpida de generar incentivos para el no pago. ¿Para qué pago hoy si mañana me perdonan buena parte mis adeudos? No, esa política sólo generará futuros huecos fiscales.

 

En este mismo tenor, también se anunció un decreto que reestructurará al IETU y permitirá nuevas deducciones a empresas comerciales, maquiladoras y a concesionarios carreteros. ¿De qué se trata? ¿No se supone que avanzaríamos hacia un esquema de tasa única, sin deducciones ni privilegios? Que conste que esta última decisión fue tomada desde el Ejecutivo y no hubo presión legislativa. Insisto, a estos señores del gobierno no les entiendo.

 

La última puntada lopezobradorista. No conforme con el “congelamiento” de precios a la electricidad, al Presidente Calderón se le ocurrió perdonarle la mitad del adeudo eléctrico a los tabasqueños. ¡Medio populismo!, como diría Doña Clotilde Hinojosa.

 

La realidad es que los actos del gobierno calderonista sólo nos demuestran que no era bueno darle más dinero al mismo. No, definitivo, la única manera en que los gobiernos gasten bien es cuando se quedan sin recursos, cuando las arcas se quedan vacías. Ahí está el caso de Nueva Zelanda.

 

De proseguir con este trote, no sólo no se esfumarán los efectos de la minireforma fiscal, sino que se puede poner en serio peligro el equilibrio de las finanzas públicas. Eso sería un suicidio.

 

Hay huecos fiscales en el futuro a cubrir (resultado de la quiebra técnica del IMSS, pensiones de paraestatales, así como del costo a la reforma de pensiones del ISSSTE) y el gobierno federal está actuando como si no pasara nada, cómo si los altos precios del petróleo fueran eternos. Ojo, porque este craso error ya lo han cometido anteriores gobiernos (LEA y JOLOPO) y el resultado ha sido la debacle financiera y el empobrecimiento de millones. ¿Qué nuevas ocurrencias fiscales traerá próximamente el Presidente Calderón? No lo sé, pero ya siento escalofrío. Como afirmara un colega en esta página, empiezo tristemente a extrañar a Fox y a Gil Díaz.

 

Fox, cállate chachalaca

 

Al más puro estilo priísta y lopezobradorista, el Secretario de Gobernación le dijo al expresidente Fox, que ya se calle, que el que se va de la política se debe callar. Obvio, las últimas declaraciones (por cierto acertadas) realizadas en entrevistas en EU del Presidente Fox en torno a temas como el populismo, la migración, así como su opinión acerca de sombríos personajes como Chávez, Morales y Correa, han molestado al Presidente Calderón. Lógico, Calderón es un Presidente que se está moviendo al estilo del viejo PRI (populismo y amor hacia las dictaduras comunistas), y estas declaraciones le han calado en lo más hondo ¿si no, por qué tanto enojo?

• Populismo

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus