MIÉRCOLES, 24 DE OCTUBRE DE 2007
A todo esto, ¿Keynes era keynesiano?

¿Considera usted que, en caso de logar su registro, “México Libre” es una alternativa viable para tener una oposición fuerte?
No
No sé



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Isaac Katz
• Viejos pobres (I)

Arturo Damm
• Contubernio entre poderes

Víctor Hugo Becerra
• México: País de esclavos

Arturo Damm
• Los dos poderes

Manuel Suárez Mier
• Hacia la elección de 2020 en EU

Arturo Damm
• Empresarios

Asael Hernández
• ¿Cómo invierten los empresarios en épocas de bonanza económica y en épocas de crisis?


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Ricardo Medina







“Tal vez junto con Milton Friedman, el británico John Maynard Keynes fue el economista más influyente del siglo pasado; pero, a diferencia de Friedman, es casi imposible saber cuál era la posición de Keynes respecto de muchos de los asuntos para los que se le invoca, sea para elogiarlo, sea para criticarlo.”


En el debate entre economistas el adjetivo “keynesiano” evoca básicamente dos creencias o afinidades: 1. Estar a favor de una política fiscal activa como remedio para la recesión o, dicho coloquialmente, promover el gasto público como motor del crecimiento y como generador de empleos y 2. Creer que el libre mercado tiene sus límites y que el gobierno debe corregir los frecuentes excesos y fallas del mercado. En otras palabras: Ser “keynesiano” suele entenderse como sinónimo de “atinada izquierda”.

 

Sin embargo, acudiendo a la fuente original, la obra de Lord Keynes, es difícil encontrar una postura única y definida sobre asuntos cruciales de la ciencia económica. Hace ya muchos años, en diciembre de 1992, así lo hizo notar un divertido artículo del semanario The Economistque proporcionaba, entre otros, los siguientes ejemplos:

 

A favor del libre comercio. Keynes escribió que el argumento de que las barreras al libre comercio contribuyen a proteger el empleo “esconde la falacia proteccionista más grosera y cruda”; también escribió: “Creo que en el libre comercio porque es…la única política técnicamente sólida e intelectualmente correcta”.

 

A favor del proteccionismo: “Simpatizo más con  aquello que puede disminuir más que maximizar la maraña de la economía entre las naciones. Las ideas, el arte, la hospitalidad, los viajes –ésas son cosas que por su naturaleza deben ser internacionales. Pero dejemos que los bienes sean hechos en casa en la medida de lo razonable o de lo convenientemente posible; y, sobre todo, financiemos primordialmente lo nacional”.

 

A favor de los trabajadores (con motivo de la huelga general de 1926 en el Reino Unido): “Mis sentimientos, distintos de mis juicios, están con la clase trabajadora”.

 

A favor de la burguesía y la aristocracia: “Creo que hombre por hombre la clase media y aún la clase alta son mucho muy superiores a la clase de los trabajadores”.

 

Así que, después de todo, ¿qué es “ser keynesiano”?


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus