JUEVES, 6 DE DICIEMBRE DE 2007
Qué quieren los latinoamericanos

¿Usted cree que es buen momento para realizar inversiones en México?
No
No sé



El punto sobre la i
“Si del derecho a la vida se desprende el derecho a defenderla, del derecho a defenderla, ¿no se desprende el derecho a la portación de armas?”
Félix de Jesús


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• Propaganda, censura y autocracia

Arturo Damm
• Progreso social, ¿hacia dónde?

Luis Pazos
• Pemex: ideologías contra aritmética

Arturo Damm
• Afirmaciones falaces

Ricardo Valenzuela
• Unión de Estados Americanos Socialistas (II)

Arturo Damm
• ¿Otra tenencia?

Víctor Hugo Becerra
• El gobierno de López Obrador, un fracaso


Pulsaciones...
• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Samuel Gregg







“El 52% de los latinoamericanos creen que la economía de mercado es el mejor sistema económico para su país, algo sorprendente dado lo poco que se ha avanzado en liberar la economía de la región y la creciente retórica marxista y anticapitalista que infecta los discursos políticos.”


Grand Rapids, Michigan (AIPE)- Según presidentes populistas, como Chávez, Correa y Morales, el latinoamericano común y corriente ansía el “socialismo del siglo XXI”, por lo que alegan tener la facultad de nacionalizar industrias, imponer extensas regulaciones, acabar con la independencia del Banco Central y hacer prácticamente imposible que una empresa pueda despedir a un empleado. Según ellos, América Latina rechaza la economía libre y anhela el colectivismo.

 

Pero las investigaciones y encuestas del recién publicado Latinobarómetro 2007 comprueban que eso no es verdad: 52% de los latinoamericanos creen que la economía de mercado es el mejor sistema económico para su país, algo sorprendente dado lo poco que se ha avanzado en liberar la economía de la región y la creciente retórica marxista y anticapitalista que infecta los discursos políticos.

 

Claro que los resultados varían entre diferentes países. El apoyo a la economía de mercado alcanza 74% en Colombia, 66% en Nicaragua, 60% en México, 57% en Bolivia y 49% en Venezuela, resultados que asustan a los políticos.

 

Más sorprende la opinión de la gente sobre las privatizaciones, de la década de los 90, a pesar de que por la corrupción imperante muchas se hicieron mal. Sin embargo, el porcentaje de latinoamericanos que creen que las privatizaciones benefician al país aumentó de 20% en 2000 a 35% en 2007, siendo esto especialmente sorprendente en Venezuela, donde lo apoya 47% de la población, 45% en Ecuador y 43% en Bolivia.

 

Tales resultados son frustrantes para Chávez, Correa y Morales, quienes engañan al pueblo diciendo que solamente las élites apoyan tales privatizaciones, a pesar de que -contrario a lo que claman esos caudillos- 56% de los latinoamericanos consideran que la empresa privada es indispensable para el desarrollo económico de sus países.

 

Inclusive en el tormentoso clima político que hoy sufre Venezuela, 61% de la población piensa que la empresa privada es esencial  para el desarrollo económico.

 

Pero indistintamente del apoyo popular a las instituciones fundamentales que promueven la libertad económica y la prosperidad, Latinobarómetro señala también que los latinoamericanos quieren más intervención gubernamental en la economía, a pesar del generalizado descontento por las fallas gubernamentales en proveer hasta los servicios públicos más básicos.

 

¿Cómo se explican tales contradicciones? Una explicación que no solamente se aplica en América Latina es que a menudo la gente aspira objetivos mutuamente excluyentes; es decir, una u otra cosa se puede lograr, pero no ambas a la vez. El ciudadano que aprecia la eficiencia del sector privado también quiere un Estado de bienestar, sin comprender que los altos impuestos que financian el Estado de bienestar destruyen los incentivos de los emprendedores e inversionistas.

 

Pero esto no aclara del todo por qué los latinoamericanos anhelan que el gobierno haga más, a pesar de su evidente ineficiencia y frecuente corrupción. Parte de la explicación tiene que ver con la debilidad de grupos no gubernamentales, la llamada “sociedad civil”, por lo que se dificulta pensar que organismos que no pertenecen al sector gubernamental puedan encarar los problemas sociales.

 

Es significativo que el organismo no gubernamental en que más confían los latinoamericanos es la Iglesia Católica. A pesar de los insultos de Chávez y Morales, la Iglesia Católica goza del apoyo y confianza de 74% de los latinoamericanos. En segundo puesto están los militares, con poco más del 50%.

 

Aquí vemos otro reto confrontado por América Latina hoy: la necesidad de tener un mayor número de asociaciones independientes, no politizadas, que logren hacer todo aquello en lo que los gobiernos han fracasado. Eso realmente sería una revolución modernista y positiva, todo lo contrario a las revoluciones del pasado, como las de Perón, Allende o Castro y las de hoy bajo Chávez, Correa y Morales.

 

___* Director de investigaciones del Acton Institute.

© www.aipenet.com

 

• Estado de bienestar

 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus