LUNES, 24 DE DICIEMBRE DE 2007
Navidad de plata

¿Considera usted que, en caso de logar su registro, “México Libre” es una alternativa viable para tener una oposición fuerte?
No
No sé



El punto sobre la i
“Por mucho que nos duela a los liberales, ninguna Constitución es garantía de la libertad.”
Carlos Rodríguez Braun


Más artículos...
Manuel Suárez Mier
• El misterio chileno

Arturo Damm
• Capitalismo de compadres (II)

Asael Polo Hernández
• ¿Liquidar o estabilizar?

Arturo Damm
• Capitalismo de compadres (I)

Ricardo Valenzuela
• Mexicanos, ustedes no merecen ser libres

Arturo Damm
• Capitalismos

Isaac Katz
• Viejos pobres (I)


Pulsaciones...
• De la amnistía a la legalización

• Votar, ¿derecho u obligación?

• Extinción de dominio y Estado de chueco

• Ante la 4T, ¿qué hacer?

Fernando Amerlinck







“La purga coloreada de verde dólar repercutirá en todo el mundo, peor aún en nuestros dolorizados y dolarizados países. Los gringos nos endilgarán una crisis monetaria, económica y de toda índole por la calidad bananera de su macroeconomía de déficits y pirámides de naipes verdes que son su mayor producto de exportación.”


Cada año alguna fuerza interna me inspira a escribir sobre esta época contradictoria que a todos los vivos nos toca y que, para personas de mi rodada, cada vez se acerca más, porque aunque los años duren siempre lo mismo, son cada vez más cortos.

 

Al recibir el 007 rememoré con qué ánimo recibí, en Italia, el siglo XXI: dando gracias por vivir, y en un apreciable estado de salud y de consciencia. Me ocurre lo mismo ahora, aunque el capofamiglia —mi padre— haya terminado en febrero su soggiorno de casi de 99 años en este planeta.

 

Se me acabó ese día en definitiva el siglo XX. Y toda una época de mi vida, de mi país, y de lo que me significaron 60 años de presencia de ese hombre interesante, agotador, trabajoso, único, complejo, que personificó la definición de lo singular: hombre menos plural no habré conocido. Su fin dio el cerrojazo a toda una época de México.

 

En este mundo cuántico el oficio más impreciso es el de profeta, pero así y todo vale la pena aventurarse. Cité hace un año a un pensador según quien 2007 marcaría el principio de un gran movimiento para el mundo: “En las décadas por venir la gente mirará a este año y dirá que este es el tiempo en que todo cambió.”

 

Y así fue. Estados Unidos ya sufrió el primer gran achuchón financiero, que preludia fuera de toda duda lo que Guillermo Fárber llama una gran purga mundial.

 

Nunca agrada una purga, o una cruda, una caída, un derrumbe o una reacción violenta a un exceso. A nadie le gusta que su karma descienda a cobrar cuentas pendientes y ajustar desequilibrios y demencias. No es cómodo pero sí irremediable, si el cuerpo o la mente o el espíritu han de recuperar la salud. Al omnipresente yang le urge transmutarse en yin. El exceso masculino necesita de lo femenino.

 

Esa purga coloreada de verde dólar repercutirá en todo el mundo, peor aún en nuestros dolorizados y dolarizados países. Los gringos nos endilgarán una crisis monetaria, económica y de toda índole por la calidad bananera de su macroeconomía de déficits y pirámides de naipes verdes que son su mayor producto de exportación. Si el célebre Fondo Monetario Internacional no ha intervenido será porque no se trata —dicho con toda falta de respeto— de Nicaragua sino del que hasta hace poco era el ombligo financiero del mundo (Londres ha regresado por sus fueros).

 

Contra todo eso, hay en México una oportunidad que da espacio a la libertad y abre una nueva opción para defender nuestro patrimonio: la moneda de plata. La criticadísima Cámara de Diputados ha hecho en diciembre, por una vez, algo que sí merece encomio: una importante declaración a favor de la plata como moneda concurrente con el peso, del Centro de Estudios de las Finanzas Públicas, a petición del diputado David Figueroa.

 

Ya los diputados habían aprobado en abril de 2005 una iniciativa a favor de ella (pero no pasó al pleno); el Senado la aprobó en octubre del mismo año. Y los 32 gobernadores se pronunciaron a favor (en 2004 y 2006).

 

Conclusiones de diciembre de 2007, aparte de declarar moneda de curso legal las onzas Libertad de plata, con un valor asignado periódicamente por el Banco de México (que nunca podrá bajar):

 

·         Hay que duplicar el monto de monedas de plata en circulación y que éste sea flexible, para evitar cualquier impacto inflatorio.

·         Se puede ofrecer la plata como instrumento de ahorro a la clase media y especialmente a la población más pobre, que no tiene opciones de ahorro. Ahorro a largo plazo, indevaluable, con un desempeño mucho mejor que el dólar.

·         Sacudir toda duda de que la onza Libertad entorpezca al sistema monetario, y aclarar que la plata no pretende sustituir al peso ni modificar el sistema de reservas del Banco de México.

·         Dejar claro que la plata no sólo sería mercancía sino también medio de cambio y de pago.

·         Evaluar cada cinco años los resultados.

 

En esta Navidad vale la pena hacer regalos auténticos, baratos y que son una pequeña joya, como las onzas Libertad, emitidas por la Casa de Moneda. Se consiguen fácilmente en las casas de cambio, o en el Banco Azteca. Los niños o adultos recordarán toda su vida que los Santos Reyes, o el panzón Mister Jo Jo Jo, se acordaron de ellos con algo en verdad original; con una reserva de valor auténtico para sobrellevar lo que se nos viene encima. Y que en un futuro que pronto vendrá, dejarán de perder su valor si baja la plata-mercancía porque la plata-moneda tendrá un valor que sólo para arriba irá.


 Comentarios al artículo...
Comments powered by Disqus