DOMINGO, 4 DE DICIEMBRE DE 2005
La protección de los inversionistas en México

¿Usted considera que las acciones del actual gobierno concuerdan con sus propuestas de política industrial?
No
No sé



El punto sobre la i
“El dinero en efectivo es una garantía de libertad individual, por su eficiencia, versatilidad, irrastreabilidad y anonimato.”
Víctor H. Becerra


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Estancamiento sincrónico

Arturo Damm
• Riqueza

Roberto Salinas
• Libertad económica

Luis Pazos
• Cero crecimiento en 2019, ¿por qué?

Arturo Damm
• Empobrecimiento

Isaac Katz
• Competitividad

Ricardo Valenzuela
• La sarna del congreso de EU


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Godofredo Rivera







“Los mercados de capital son la esencia del libre mercado en los países. Hoy no sería posible el desarrollo del capitalismo moderno si no se tiene la posibilidad de dar participación a todos los individuos.”


Acaba de publicar la Secretaría de Hacienda un cuadro estadístico interesante, cuya fuente primaria es el Banco Mundial, a través de su índice llamado Doing Business 2006. Este índice muestra qué calidad tiene, en materia de protección a inversionistas, la infraestructura jurídico-institucional de una nación. En dicho estudio México aparece situado en la posición 125, de un total de 145 países evaluados. Es decir, aparecemos definitivamente reprobados en lo que se refiere a protección de las inversiones, que recordemos, es la fuente principal de crecimiento de las economías.

 

Índice de Protección a los Inversionistas

País

Lugar

País

Lugar

NuevaZelanda

1

Ecuador

113

EU

7

México

125

Japón

14

Senegal

126

Chile

36

Venezuela

142

Argentina

51

Afganistán

145

Fuente SHCP

 

 

 

 

Este índice de protección a inversionistas está altamente correlacionado con el tamaño del mercado de capitales (lo que coloquialmente se conoce como la “bolsa de valores”). La evidencia internacional es contundente. Un mercado de valores más profundo (que implica un mayor número de participantes, tanto de inversionistas como de emisores de valores) es el reflejo de una mejor protección a los inversionistas, especialmente a los minoritarios, que no tienen voz ni voto en los consejos de administración de las empresas.

 

Una de las iniciativas de ley, que pretendían poner reglas claras y justas en materia de gobierno corporativo y de protección de inversionistas minoritarios, era la llamada Nueva Ley del Mercado de Valores (NLMV). Ante algunas modificaciones hechas por los diputados, dicho proyecto acaba de ser nuevamente regresado por la Cámara de diputados a la Cámara de Senadores para su revisión.

 

Básicamente las diferencias entre los diputados para la aprobación de la NLMV, obedecieron a presiones externas de algunos buscadores de rentas cuyo fin principal es obstaculizar los avances en materia de información, a través de una mayor transparencia en los Consejos de Administración y de sanciones a cualquier transacción que dañe el patrimonio de los llamados inversionistas minoritarios. Claro, la transparencia y el buen gobierno corporativo no forman parte de la práctica diaria de estos grupos de interés, que buscan obtener beneficios indebidos a costa de otros inversionistas, que generalmente son los pequeños.

 

A la hora de escribir este artículo, la información es todavía escueta, especialmente sobre las consecuencias que tendrá la revisión del Senado de la NLMV. Al parecer, por lo menos se logró el consenso de que haya consejeros independientes en los llamados Comités de Auditoría, que son los que dan fe técnica de que las cosas se están llevando a cabo con toda pulcritud y de manera diáfana. Con esto se evitaría un conflicto de interés obvio. Lo que tememos es que en el Senado acaben por modificar otros aspectos jurídicos que le cambien el espíritu de transparencia y protección que originalmente proponía la NLMV. En fin que eso ya lo comprobaremos en los próximos días.

 

Tradicionalmente la Bolsa en México ha sido muy pequeña, con pocos participantes y con una capitalización que no rebasa el 20% del PIB. En países como Chile, EU y Canadá, la capitalización rebasa al 100% del Producto. Esto significa que más personas y empresas participan en la creación de riqueza de estas naciones. Claro, en esos países las leyes que protegen a los inversionistas minoritarios son eficientes y sí se cumplen. Hoy que la ley ya permite que haya más participantes institucionales (como las Afores) en el mercado de valores, es de vital importancia contar con una ley moderna que proteja a los millones de trabajadores que decidan invertir en las empresas del país.

 

Los mercados de capital son la esencia del libre mercado en los países. Hoy no sería posible el desarrollo del capitalismo moderno si no se cuenta con la posibilidad de dar participación a los millones de habitantes que componen una nación.

 

En EU, la nación más rica del planeta, la verdadera democratización del capital ha sido posible gracias a que millones de personas (amas de casa, taxistas, dentistas, abogados, etc) pueden participar en los negocios vía la adquisición de un “pedacito” de la empresa, lo que hoy llamamos acciones. Hoy día, en las naciones desarrolladas, la fuente principal de capital para las empresas no son los bancos, sino los mercados de capital basados en la participación de millones de seres humanos.

 

Sin mercados de capital profundos, no habría sido posible la expansión impresionante que tuvieron  gigantes como la empresa Microsoft. Empresas como éstas, que en sus inicios parten de la idea de unos cuantos creativos, no se habrían desarrollado de la manera en que lo hicieron si no hubieran contado con los llamados “capitales de riesgo”. Estos consisten en que un grupo de inversionistas se reúnen en torno a una gran idea ó invención. La finalidad es dotar de recursos para que un nuevo invento ó proyecto novedoso, se desarrolle y cree riqueza para todos.  La mecánica es la siguiente: Se invierte capital de riesgo en proyectos que difícilmente serían apoyados por los bancos. Luego, si la inversión resulta exitosa (podría no serlo, por eso se llama capital de riesgo), la nueva empresa es dividida en acciones (y sale a cotizar a bolsa), donde la participación mayoritaria accionaria la detenta el inventor(es) ó creador(es) del proyecto empresarial. El resto de los inversionistas, por su parte, detentan porciones accionarias minoritarias, pero en todo momento saben que obtendrán utilidades y que serán respetadas. Al final, los capitales de riesgo salen del mercado vendiendo sus acciones, sea al público en general ó a los accionistas mayoritarios. En todo esto hay reglas claras de protección a minorías. Gracias a estos mecanismos existen los “Bill Gates” en EU.

 

¿Por qué en México los capitales de riesgo están en pañales? Sencillo, el  mercado mexicano de capitales es pequeño y la cultura bursátil es escasa entre los mexicanos. La razón: deficiente libertad económica, que además no está acompañada de una infraestructura jurídico-institucional que garantice el pleno respeto de los derechos de propiedad de los inversionistas.

 

Hoy día, en el mundo globalizado, los países compiten por fondos para sus mercados con la finalidad de reducir el costo en la formación de capital, pero los inversionistas buscan mercados con mayor liquidez, transparencia, revelación de la información y derechos para los accionistas.

 

Si no se cuenta con una moderna ley del mercado de valores, no alcanzaremos el flujo de capitales necesario que la economía mexicana necesita para financiar su crecimiento, y peor aún, no podremos aspirar a que México alcance un capitalismo más maduro, que cree riqueza y desarrollo para todos. Tiene la palabra el Senado.

 

Por lo pronto, invito a usted, amigo lector, a revisar cuidadosamente la nota informativa del Informe Semanal del Vocero de la SHCP, disponible en http://www.shcp.sse.gob.mx/aplicaciones/informe_vocero/documentos/2005/vocero_47_2005.pdf donde se discuten también los problemas de aprobar la iniciativa con las “escasas” alteraciones propuestas por los grupos buscadores de rentas. Incluye también una nota técnica de especial importancia que responde ciertas objeciones infundadas de estos grupillos…


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus